6 Consejos para conservar y almacenar correctamente el vino

6 Consejos para conservar y almacenar correctamente el vino

Francesc Olalla

10-09-2019

Lejos quedan aquellos años en los que se exponían los vinos y licores en los aparadores de los colmados sometidos a las inclemencias del tiempo ya sea través de los rayos de sol y de la extrema claridad del mediodía, ya sea en los oscuros días nublados del frío invierno. Podíamos encontrar un Rioja Gran Reserva de una excelente añada expuesto a cambios de temperatura y de claridad a lo largo del día y durante varias semanas, y lo peor es que estos vinos… ¡llegaban a venderse!

Afortunadamente, la cultura del vino, hoy, no es la que era. Proliferan los comercios especializados en los que las botellas de vino, más que cuidarse, se miman desde el momento en que entra en la tienda hasta el momento en que se entrega al cliente cuidando hasta el más mínimo detalle.

Incluso en los grandes supermercados, los vinos y los licores ya no se amontonan en estanterías sin personalidad, sino que raro es el local que no habilita una zona imitando una cava donde exponen los vinos teniendo en cuenta hasta el más mínimo detalle tanto de temperatura como de luz y hasta de “tranquilidad”.

Cuando un vino sale de la bodega con destino a un comercio, estamos ante su momento óptimo de consumo. Todo el trabajo de los enólogos se concentra en ese momento por lo que lo ideal es comprar el vino, como mucho unos días antes de su consumo. De esta manera nos evitaríamos el trance de almacenarlo en casa.

Sin embargo, esto no convence a un aficionado al mundo del vino y de la enología cuyo objetivo es tener una colección de vinos más o menos grande y más o menos variada.

 

¿Dónde y cómo guardar el vino? 

Lo primero que tenemos que tener en cuenta, rompiendo algunos mitos, es que el vino mejora con la edad, pero en condiciones excepcionales, es decir en la bodega y con los cuidados de los enólogos.  Difícilmente el vino que compremos mejorará en nuestra casa. En el mejor de los casos conseguiremos que no empeore durante unos años si es un vino tinto y durante unos meses si se trata de un blanco joven. 

Teniendo en cuenta esta premisa y que pocos de nosotros dispone de un sótano excavado en la roca de manera que se mantiene una temperatura constante todo el año con unas condiciones de humedad y luminosidad óptimas, tendremos que recurrir a otros métodos de conservación

Hoy en día podemos encontrar en el mercado unos armarios adecuados a este menester se trata de cavas o vinotecas con una capacidad de entre 12 y más de 100 botellas. Estos armarios están refrigerados, incluso permitiendo que cada estante o grupo de estantes tenga una temperatura diferente, y que permiten un grado de humedad adecuado y, por supuesto, un control de la luz. 

 

En caso de que tampoco dispongamos de estos armarios, deberemos seguir los siguientes consejos para poder conservar nuestra particular colección de vinos sin llevarnos desagradables sorpresas:

 

  • Posición horizontal. Esta es forma correcta de almacenar una botella de vino. De esta manera conseguiremos que no se reseque el corso y que el aire entre en contacto con el vino a través del mismo. 

 

  • Lugar oscuro. Todos los vinos deben guardarse lejos de la luz, especialmente de la luz solar y de los aparatos fluorescentes. Algunas botellas ya son de color tintado por este motivo, pero otras no, y aún así se deben proteger de la luz.

 

  • Temperatura. El vino debe conservarse siempre a temperatura constante, no superando en ningún caso los 24º C: a partir de esa temperatura empezará a oxidarse. Por debajo de los 12º, el vino no se arruinará, pero retrasará el proceso de envejecimiento por lo que se alterará su ciclo vital. El aumento de temperatura hará que el vino se filtre por el corcho, y el descenso permitirá que el aire entre en contacto con el vino. No entraré en detalle, pero cada vino, en función de su crianza, de la variedad de uva, etc, precisará una temperatura u otra. Cuanto más joven, menor temperatura, cuanto más crianza, mayor temperatura.

 

  • Tranquilidad. El vino no se debe mover. Incluso la vibración de un motor de un garaje o de una nevera cercana puede influir en la conservación, por lo que el vino debe estar en el más absoluto reposo.

 

  • Humedad. El ambiente en que se conserva el vino debe tener una humedad constante de un 70%.  Por encima se facilitará la proliferación de hongos, por debajo, se resecará el corcho y el vino empezará a evaporarse en el mejor de los casos y a picarse con toda seguridad.

 

  • Aislamiento. Cerca del lugar donde tengamos guardados nuestros vinos, es aconsejable no poner ningún otro producto que tenga fuerte olores, ya sea comida o algún otro tipo de producto. Estos olores contaminarán nuestros caldos.

 

  • Por último, una vez abierta la botella, no siempre se consume en su totalidad en una “sentada”, por lo que también deberemos tener en cuenta cómo guardarlo en este caso. Existen unos tapones que contienen un sencillo mecanismo que provoca el vacío en la botella al cerrarla, de esta manera el vino aguantará incluso algunas semanas en perfecto estado sin picarse.  

Siguiendo estos sencillos consejos, conseguiremos que nuestra colección de vinos no se eche a perder y podamos disfrutar de un buen vino en cualquier momento con la seguridad y tranquilidad de que no haya perdido ni un ápice de su calidad.

Profile picture for user Francesc Olalla
Francesc Olalla

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión. 

Curso Técnico en Enología y Sommelier

Existen más de 4000 bodegas, que emplean a miles de personas en diferentes funciones, departamentos y empresas del proceso de producción, desde el cultivo hasta la distribución y venta.

800 Horas

Prácticas Profesionales

Campus online

Solicitar información

FP de Grado Medio en Cocina y Gastronomía

El ciclo de FP de Grado Medio de Cocina y Gastronomía te proporciona los conocimientos necesarios para que puedas desempeñar con absoluta solvencia las labores de un cocinero profesional.

1.500 Horas

Simulador Virtual

Prácticas Profesionales

Solicitar información