7 hierbas aromáticas que renovarán tus recetas

7 hierbas aromáticas que renovarán tus recetas

Francesc Olalla

28-02-2018

Podemos convertir una elaboración sin personalidad en un excelente plato lleno de aromas. Se puede realzar los sabores de los ingredientes principales como por arte de magia. Potencian sabores de productos neutros. Incluso pueden modificar el sabor original de un plato. Sirven para condimentar y decorar…  

Estamos hablando de las hierbas aromáticas: usadas desde el origen de los tiempos y en todas las culturas conocidas. Aunque no siempre han sido todo lo valoradas que se merecen en los manuales y publicaciones de gastronomía, cierto es que tienen un papel fundamental en cocina: cada pueblo tiene sus propias particularidades de uso, llegando a caracterizar la gastronomía de una civilización. 

Sintetizar los usos de las hierbas en cocina en unas pocas líneas es tarea harto complicada. Voy a dar una lista de las hierbas más usadas en la gastronomía española por su facilidad a la hora de conseguirlas y la sencillez de su manipulación. Incluso si disponemos de un balcón o una pequeña terraza, podremos cultivarlos nosotros mismos en casa para consumirlas frescas.  

Compendio de hierbas aromáticas. 

La gastronomía española y europea, en general, carece de la riqueza en  el uso de hierbas y especies que usan en el sur de Asia, norte de África o América, aún así tienen un papel muy importante.   

  • Perejil. Posiblemente la estrella de nuestras hierbas. Se puede utilizar fresco o seco. Combina excelentemente con todo tipo de alimentos, especialmente con  los pescados y mariscos. Combinado con  ajo y aceite de oliva, triturados, tendremos la salsa mery  que tanto nos soluciona como colofón de infinidad de platos. La variedad de perejil rizado, no tan aromática, es estupenda para decorar.  

  • Orégano.  Las pastas no serían lo mismo si no existiera el orégano. Unas hojitas troceadas y secas espolvoreadas sobre unos espaguetti o sobre una pizza de queso y tomate harán las delicias de cualquier comensal, pero no nos olvidemos que una ensalada de tomate y queso fresco con olivas negras si lo aderezamos con hojas de orégano y aceite de oliva será una experiencia inolvidable. 

 
  • Albahaca. Originaria de las islas del Mar Egeo ha sido utilizada con fines terapéuticos para la tos y dolencias renales, pero su importancia se la debemos gracias a la salsa pestounas hojas frescas con aceite de oliva, queso pecorino y parmesano y un buen puñado de piñones  bien triturado todo,  será el complemento ideal para pescados y carnes pero sobre todo para cualquier tipo de pasta desde raviolis.  Tengamos en cuenta que cualquier ensalada a base de tomate  realzará su sabor con esta hierba. 

  • Eneldo. Mucho le debe el salmón a esta delicada hierba de sabor suave y penetrante que nos recuerda al limón y que está emparentada con el hinojo. Si el salmón marinado no sería tal sin el eneldo,  algo parecido pasa con la griega salsa tzatziki. 

 
  • Romero y tomillo.  Rara era la casa de nuestras abuelas que no tenía en sus cocinas unas ramitas de romero y de tomillo que ellas mismas recogían en el campo. El gusto que estas dejaban a sus guisos no tiene comparación. Conejo al horno, simplemente con media cabeza de ajos cortada por la mitad una copita de vino blanco seco y unas ramitas de estas hierbas, podrá competir con los más selectas elaboraciones. 

 
  • Laurel. No serían lo mismo nuestros guisos ni nuestros marinados sin unas hojas de laurel, que además, entre sus propiedades, está la capacidad de abrirnos el apetito. 

Menta, hierbabuena, estragón, hinojo, cilandro, salvia… la lista es interminable, tanto como apasionante su conocimiento. 

No quiero terminar sin hacer una pequeña alusión al uso de las hierbas como aromatizantes de aceites, vinagres y bebidas en general. Podemos hacernos nuestro pequeño surtido de aceites y vinagres de distintos sabores simplemente introduciendo algunas hierbas en una botella rellenándola con aceite y vinagre. Veamos algunos ejemplos: 

  • Aceites.  Obtendremos unos resultados excelentes si aromatizamos aceite con tomillo, romero a los que podemos añadir algún diente de ajo o algunos granos de pimienta. Si queremos un aceite fresco ideal para combinar con quesos, blanquearemos unas hojas de hierbaluisa y las trituraremos con el aceite….  Las hojas de laurel también nos darán  un aceite estupendo para aliñar ensaladas. 

  • Vinagres. Para los vinagres elegiremos hierbas como el estragón, el hinojo, la menta fresca o la salvia, sin olvidarnos de añadir unas semillas de anís estrellado. 

 
  • Bebidas. Dejaremos al margen toda la gama de infusiones que, evidentemente, están compuestas por diferentes hierbas o por combinaciones de las mismas. No sería lo mismo la coctelería sin la albahaca, la hierbabuena, la menta, la salvia o la hierba limón.  

Me daré por muy satisfecho si con estas breves pinceladas sobre las hierbas aromáticas os he conseguido despertar la curiosidad por leer y buscar más información. Es un mundo apasionante del que todavía hay mucho que decir… 

Curso relacionado: Ciclo de FP de Grado Superior de Dietética

Profile picture for user Francesc Olalla
Francesc Olalla

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión.