"Aquel que inventó la cerveza, era un hombre sabio"

CEAC Blog

27-06-2013

Es de sobras conocida la pasión de los anglos por la cerveza, pero lo que tal vez nunca imaginábamos es que pudiera utilizarse como símil para explicar determinados conceptos electrotécnicos. Así es, a un ingeniero neozelandés, Mark Empson, se le ocurrió (tal vez en una tarde de verano tomando unas pintas después de la jornada laboral) cómo explicar el concepto de potencia en electricidad mediante una analogía con la cerveza. Veámoslo:

Como es sabido, se suelen representar las potencias activa (P), reactiva (Q) y aparente (S), mediante lo que se llama un triángulo de potencias (una representación gráfica, mediante vectores, que permite una mejor compresión del factor de potencia, coseno de “fi”, y su relación con los tres tipos de potencias). La potencia activa (P), cuya unidad es el kW, es aquella que alimenta el equipo, es decir, que realiza el trabajo útil.

El kVAR es la unidad de medida de la potencia reactiva (Q), aquella que el dispositivo magnético (transformador, motor, relé, &c.) necesita para producir el flujo magnético.

Finalmente, la potencia aparente, cuya unidad es el kVA, es la suma vectorial de la potencia activa (P) y reactiva (Q).

Ahora bien, supongámonos sedientos en un caluroso día de verano. Necesitamos refrescarnos y entramos a un bar a por una jarra de nuestra cerveza favorita bien fresca. La parte de la refrescante bebida que sacia nuestra sed está representada por los kW.

Pero la jarra nos viene con un poco de espuma (un poco, dependiendo del “arte” del camarero al servírnosla) que no sacia nuestra sed (nada es perfecto).

En nuestra analogía, la espuma estaría representada por los kVAR.

Así pues, el contenido total de la jarra, los kVA, es la suma de los kW (cerveza) y los kVAR (la espuma).

¿Interesante? Es, por lo menos, otra forma de mirar. Si no quedó claro olvidémonos por un rato de la ingeniería y vayamos a por una cerveza bien fría. ¡Salud!

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog