Bebés prematuros: maduración pulmonar

CEAC Blog

23-10-2013

Uno de los riesgos más significativos en los bebés prematuros son los problemas pulmonares por la falta de maduración de éstos (dificultad respiratoria, bronquiolitis, etc.).

Para entender el tema hay que tener claro que un bebé nacido a término es el que nace entre la semana 37 y 41 de embarazo. Por tanto, los recién nacidos que nacen antes de la semana 37 son considerados prematuros.

A partir de la semana 23 de gestación empiezan a desarrollar los alveolos pulmonares (los alveolos son la parte de los pulmones que se encargan del intercambio de gases con la sangre) y la función respiratoria a partir de la semana 24 es factible. Así pues, los neonatos nacidos a partir de la semana 24 de gestación ya tienen más probabilidades de sobrevivir. Con este desarrollo empieza la aparición de la sustancia surfactante que ayuda a mantener abiertos los alveolos y así poder dar entrada al aire.

A medida que va avanzando la gestación, la maduración pulmonar también sigue adelante, por tanto, si el nacimiento está más cercano a término del embarazo, las probabilidades de que aparezcan complicaciones relacionadas con el sistema respiratorio va disminuyendo. Tanto es así, que en la semana 34 la dificultad respiratoria solamente afecta a un 14% de los recién nacidos en esa etapa del embarazo.

Cuando la mujer embarazada empieza a tener signos de trabajo de parto antes de la semana 34, a nivel preventivo y para minimizar los riesgos de complicaciones respiratorias en el parto prematuro, se puede realizar un tratamiento previo al parto para acelerar la maduración pulmonar. Se trata de la aplicación de un corticoide en dos dosis intramusculares a la madre, para así acelerar la producción de surfactante. De ese modo, disminuyen las posibilidades de que los alveolos del recién nacidos se colapsen.

Fuentes: www.maternofetal.net y bebesencamino.com
Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog