Alimentos ecológicos. ¿Qué nos aportan?

Alimentos ecológicos. ¿Qué nos aportan?

Francesc Olalla

12-04-2017

¿Es una moda pasajera o es un hecho totalmente consolidado?

Estamos refiriéndonos al consumo de alimentos ecológicos. En los últimos años están proliferando los comercios, generalmente franquiciados, en los que se venden todo tipo de productos con la etiqueta de ecológicos, incluso en las grandes superficies, se destinan zonas a este tipo de productos que hace no muchos años sólo se podían encontrar en los mercados tradicionales de pueblos y pequeñas ciudades donde los agricultores vendían sus productos de temporada y los animales que ellos mismos criaban así como los huevos que producían sus gallinas que campaban en libertad por sus campos.  

Parece una paradoja que cuando, por un lado, se están destinando recursos para mejorar los cultivos y aumentar la producción tanto de productos agrarios como ganaderos con el fin de abaratar los productos haciéndolos más asequibles, aunque no siempre con las mejores prácticas medioambientales y para la salud, y, por otro nos encontramos con el aumento de las ventas de unos productos que son considerablemente más caros, tienen una vida mucho más corta, al no tener conservantes, son mucho menos vistosos,  aparentemente, y son más difíciles de conseguir ya que no los encontramos en cualquier supermercado… 

Pero, ¿qué entendemos por alimentos ecológicos? 

No cualquier producto puede considerarse ecológico, tanto la legislación europea como la española regulan detalladamente las características que deben tener estos productos para considerarse ecológicos. Básicamente, los parámetros que debe cumplir un producto para ser identificado como ecológico son los siguientes: 

  • No pueden ser tratados con  pesticidas, sustancias o aditivos químicos. 
  • Las técnicas utilizadas no deben ser contaminantes y tienen que ser respetuosas con el medio ambiente.  
  • Sólo pueden usarse abonos orgánicos, nunca fertilizantes químicos.  
  • En la cría animal, no hablaríamos de productos ecológicos si se usan hormonas, estimulantes y antibióticos. La alimentación debe ser estrictamente natural. 
  • Entre los métodos de producción  y extracción no puede haber ningún factor que pueda alterar los ecosistemas.  

Si se cumplen estos requisitos, el producto estará identificado con la etiqueta de “Agricultura ecológica” y el logotipo del organismo de control que lo certifica. 

Una vez que ya sabemos qué es un producto ecológico y cuáles son sus características principales, y, si bien, no existen datos científicos que puedan indicar que desde un punto de vista nutricional estos productos sean mejores que los convencionales, sí que podemos destacar una serie de virtudes y beneficios de estos. 

Debido a que no se utilizan ningún tipo de químicos, estamos ante productos libres de contaminantes del medio ambiente, y no contaminados de otros elementos. Esto es especialmente importante ya que preserva la biodiversidad como herramienta fundamental en el manejo de las zonas de producción. 

Tanto los productos agrícolas como los ganaderos, no están manipulados genéticamente. Responden a patrones naturales que garantizan que cada producto conserva todas sus propiedades nutritivas. No se utilizan hormonas para acelerar el crecimiento de los animales. 

Contribuyen al desarrollo de las zonas rurales ya que precisan para su producción más mano de obra que la producción convencional, altamente mecanizada.  De esta manera se activa la economía rural como factor de desarrollo. 

Un detalle a tener en cuenta entre los beneficios es el compromiso con el desarrollo sostenible y la continuación de las tradiciones rurales que en algunos casos han estado a punto de perderse. 

En cuanto a la ganadería ecológica, se garantiza que los animales crezcan en semilibertad y en unas condiciones de vida adecuada para potenciar su crecimiento y evitar el estrés  

Son productos más sabrosos: tienen, pese a no utilizar potenciadores ni aditivos, más aroma  y más color, presentando un sabor más intenso. En parte, esto es debido a que precisan de más tiempo de producción antes de ser comercializados, tanto a nivel agrícola como ganadero. 

Estos productos son más ricos en antioxidantes: con lo que protegemos nuestro cuerpo contra las enfermedades degenerativas y relacionadas con el envejecimiento celular. 

Pese a los inconvenientes que tiene este tipo de producción, y que he mencionado anteriormente, como vemos los beneficios son muchos e importantes, tanto a nivel de salud como social, por todo ello, y volviendo a la pregunta que encabeza este artículo, estamos en condiciones de decir que no se trata de una simple moda sino de un verdadero estilo de vida que cada día tiene más adeptos, desde los consumidores fieles que en todas sus ingestas incluyen productos ecológicos, hasta los esporádicos que valoran sus bonanzas en determinados momentos. 

Curso relacionado: Cocina y Gastronomía

Profile picture for user Francesc Olalla
Francesc Olalla

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión.