10 consejos para controlar la presión arterial

10 consejos para controlar la presión arterial

Laura Garbayo

01-01-2018

Es sabido por todos que mantener una vida sana y activa nos ayudará siempre a cuidar nuestra salud. Entre otros factores, se habla del control de la presión arterial. Veamos en el siguiente artículo que es la presión arterial, como controlarla y la importancia de mantenerla dentro de unos valores correctos.

La presión arterial se puede definir como  la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias  al ser bombeada. Existen dos tipos de presiones arteriales, la sistólica y la diastólica. La primera de ellas corresponde a los latidos del corazón cuando bombean sangre. La presión sistólica suele ser conocida como presión “alta”. La presión diastólica o “baja” es la presión ejercida por el corazón cuando se encuentra en reposo, entre un latido y otro.

A la hora de interpretar la lectura de la presión arterial se utilizan ambos números, la presión sistólica y diastólica. Normalmente, la presión sistólica se menciona en primer lugar, y posteriormente se nombra la presión diastólica.

  • Presión arterial normal: 120/80 mmHg (sistólica/diastólica)

  • Hipertensión: valores superiores a  130-139/85-89 mm Hg (sistólica/diastólica)

  • Hipotensión: 100/60 mmHg en mujeres e inferior a 110/70 mmHg en hombres (sistólica/diastólica)

Estudios han demostrado la importancia de mantener las cifras de tensión arterial dentro de los varemos considerados como normales.  En el 95% de los pacientes con hipertensión no existe una causa orgánica. La presión arterial está causada por factores hereditarios y factores de riesgo externos como pueden ser la obesidad, consumo excesivo de alcohol, el estrés y el consumo elevado de sal. Por ese motivo aquellas personas que fuman, tienen sobrepeso, llevan una dieta rica en grasas, sal y azúcares y no realizan ejercicio, tiene una mayor probabilidad de sufrir valores elevados de tensión arterial. Solo en el 5% de los casos, la responsabilidad de sufrir hipertensión arterial reside en causas como padecer enfermedades orgánicas o los trastornos hormonales. La hipertensión puede acarrear diversas lesiones donde órganos diana se ven afectados; corazón, cerebro, riñones, vasos sanguíneos y ojos son especialmente sensibles.

En la mayoría de los casos, la hipertensión arterial no presenta síntomas, y es diagnostica en una revisión médica o tras varios controles.  Es por este motivo,  que al no existir ningún síntoma concreto, las personas pueden llegar a sufrir cardiopatía y problemas renales sin saber que padecen hipertensión arterial. En algunos casos más concretos la hipertensión arterial se manifiesta, dando lugar a la hipertensión maligna, una forma peligrosa de presión arterial muy alta. En estos casos los síntomas incluyen:

  • Dolor de cabeza fuerte, muchas veces de inicio súbito

  • Mareos y/o confusión

  • Náuseas y/o vómitos

  • Alteración en la visión

  • Sangrado nasal

La hipotensión se da cuando la presión arterial es mucho más baja de lo normal, teniendo como consecuencia  que el corazón, el cerebro y otras partes del cuerpo no reciben suficiente sangre. Las principales causas de la hipotensión grave suele ser la pérdida súbita de sangre, padecer una infección grave, un exceso de calor, la deshidratación, un ataque al corazón o una reacción alérgica. A fin de prevenir una situación de baja de tensión, es importante mantener una correcta hidratación, evitar ejercicios muy intensos y aumentar de manera controlada de ingesta de sal en sus dietas. Ante situaciones graves como un shock hipovolémico, siempre es recomendable acudir a un centro médico.  En estos casos los síntomas predominantes serán:

  • Visión borrosa

  • Confusión

  • Vértigo

  • Desmayo y/o mareo

  • Náuseas y/o vómitos

  • Somnolencia y/o debilidad

Veamos entonces algunos consejos para cuidar nuestra salud y prevenir alteraciones de la presión arterial.

  • En primer lugar, es muy importante seguir una dieta baja en grasas; evitar las frituras, limitar la ingesta de cerdo y carne vacuna.

  • Aumentar el consumo de pescados, pollo y verduras y frutas de temporada.

  • Intentar también que la leche y yogures sean descremados.

  • Siguiendo en la línea de cuidar la dieta, reducir el consumo de sal es fundamental; es por ese motivo que se recomienda evitar las comidas congeladas y las sopas preparadas, y sustituir la sal por hierbas y especias para sazonar.

  • Tal y como se ha comentado anteriormente, practicar ejercicio de forma regular ayudará a mantenernos sanos.

  • Una manera sencilla puede ser caminar todos los días o inscribirse en una clase de gimnasia.

  • Reducir el estrés es otro factor importante; muchas veces es difícil por el ritmo de vida que nos acompaña, pero existen terapias alternativas y clases como yoga que pueden ayudar a canalizar nuestras emociones más intensas.

  • Mantener tu peso ideal es un factor que no se puede dejar de tener en cuenta.

  • También es recomendable un consumo elevado de ingesta hídrica, aproximadamente 1,5L diarios.

  • Y en último lugar, y no por eso menos importante, reducir el consumo de alcohol y evitar el tabaco son dos consejos primordiales que ayudarán al control de nuestras cifras tensionales.

Es importante tener en cuenta que aquellas personas que padecen alteraciones de la presión arterial, en muchas ocasiones tienen patologías asociadas. Es por ese motivo que siempre hay que tener en cuenta y seguir los consejos y tratamientos médicos.

En resumen, la presión arterial puede ser una patología que conlleve graves consecuencias, pero que es fácil de controlar siguiendo unos hábitos de vida saludables.  ¿Preparados para llevar u buen control de nuestras tensiones arteriales?

Curso relacionado: FP de Grado Medio de Técnico en Auxiliar de Enfermería

Profile picture for user Laura Garbayo
Laura Garbayo

Laura Garbayo Hermoso. Licenciada en Bioquímica, Diplomada en Enfermería. Máster en Enfermería Escolar y Máster en Urgencias.
Durante mis más de cinco años de ejercicio como enfermera en el servicio de urgencias del Hospital de Barcelona, he procurado no abandonar mi otra vocación profesional, la docencia, la cual vengo desempeñando desde el año 2004. De este modo tengo  la oportunidad de aunar mis dos perfiles profesionales, por los que siento absoluta devoción.