Mostrar más resultados

Auto evaluación: ¿Soy un buen Educador Infantil?

Ser un buen profesional de lo que se hace implica formularse esta pregunta de vez en cuando. Tenemos que ser muy conscientes de nuestra labor como docentes y si la estamos llevando a cabo de manera adecuada.

Como educadores de Educación Infantil se nos exige una serie de conocimientos y formación, pero también debemos vigilar qué características personales son nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles para nuestra labor docente.

Os propongo una serie de indicadores:

  • ¿Tienes una buena formación en psicología y pedagogía?

Los conocimientos de estas dos ciencias aportan al educador elementos para hacer el seguimiento de la evolución del niño y su proceso de aprendizaje.

Proporcionan las bases para conocer las necesidades afectivas, emocionales, personales, intelectuales y sociales de los niños.

Facilitan el auto conocimiento sobre aquellos puntos que debemos trabajar de nosotros mismos.

  • ¿Tienes una buena formación en puericultura?

Los conocimientos en este ámbito permiten al educador atender las necesidades de tipo físico.

  • ¿Conoces técnicas y recursos didácticos?

Para poder orientar las actividades educativas es necesario disponer de un abanico amplio de técnicas y recursos de tipo didáctico y saber preparar el material, organizar el espacio, programar actividades, etc.

  • ¿Conoces los valores de tu propia cultura?

Es necesario conocer el contexto dónde se lleva a cabo la intervención educativa, ser conscientes de los valores de nuestra sociedad, de la escuela y de las familias de nuestros niños nos guiará en nuestra labor.

  • ¿Eres un punto de referencia adecuado para los niños?

El educador debe estar atento a sus necesidades y demandas. Los tiene que estimular en sus descubrimientos y aprendizajes, respetar su individualidad, resaltar las cualidades y habilidades de cada uno de ellos y evitar clasificarlos y ponerles etiquetas que puedan condicionar su desarrollo.

  • ¿Eres un buen espejo para los niños?

Para un niño el educador es un espejo importante  en el proceso de conocimiento de sí mismo. Los niños copian lo que ven y por ello debemos ser muy conscientes de cómo actuamos ante ellos.

¿Qué características personales debe tener un educador infantil?

  • Con equilibrio personal y emocional.
  • Abierto, alegre, con capacidad para afrontar las dificultades de manera positiva.
  • De trata fácil y cercano con los niños.
  • Paciente y sensible
  • Receptivo a todo aquello que sucede en la sociedad.
  • Flexible
  • Espontaneo
  • Observador
  • Empático y con capacidad emocional y de colaboración con las familias
  • Con sentido de la responsabilidad
  • Creativo
  • Con alta capacidad comunicativa.
  • Con capacidad de trabajo en equipo.
  • Interés en aprender, curiosidad por las cosas y auto crítica.

¿Qué opinas? ¿Hay algún criterio que no cumples? Pues no hay excusas, lo importante es conocer nuestras debilidades y trabajar para superarlas y transformarlas en fortalezas. ¡A por ello!

Si quieres formarte como educador consulta nuestras titulaciones y cursos aquí. 

 

Nancy López Lago

Psicóloga especialista en Terapia Breve Estratégica y Técnica en Educación Infantil. Apasionada por la docencia, el arte de enseñar y el de aprender cada día. Superarse y ser feliz.