8 consejos para hacer buenas presentaciones de platos

8 consejos para hacer buenas presentaciones de platos

redaccion

24-04-2019

El primer sentido que entra en contacto con  el plato que vamos a degustar es la vista y, todos estaremos de acuerdo, si algo no nos entra por la vista, difícilmente apreciaremos todas sus virtudes quizá llevados por algunos injustos prejuicios pero que son necesarios cuidar para conseguir nuestro objetivo, que no es otro que el conseguir seducir a nuestros comensales con una buena elaboración.

Un excelente producto, de una calidad insuperable, correctísimamente elaborado y con unas texturas totalmente dogmáticas, debería tener todos requisitos para convertirse en un éxito, pero todo quedará deslucido si no se realiza una presentación acorde con lo que acabamos de elaborar. Por el contrario, un producto discreto, elaborado discretamente, posiblemente tendrá  una muy buena aceptación si conseguimos presentarlo adecuadamente.

Con ello quiero dejar patente que una buena presentación condicionará la valoración del plato por parte de los comensales. Para no cometer errores que puedan desvirtuar nuestras elaboraciones y para dar un valor añadido a nuestros platos voy a proponer algunos consejos.

 

Elementos a tener en cuenta en las presentaciones de platos

La gastronomía se está convirtiendo en un arte. Dejando al margen la función nutricional y puramente alimentaria del hecho de comer, la cocina desde hace varias décadas está convirtiéndose en un verdadero festival de los sentidos, es decir igual que un buen cuadro de pintura, una buen ballet o una buena composición musical. 

El orden no responde a ningún criterio de importancia, sino que se tiene que tener en cuenta el conjunto de las pautas. Elegiremos un estilo y lo llevaremos a sus últimas consecuencias…

Para realizar el montaje de un plato se precisan los siguientes elementos: el ingrediente principal, guarnición, salsa y elementos decorativos. La combinación de todos o algunos de estos elementos junto con la elección de la vajilla o soporte forman la composición del plato. 

  • Podemos optar por un emplatado tradicional o no tradicional. Según la forma tradicional, el elemento más importante es el ingrediente principal que es el que adquiere protagonismo y el resto de los ingredientes se disponen alrededor del mismo o a uno de los lados. Es un emplatado sencillo y rápido típico del servicio de colectividades, banquetes y restaurantes económicos. El emplatado no tradicional rompe este esquema abriendo todo un campo de posibilidades, veamos algunas de ellas.
     
  • Estructurado o disperso. En un montaje estructurado, generalmente, la guarnición es la base sobre la que se coloca el ingrediente principal coronado por la decoración, la salsa rodea dicha estructura. Un emplatado disperso, como su nombre indica, consiste en la distribución por el plato de los distintos elementos aparentemente desordenados, pero que responden a una serie de reglas que vamos a ver a continuación.
     
  • Equilibrio. Cuando hablamos de equilibrio, nos estamos refiriendo a la armonía de los componentes, no debiendo destacar ninguno de los alimentos por encima de los otros: visualmente, el plato es un todo.
     
  • Color. El color estimula el apetito y, de hecho, es un recurso muy utilizado en los comedores escolares para llamar la atención de los niños para que coman algunos alimentos que tradicionalmente no son muy apreciados por este colectivo. Los colores deben ser brillantes y no deben camuflar los ingredientes sino potenciarlos, por ejemplo un brócoli debe tener un color verde brillante lo más natural posible. 
     
  • Métodos de cocción. Un plato demostrará mayor profesionalidad se presenta distintas formas de cocción entre sus componentes. Íntimamente ligado con los métodos de cocción son las texturas. En la presentación del plato se deben distinguir distintas estructuras claramente diferenciadas. Salvo en dietas, se debe evitar que todos los elementos estén cocinados utilizando el mismo método.
     
  • Formas. Al igual que con las texturas, debemos evitar que todos los elementos del plato tengan la misma forma: si el ingrediente principal es un filete, por lo tanto de forma alargada, la guarnición debería tener forma de dado o redonda… no conviene repetir formas.
     
  • Volumen. Una manera de realzar el plato en su presentación es disponer algunos de sus elementos en disposición vertical. 
     
  • Sobriedad. Por último, no querría dejar de mencionar que un plato muy recargado, muy barroco, no lo hará atractivo. Es preferible presentar un plato con unas cantidades comedidas y bien dispuestas que un plato sobrecargado tanto de cantidades como de elementos. 

Con una buena presentación estamos estimulando los sentidos y preparando tanto el gusto como el olfato para disfrutar de una experiencia única de principio a fin. Por esto, es la importancia de una buena presentación, y de ello estos consejos que acabo de exponer, pero más importante que todo es la imaginación de cada uno y la exposición de lo que queremos transmitir a nuestros comensales con el plato.

Os animo a que probéis y, teniendo en cuenta o no estas pautas, realicéis vuestras  particulares obras de arte.

Profile picture for user redaccion
redaccion

FP de Grado Medio en Cocina y Gastronomía

El ciclo de FP de Grado Medio de Cocina y Gastronomía te proporciona los conocimientos necesarios para que puedas desempeñar con absoluta solvencia las labores de un cocinero profesional.

1.500 Horas

Simulador Virtual

Prácticas Profesionales

Solicitar información