Esquizofrenia: causas, síntomas y tratamiento
17/07/2017
Jose Carlos Saz

Esquizofrenia: causas, síntomas y tratamiento

Salud

En este post vamos a hablar de una enfermedad mental crónica de gran importancia en nuestra sociedad, llamada Esquizofrenia. La esquizofrenia afecta aproximadamente a un 1% de las personas durante su vida, independientemente del sexo, raza y clase social.

Concretamente, en España estamos hablando de medio millón de personas, donde los pacientes presentan una esperanza de vida un 20 por ciento inferior al resto de la población.

Se inicia en la mayor parte de los casos entre los 15 y los 30 años en los hombres; y entre los 25 y los 35 años en las mujeres. Además suele aparecer con más frecuencia en los hombres.

Según la OMS, la esquizofrenia se caracteriza por una distorsión del pensamiento, las percepciones, las emociones, el lenguaje, la conciencia de sí mismo y la conducta.

Algunas de las experiencias más comunes son:

  • Alucinaciones: oír, ver o percibir algo que no existe.

  • Delirios: ideas persistentes y erróneas de las que el paciente está firmemente convencido incluso cuando hay pruebas de lo contrario.

  • Conducta extravagante: aspecto estrafalario, abandono del aseo personal, discurso desorganizado, vagabundeo, habla balbuceante.

 

 

Resalta el hecho de que es la tercera causa de discapacidad entre la gente joven en el ámbito mundial.

Los síntomas de la esquizofrenia afectan principalmente al contenido del pensamiento y a la conducta, variando de una persona a otra. Se dividen en síntomas positivos y negativos y cognitivos.

 

Síntomas positivos

  1. Alucinaciones
    Ver, oír o sentir algo que en realidad no está ahí. Las alucinaciones pueden producirse en cualquiera de los  cinco sentidos: oído, vista, olfato, gusto y tacto. Oír voces es la alucinación más frecuente en esquizofrenia.

  2. Delirios
    Creencias irracionales y falsas fuertemente arraigadas que se deben a la incapacidad de separar las experiencias reales de las irreales.

  3. Pensamientos desorganizados
    Hacer asociaciones desorganizadas. Sacar conclusiones que no se basan en la realidad. Falta de razonamiento lógico.

  4. Agitación
    Estado tenso e irascible.

 

Síntomas negativos

  1. Falta de interés o iniciativa
    Pasar mucho tiempo en la cama sin motivación para hacer nada.

  2. Retraimiento social / depresión
    Dar la impresión de que las personas afectadas prefieren estar solas y no quieren ver a otras personas.

  3. Apatía
    Se experimentan sentimientos de vacío. Incapacidad para seguir con los planes.

  4. Falta de respuesta emocional
    Falta de los signos normales de emoción, no sentirse alegre ni triste; por ejemplo, mantener una  expresividad facial reducida. 

 

Síntomas Cognitivos

Los síntomas cognitivos constituyen una merma en la atención, memoria y ciertas funciones ejecutivas que incluyen dificultades de concentración y memoria, tales como falta de atención, lentitud de pensamiento y falta de percepción (comprensión y aceptación) de la enfermedad.

Los pacientes con esquizofrenia pueden sufrir un deterioro de su capacidad en una o varias áreas importantes para la vida, como son las relaciones interpersonales, el trabajo o la formación, la vida familiar, la comunicación y los autocuidados.

 

Factores

Los principales factores implicados en la aparición y desarrollo de la esquizofrenia son:

  • Predisposición genética: la presencia de la enfermedad en los padres o familiares cercanos (tíos, primos, abuelos, etcétera) es un factor que incrementa la posibilidad de aparición en los hijos. Así se demuestra una mayor prevalencia en padres, hijos o hermanos de esquizofrénicos con respecto a la población general.

  • Alteraciones durante el embarazo o nacimiento: anoxia (falta de oxígeno en el feto durante el embarazo o el parto), infecciones víricas, traumatismos, etcétera.

  • Alteraciones morfológicas, funcionales o bioquímicas en el cerebro: en este apartado juega un papel fundamental el consumo habitual de sustancias tóxicas y la exposición a determinados tóxicos y estresantes ambientales. Están especialmente involucradas dos sustancias implicadas en la comunicación entre neuronas a nivel del cerebro. Se trata de la dopamina y la serotonina.

  • Factores familiares y sociales: aunque no están universalmente aceptados, siempre se aluden como posibles elementos influyentes en el desarrollo de la enfermedad o más bien como desencadenantes de brotes.

  • Incumplimiento del tratamiento una vez diagnosticada la enfermedad: supone un alto riesgo de aparición de recaídas.

 

Tipos de esquizofrenia

Los tipos de esquizofrenia están definidos por los síntomas que predominan en la evaluación del paciente con esquizofrenia.

  1. Esquizofrenia paranoide: Consiste en la presencia de claras ideas delirantes y alucinaciones auditivas sin alteraciones obvias en la afectividad, en el lenguaje y sin mostrar un comportamiento catatónico asociado.

  2. Esquizofrenia desorganizada: Las características principales son el lenguaje desorganizado, el comportamiento desorganizado y unas alteraciones en las emociones marcadas. Puede haber ideas delirantes y alucinaciones, pero están no suelen están organizadas en torno a un tema coherente.

  3. Esquizofrenia catatónica: La característica principal es una marcada alteración psicomotora que puede incluir inmovilidad, actividad motora excesiva, negativismo extremo, mutismo o peculiaridades del movimiento voluntario.

  4. Esquizofrenia residual: El tipo residual de esquizofrenia debe utilizarse cuando ha habido al menos un episodio de esquizofrenia, pero en el cuadro clínico actual no es acusada la existencia de ideas delirantes, alucinaciones, comportamiento o un lenguaje desorganizados, sobresaliendo principalmente los síntomas negativos (aislamiento emocional, social, pobreza del lenguaje, falta de interés..).

  5. Esquizofrenia indiferenciada: Cuando una esquizofrenia no reúne los criterios de los subtipos anteriores o presenta varios de ellos se le llama indiferenciada. 

 

 

La esquizofrenia es tratable. La farmacoterapia y el apoyo psicosocial son eficaces. Sin embargo, la mayoría de las personas con esquizofrenia crónica no tiene acceso al tratamiento. Los esfuerzos por transferir la asistencia desde las instituciones de salud mental hacia la comunidad tienen que ampliarse y acelerarse. La disposición de los familiares y de la comunidad más amplia a brindar apoyo es muy importante.

 

Cursos relacionados:  FP de Técnico en Atención a Personas en Situación de Dependencia y FP Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería

 

Esquizofrenia: causas, síntomas y tratamiento
Jose Carlos Saz

Diplomado en Enfermería por la Universidad Autónoma de Barcelona(UAB), Diplomatura de Postgrado en Enfermería Psiquiátrica y Salud Mental en UB, Diplomatura de Postgrado en Psicogeriatría en UAB , Enfermero Especialista en Salud Mental otorgado por Ministerio de Educación, Profesor de CEAC en el área de Salud.