5 claves para controlar tu peso en verano

5 claves para controlar tu peso en verano

Noemí Ojeda

13-06-2018

El verano es la época de mayor preocupación sobre el peso. Continuamente nos preguntamos qué hacer para vernos lo major possible. Aquí te damos algunas claves eficaces.

Cada año la misma historia. El calor nos sorprende y no nos hemos dado cuenta de que estamos camino de playas y piscinas cuando advertimos que ya vamos tarde con la “operación bikini”. Como profesionales de la salud y la alimentación, destacaremos que no apostamos por una dieta milagro para ninguna circunstancia ni ocasión. Lo que sí proponemos son unas claves saludables, adaptadas a cualquier edad, condición física y alimentaria, para que puedas disfrutar de un verano libre de preocupaciones, cuidándote igual de bien tanto por dentro como por fuera.

1. Come sano

La alimentación saludable no es un mito. Continuamente oímos los numerosos beneficios y propiedades de verduras, frutas, legumbres, frutos secos, etc. Pero esto no es ni una novedad ni una sorpresa. Es la realidad.

La base de un cuerpo saludable y bien nutrido, libre de sobrepesos ni obesidades provenientes de la dieta es una alimentación sana, limpia y equilibrada.

Tomar productos de temporada, beber mucha agua, realizar ejercicio físico de forma moderada y constante nos mantiene sanos y fuertes y nos aleja del temido “efecto yoyó” o efecto rebote, de recuperación del peso en un plazo corto y en condiciones que perjudican a la salud como por ejemplo las debidas al aumento desconsiderado de masa grasa.

2. Muévete

El ejercicio físico es una necesidad. Mover nuestro cuerpo es sinónimo de salud y nos aporta un gran bienestar, especialmente debido a las endorfinas que liberamos cuando realizamos alguna actividad física. Sal a correr al caer la tarde, haz algún deporte de playa como el volley o las palas, disfruta de un buen paseo al amanecer, por la playa o la montaña, tú eliges, nada, baila, patina. Elige tú la actividad que más se adapte a tus gustos, horarios y a la intensidad que quieras y puedas dedicarle. Movilizarás esa grasa depositada en abdomen, glúteos y piernas, y además hacerlo te hará un poco más feliz. Tu corazón y tus músculos te lo agradecerán.

3. Hidrátate con frecuencia

Beber agua debe ser el primer mandamiento del verano. Tanto si vas a tomar el sol como si no, así como si saldrás a hacer una actividad física o estarás descansando en tus merecidas vacaciones.

Nuestro cuerpo contiene hasta dos tercios de su peso en agua. Esta forma parte de un delicado mecanismo de hidratación y mantenimiento de estructuras vivas.

El  agua supone el 85 por ciento de la sangre, el 80 por ciento de la masa muscular y un cuarto de la masa ósea. Esta agua permite que se produzcan reacciones químicas vitales y que los nutrientes se transporten a los órganos y tejidos.

Pero esta agua no es intransferible. Se pierde agua constantemente al orinar, sudar o incluso al respirar a través del vapor que expiramos. Por ello, nuestro cuerpo necesita recuperar lo que pierde y produce lo que conocemos como sensación de sed. Una curiosidad al respecto es que, al hacer ejercicio se pierde un mayor volumen de agua, por lo que se necesita beber más líquido para permanecer hidratado.

4. Cuídate anticipándote a los patógenos

En el intestino se produce la mayor parte de la digestión de los alimentos y la absorción de los nutrientes. Pero, también es el lugar en el que se realiza la primera selección de los componentes útiles para nuestro organismo de los alimentos que hemos ingerido.

Los probióticos se encargan de la digestión de algunos nutrientes, de la facilitación de estos de cara al transporte selectivo de las membranas hacia las células, y también de la actuación contra las bacterias y otros microorganismos patógenos.

Por ello, es fundamental que mantengas una dieta rica en ellos para evitar disbiosis y efectos incómodos en tu intestino como gases, flatulencias e hinchazón.

5. Protégete del sol tanto por dentro como por fuera

Aunque no nos parezca estrictamente una cuestión que nos ocupe en este post, ya que hablamos del cuidado de la alimentación en la época de verano, debemos aprovechar para recordar la importancia de los carotenoides.

Los carotenoides se distinguen por sus colores naranja, amarillo y rojo, y se encuentran en muchas verduras, frutas y otros alimentos vegetales. Actúan como antioxidantes en el cuerpo previniendo los efectos nocivos de la radiación del sol sobre nuestra piel.

Están presentes en las zanahorias y en el tomate, alimentos que también nos ayudarán a cuidar nuestro peso.

Cuidarse por dentro para estar bien por fuera, esa debe ser nuestra máxima este verano. No te olvides de estas pautas y disfrutarás de unas vacaciones de ensueño, feliz contigo mism@ y sobretodo, ¡muy san@!

Curso relacionado: Dietética

Profile picture for user Noemí Ojeda
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."