¿Beber vino previene el infarto?

CEAC Blog

19-12-2012

Al vino se le atribuyen propiedades protectoras sobre el corazón por las cantidades significativas que contiene de magnesio, potasio y sustancias flavonoides.  Se sabe que el magnesio tiene propiedades  anticoagulantes, dilata las arterias y reduce las arritmias del corazón. Niveles  de potasio adecuados en el organismo favorecen el buen funcionamiento del corazón. No debe olvidarse la importancia de los  flavonoides,

como sustancias con propiedades antioxidantes y cardioprotectoras,  que ayudan a prevenir la acumulación de colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos.

Pero estas excelencias nutritivas existentes en el vino pueden encontrarse como alternativa en variados  alimentos, de modo que se puede evitar la ingesta de una bebida alcohólica como es el vino pero  sin renunciar a las ventajas  cardioprotectoras. Para ello, podemos recurrir  a una alimentación equilibrada que incluya alimentos que también sean ricos en  magnesio, potasio y flavonoides, como por ejemplo, comer legumbres y frutos secos, ricos en magnesio, incluir frutas de la familia de los cítricos, ricos en flavonoides,  y plátanos, por su riqueza en  potasio, sin olvidar que el mosto y las uvas son casi tan ricas en flavonoides, potasio y magnesio como el vino, pero sin los efectos secundarios del alcohol.

Y como recurso apetitoso para cualquier edad, vale la pena pensar en el aporte de flavonoides que nos ofrece una buena taza de chocolate o  cacao. Una sugerencia perfecta es la fondue de chocolate para rebañar pedazos de  frutas como naranjas, kiwis y plátanos.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog