10 consejos para reducir tu consumo eléctrico en casa

10 consejos para reducir tu consumo eléctrico en casa

Raúl Cardete

21-12-2017

Como todos sabemos, hoy en día es casi imposible imaginarse la vida cotidiana sin energía eléctrica. La necesitamos para realizar la mayoría de actividades en nuestro hogar. La mayor parte de la energía, proviene de combustibles fósiles que generan consecuencias para el planeta (emisiones de dióxido de carbono y nitrógeno).  Por lo tanto, aparte del beneficio económico, también podemos reducir las emisiones contaminantes al planeta si reducimos el consumo de energía eléctrica. A continuación, os propongo una serie de consejos para reducir éste gasto.

Guía de consejos para reducir tu consumo eléctrico en casa:

1.- Elige electrodomésticos de clase energética A y bitérmicos. Cierto que de entrada son más caros, pero son mucho más eficientes y consumen un 55% menos de energía. Además, los lavavajillas o lavadoras bitérmicas (o termoeficientes), incorporan dos tomas distintas, una para el agua fría y otra para el agua caliente que permiten reducir el consumo eléctrico entre un 20% y un 50%.

2.- Optimiza el uso del frigorífico. Es el electrodoméstico que más consume de la cocina, en concreto, representa un 19% de la factura. Se recomienda colocarlo alejado de fuentes de calor como hornos o encimeras. Además, debe permitirse que ventile correctamente, por lo que se ha de dejar espacio suficiente con la pared y mantener limpia la parte trasera. Se recomienda no dejar la puerta abierta más de 10 segundos, y de este modo ahorrar hasta un 5% de energía. La temperatura del termostato debe mantenerse en 5 grados para la refrigeración y -18 para la congelación.

3.- Haz un uso eficiente de la lavadora. Es preferible utilizar programas de ciclos cortos de lavado y agua fría o templada cuando la ropa no esté muy sucia; además es preferible realizar los lavados “a carga completa”.

4.- Aprovecha al máximo el calor en la cocina de vitrocerámica. Procura que los recipientes sean un poco más grandes que las zonas de cocción empleadas para así no desperdiciar calor. Apura el calor residual apagándolas unos 3 minutos antes de terminar la cocción. Ten en cuenta que utilizar ollas a presión (ollas exprés), cocinar con poca agua y con tapas adecuadas para las cazuelas permitirá ahorrar hasta un 25% de consumo eléctrico.

5.- Prioriza el uso del microondas sobre el del horno convencional. Su utilización, supone un ahorro de un 60 o 70% respecto al horno convencional (siempre y cuando se trata de un modelo con etiquetado energético A). Si se cocina con horno convencional, se recomienda utilizar uno de convección, ya que funcionan a base de aire, y favorecen la distribución uniforme del calor. Además, se debe evitar abrirlo mientras esté encendido, ya que la temperatura baja unos 20 o 25 grados y para recuperar de nuevo la temperatura deberá realizar un consumo eléctrico mayor.

6.- Utilizar el lavavajillas antes que fregar a mano con agua caliente, porque esta última opción supone un 40% más de gasto.

7.- Por lo que respecta a la iluminación. Aprovecha siempre la luz natural. Sustituye las bombillas de incandescencia por bombillas de bajo consumo o del tipo LED. Mientras que las primeras resultan más baratas, tardan unos segundos tras encenderse en alcanzar su máximo potencial, por lo que se desaprovecha energía y, además, contienen mercurio. Son recomendables para estancias de poco uso. Las LED, en cambio, resultan más caras, pero siempre están a pleno rendimiento y, dada su duración y eficiencia, su precio se amortiza en un año. Se recomiendan para estancias de uso frecuente. Debes apagar la luz en aquellos ambientes que no estés utilizando.

8.- Asegura un buen aislamiento térmico. Es fundamental para la eficiencia energética. Nos puede hacer obtener ahorros de entre un 30% en calefacción y/o aire acondicionado. Por lo que respecta a la calefacción, es conveniente utilizar emisores térmicos o radiadores, aunque el sistema más eficiente es el de suelo radiante. En cuanto al aire acondicionado, es conveniente fijar la temperatura del termostato a unos 25 °C, por cada grado inferior a esta temperatura se consume aproximadamente un 8% más. Si se quiere ahorrar mucho más en la factura de la luz, sustituye el aire acondicionado por ventiladores de techo.

9.- Evita el “consumo energético fantasma”. Dejar los electrodomésticos en stand-by supone un 11% del gasto eléctrico anual. Por eso, es fundamental apagar completamente los electrodomésticos (TV, DVD, microondas…) y desenchufar todos los cargadores no estemos haciendo servir. Debe estar enchufado únicamente lo imprescindible.

10.- Reduce el consumo del PC. Un ordenador supone un 7,5% del gasto total de energía. Por lo que es recomendable escogerlo con sistema de ahorro de energía y tecnología LED, así podemos ahorrar hasta un 40% de su consumo. Además, regular el brillo y evitar el uso del salvapantallas, también reducirá el consumo eléctrico.

Utilizando estos consejos prácticos podrás descubrir que, si nos acostumbramos a consumir y actuar de forma responsable en el hogar, tendremos más confort con un menor consumo eléctrico y ahorraremos mucho dinero a lo largo del año.

¿Crees que puedes aplicarlos con facilidad?

Curso relacionado: FP de Grado Medio de Técnico en Instalaciones Eléctricas y Automáticas
 

Profile picture for user Raúl Cardete
Raúl Cardete

Ingeniero Técnico en Ingeniería Industrial especialidad Electricidad. Experiencia en instalaciones eléctricas de BT - AT y automatización, sistemas eléctricos de potencia y energías renovables