Alimentación: consejos para pasar del triturado al sólido con éxito

Nancy López Lago

26-03-2015

Hoy os quiero hablar de un tema muy concreto, relacionado con el módulo de Autonomía y el hábito de alimentación. Se trata de cómo pasar del triturado al sólido en el aula y potenciar al mismo tiempo, el hábito de autonomía en los niños.

Aquí van una serie de pasos y consejos a seguir:

  • Hay que prestar atención al nivel de desarrollo de los niños y valorar el mejor momento para empezar a pasar del triturado al sólido. Lo haremos de forma progresiva y respetando siempre su ritmo. Con paciencia y respeto.

  • Como primer paso podemos empezar a ofrecer comidas cada vez menos trituradas e incluso pasar de triturarlas a machacarlas directamente con el tenedor. De esta forma se van acostumbrando a masticar de forma progresiva y a probar nuevas texturas.

  • El siguiente paso consiste en introducir poco a poco alimentos sólidos, cortados a trocitos muy pequeños para evitar el riesgo de atragantamiento. Muchos niños todavía no poseen una dentadura completa, pero esto no es problema porque pueden masticar con las encías, si la comida no es excesivamente dura. Durante un tiempo podemos seguir combinando semi-triturado con sólido. Por ejemplo, ofreciendo un primero de verduras poco trituradas y un segundo de carne o pescado a trocitos.

  • Si el niño no come lo suficiente no debemos complementar la alimentación con un triturado a posteriori. EL niño tiene que asimilar que el sólido es la comida que ahora va a comer y que no va a haber otra. Por otro lado, no debemos darle otra comida si la que le ofrecemos no le gusta; por ejemplo, “como no te gusta el pescado, te hago un plato de macarrones”; el niño/a está empezando a probar alimentos nuevos para él y debe acostumbrarse a, por lo menos, a probar todos las sabores y experimentar todas las texturas.

  • Recordar que el momento de la comida debe ser agradable, sin tensiones ni conflictos. Si no quiere comer no hay que forzarle. Se retira el plato después de un tiempo prudencial y se le emplaza a la siguiente comida (Se recomienda que la duración de la comida no supere los 40-50 minutos , sino podemos caer en el problema de que el niño use la hora de la comida para llamar la atención). Tampoco se le debe dar nada de picar entre horas.

  • Sobre todo al principio del proceso, los niños/as recurren mucho a las rabietas, a no querer masticar, a escupir, a cerrar la boca….multitud de actitudes y recursos que usarán como una manera de reafirmar su personalidad y de imponer su voluntad, intentando en todo momento llevar nuestra paciencia al límite y que cedamos. Eso es lo que en ningún caso debemos hacer, debemos mostrarnos firmes e inflexibles y sobre todo seguros. Es importante no caer en el juego de reprimendas y enfados.

  • Debemos tener presente que la hora de la comidas también un momento educativo, en el que se pueden trabajar muchos aspectos como: modales en la mesa (aprender a estar bien sentado, las manos encima de la mesa, una agarra el plato y la otra el cubierto, no es un momento para jugar, es la hora de comer), uso de utensilios (aprender a comer solo/a usando la cuchara y el tenedor) y el uso de la servilleta y el babero.

Es importante fomentar la autonomía y que aprendan a usar los cubiertos correctamente Es importante fomentar la autonomía y que aprendan a usar los cubiertos correctamente
  • Por último es muy importante recalcar la importancia de que exista una colaboración total entre la familia y la escuela.

Profile picture for user Nancy López Lago
Nancy López Lago

Psicóloga especialista en Terapia Breve Estratégica y Técnica en Educación Infantil. Apasionada por la docencia, el arte de enseñar y el de aprender cada día. Superarse y ser feliz.