100 años de IBM

carlosllach

07-03-2011

El gigante azul está de enhorabuena. La compañía tecnológica IBM (International Bussiness Machines) cumple este año un siglo de existencia poniendo como ejemplo la fuerte adaptación de una empresa estadounidense que ya en 1937 había desembarcado en China.

IBM, con sede en Nueva York (EE UU), fue fruto de la unión de otras tres empresas en 1911. Su primer gran hito fue la producción de tarjetas perforadas. Una primigenia tecnología que ayudó a hacer frente a proyectos de gran envergadura, como la creación del censo de EE UU. Estas tarjetas, con un código propio, permitían el manejo de datos y fueron las primeras utilizadas para introducirlos en los futuros ordenadores. 

Thomas Watson, que dirigió la empresa haciéndola multinacional, era un visionario. "Creo que en el mundo hay mercado para quizás cinco ordenadores", dijo en 1943, cuando ya producía máquinas de escribir. Un año después, IBM presentaba el primer equipo capaz de hacer cálculos complejos. Después llegaría un sistema de computación, el disco flexible y el estándar de los códigos de barras.

Sin embargo, a la lista de invenciones clave para la sociedad de la información le faltaba sumar una más. Aunque la compañía ya había puesto en marcha grandes máquinas informáticas, aún aguardaba la gran revolución. En 1981, IBM dio con el ordenador personal, un hito al que Bill Gates, fundador de Microsoft, debe aún estar agradecido.

De esta forma, el gigante azul contribuyó a la gran extensión de Microsoft al llegar a un acuerdo con la empresa de Gates para incorporar su software en los PC. Tras una fuerte apuesta por la producción de equipos informáticos, la compañía nacida del visionario Watson vendió en 2004 su unidad de ordenadores personales a la china Lenovo.

Tras abandonar la producción de PC, IBM se ha convertido en un gigante cuyos ingresos de hardware representan sólo un 18%. Hoy se dedica más a servicios de tecnología y consultoría, suponiendo estos el 56,4% de sus cuentas.

Profile picture for user carlosllach
carlosllach