13 consejos para hacer un uso responsable de los medicamentos

13 consejos para hacer un uso responsable de los medicamentos

Laura Garbayo

28-05-2018

El mundo de la farmacología ha visto su mayor crecimiento en los últimos años. De este modo, no solo se han descubierto nuevos fármacos, sino que algunos ya conocidos han mejorado sus propiedades y sus indicaciones. Es por este motivo, que es importante conocer el uso adecuado de cada medicamento, favoreciendo así la mejora de la patología asociada y reduciendo riesgos innecesarios.

Medicamentos

Tal y como se indica en CedimCat (centro de información de medicamentos de Cataluña); “un medicamento es una sustancia con propiedades para el tratamiento o la prevención de enfermedades en los seres humanos. También se consideran medicamentos aquellas sustancias que se utilizan o se administran con el objetivo de restaurar, corregir o modificar funciones fisiológicas del organismo o aquellas para establecer un diagnóstico médico”.

Se han descrito diferentes tipos de medicamentos y por ello también su clasificación es variada. Algunas de estas clasificaciones se determinan en función de su actividad terapéutica, otras en función de su acceso (dependiendo de si  es necesario receta o no) o según el origen del fármaco. La OMS, Organización Mundial de la Salud ha determinado que “se consideran esenciales los medicamentos que cubren las necesidades de atención de salud prioritarias de la población. Su selección se hace atendiendo a la prevalencia de las enfermedades y a su seguridad, eficacia y costo-eficacia comparativa. Se pretende que, en el contexto de los sistemas de salud existentes, los medicamentos esenciales estén disponibles en todo momento, en cantidades suficientes, en las formas farmacéuticas apropiadas, con una calidad garantizada, y a un precio asequible para las personas y para la comunidad”.

Tal y como se ha mencionado anteriormente, el medicamento es un producto imprescindible que previene, diagnostica, trata y cura enfermedades, a fin de mejorar nuestra calidad de vida. Sin embargo, el hacer un uso responsable de los mismo es de vital importancia ya que de los contrarío se podrían tener consecuencias nocivas para nuestra salud. Estos riesgos se pueden evitar siguiendo unos consejos sencillos:

  1. Ante casos especiales como pueden ser el embarazo, la lactancia materna, la presencia de enfermedades crónicas o en caso de niños, consulte siempre al médico especialista antes de tomar ningún remedio.

  2. Existen fármacos que no precisan receta médica. Es ese caso, consulte con su especialista o su farmacéutico.

  3. Leer y conservar el prospecto de todos los medicamentos es di vital importancia, ya que es importante estar al corriente de que se toma, y cuál es el motivo por el que nos administramos el fármaco correspondiente.

  4. Hay que tomar los medicamentos bajo supervisión de un profesional sanitario. No se ha de tomar ningún medicamento que tenga que ser prescrito por un médico sin su previa supervisión.

  5. El uso de medicamentos por autoprescripción, ha de tener una duración concreta y razonable. Si tras un período de tiempo adecuado la sintomatología  continúa o su estado empeora consulte a su médico.

  6. Su consumo ha de ser racional

  7. Su médico responsable ha de conocer en todo momento todos los medicamentos que toma o ha tomado, incluidos tratamientos alternativos, plantas medicinales, vitaminas, suplementos dietéticos, homeopatía…

  8. Evite el consumo de alcohol o drogas durante el tratamiento ya que puede afectar a su capacidad de reacción.

  9. Conserve los medicamentos en su embalaje original. En este podemos obtener  información importante como la fecha de caducidad, el lote, método de conservación, etc Además el embalaje protege el medicamento y garantiza su adecuada conservación.

  10. Es conveniente revisar el contenido del botiquín de manera periódica, cada 6 o 12 meses aproximadamente, verificando la caducidad y buen estado de los fármacos y elementos que lo componen y reponiendo los que se usen o desechen.

  11. Hay que llevar los medicamentos caducados o los sobrantes de tratamiento, con su caja y prospecto, al Punto SIGRE ubicado en las farmacias.

  12. Es importante no confundir que, a pesar de que un medicamento no precise receta, es inocuo ya que puede resultar perjudicial en algunas situaciones.

  13. Ante un ingesta accidental de un fármaco, o un uso inadecuado del mismo, acudir al servicio de urgencias o llamar al 112.

Es evidente que los medicamentos son productos indispensables que nos ayudan a mejorar nuestro estado de salud, mejorando así nuestra calidad de vida. Sin embargo, es bien sabido que el uso que se hace de los fármacos no siempre es un uso responsable, pudiendo acarrear consecuencias nocivas para nuestra salud. Los medicamentos han de ser entendidos como herramientas de salud y no como un bien de consumo propio, por ese motivo el uso de los mismos debe personalizarse de manera individual y siempre bajo la supervisión de un profesional.

Aunque no todos los aspectos de la automedicación son siempre negativos; según la OMS, Organización Mundial de la Salud, si se hace de una forma responsable puede ser una forma de atención válida en los países desarrollados. Dicho de otro modo, no toda la automedicación es incorrecta por sí misma, el principal objetivo es conseguir una buena promoción de una automedicación responsable en la medida de lo posible.

En resumen, el uso correcto de los medicamentos mejora nuestro día a día, favorece una buena calidad de vida, cura patologías y previene enfermedades. ¿Por qué no hacer un uso adecuado y preservar así nuestra salud?

Curso relacionado: Grado Medio de Cuidados Auxiliares de Enefermería

Profile picture for user Laura Garbayo
Laura Garbayo

Laura Garbayo Hermoso. Licenciada en Bioquímica, Diplomada en Enfermería. Máster en Enfermería Escolar y Máster en Urgencias.
Durante mis más de cinco años de ejercicio como enfermera en el servicio de urgencias del Hospital de Barcelona, he procurado no abandonar mi otra vocación profesional, la docencia, la cual vengo desempeñando desde el año 2004. De este modo tengo  la oportunidad de aunar mis dos perfiles profesionales, por los que siento absoluta devoción.