Alternativas naturales al consumo de sal: sazonadores naturales

Alternativas naturales al consumo de sal: sazonadores naturales

Noemí Ojeda

04-01-2017

Uno de los condimentos más usados en cocina es la sal, que desde la antigüedad se ha utilizado no sólo para condimentar los alimentos, potenciando los sabores de los mismos, sino también como método tradicional de conservación, ya que evita la proliferación de gérmenes  y de curación de jamones y embutidos. Mineral tan necesario como perjudicial si nos excedemos en sus cantidades. La sal, o cloruro sódico, es básica para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, entre otras funciones por su capacidad de retención de líquidos que evita la deshidratación especialmente en las zonas o periodos más cálidos. Pero si nos excedemos en sus cantidades resulta perjudicial para el cuerpo humano provocando la subida de la presión arterial con el consiguiente riesgo de infartos o por una excesiva retención de agua, por citar algunas de las patologías que podemos sufrir si consumimos más sal de la necesaria.

Necesitamos una ingesta diaria de unos 2 gramos de sal, cantidad que superamos por norma general con creces, ya que a parte de la sal que añadimos a nuestras elaboraciones, muchos de los ingredientes ya contienen en sí mismos una cierta cantidad de este elemento.

Si la sal es tan beneficiosa y tan perjudicial a su vez, ¿qué podemos hacer para equilibrar esta paradoja? Con  la sal que contienen los productos, nuestras elaboraciones quedarían sosas y con un sabor diluido, sin embargo nuestro organismo lo agradecía en gran manera. Pues bien, podemos solucionar este problema utilizando otros sazonadores naturales que sustituyan, en parte, el exceso de consumo de sal.

Uso en cocina de sazonadores naturales.

Hay muchas maneras de sustituir la sal en nuestras comidas. La más simple consistiría en la utilizar hierbas y especies en lugar de la sal, que darán otro toque diferente a nuestra elaboración, y además aportarán beneficios a nuestra salud. Las hierbas y especies tienen propiedades antibacterianas y antivirales, y muchas de ellas incluso tienen gran contenido de vitamina B. Además, la mayoría de ellas tienen antioxidantes en mayor cantidad que las frutas y las verduras. Es también muy importante resaltar que las hierbas y las especies, prácticamente no aportan calorías.

Alternativas a la sal

A continuación voy a relacionar una serie de productos que responden a todas estas características y que no deberían faltar en nuestra cocina, existen muchos más, sólo voy a mencionar los indispensables, que a su vez son los que se pueden conseguir fácilmente en cualquier mercado.

  • Ajo: Tienes propiedades antibacterianas, antifúngicas y antibióticas. Excelente para acompañar cualquier tipo de alimento, ya sea carne, pescado o verduras.
  • Albahaca: Excelente protector del sistema digestivo. Aporta aromas frescos a las elaboraciones y marida perfectamente con pastas y verduras.
  • Orégano: Poseedor de antioxidantes y vitamina C. Se beneficia de su consumo el sistema respiratorio. Su uso en cocina está especialmente indicado para pastas, pizzas y ensaladas por su aroma.
  • Perejil: Tiene alto poder diurético y es ayuda las funciones del hígado. Los pescados y algunas verduras  son los que agradecen su acompañamiento.
  • Jengibre: Dotado de propiedades antioxidantes y antiinflatorias, y también está recomendado para aliviar problemas digestivos y ayuda a evitar náuseas y mareos. Cualquier producto gana fuerza con su uso, hay sea carnes o pescados.
  • Cúrcuma: Es un gran antioxidante y antiinflamatorio y muy rico en vitamina C. Especialmente indicado para la tos y para facilitar la digestión. En cocina lo utilizaremos para guisos.
  • Laurel: No se conocen grandes propiedades terapéuticas del uso de la hoja de laurel, pero en cocina todos los guisos, estofados y platos de carne potencian su sabor.
  • Romero: Ayuda en las enfermedades respiratorias y del sistema digestivo. Está indicado para platos de carnes y de verduras como las berenjenas y los pimientos.
  • Cayena: Indicado para proteger de enfermedades cardiovasculares. Aporta un toque picante a las elaboraciones, y combinada por otras hierbas o especias, potencia el sabor de éstas.

La lista puede ser interminable pero, bajo mi criterio estos son los principales sazonadores que podemos utilizar para dar más sabor a nuestros platos con el fin de reducir el uso de la sal. De todas formas no nos olvidemos de otros productos como el eneldo (especialmente para los pescados), el comino, el anís y para las ensaladas el hinojo y el estragón, este último también realza las elaboraciones con verduras.

Sin profundizar, mencionaré combinaciones de hierbas y especias que darán un sabor más complejo a los productos finales: reconocidos son el sazonador caribeño, compuesto por cebolla, ajo, comino, tomillo, orégano, cayena y canela, el sazonador thai que contiene cúrcuma, jengibre, ajo, albahaca y ralladura de limón, y también es muy usado el sazonador italiano cuyos ingredientes son el orégano, la pimienta, la albahaca y ajo.

Las combinaciones pueden ser infinitas, dejo la puerta abierta a cada cocinero para que busque su propia combinación, el único límite es la imaginación y el buen gusto.

El uso y la costumbre nos han llevado siempre a la sal como sazonador por antonomasia y yo añadiría que es el comodín de la cocina ya que sirve para “todo”, pero quizá, ya que la sociedad está dando un giro hacia los productos y elaboraciones sanos y saludables, ¿no sería el momento de plantearnos ese consumo excesivo de sal  y cambiarlo por todo este elenco de sazonadores naturales?

Curso relacionado: Curso de Dietética

Profile picture for user Noemí Ojeda
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."