Beneficios de la cocina al vapor

Beneficios de la cocina al vapor

redaccion

07-01-2020

Cada vez buscamos más valores añadidos en los alimentos que tomamos. Beneficios que nos proporcionen una mejor salud y una mejor digestión, principalmente. 

 

¿A qué llamamos cocinar al vapor?

Como casi todo el mundo sabrá, cocinar al vapor es algo tan sencillo como aprovechar el vapor que desprende el agua cuando se encuentra en ebullición para cocinar alimentos sin que estos toquen el agua, sin que estén inmersos, como cuando se cuecen. Para tal fin, suelen utilizarse unos utensilios de cocina específicos, denominados “vaporeras”, que pueden ser de varios tipos, aunque, en caso de no tener una a mano, un colador o una rejilla pueden servirnos. Son útiles también las vaporeras que incorporan los nuevos robots de cocina, utensilios de nueva presencia imprescindible en la mayoría de las cocinas. 

 

Las ventajas de cocinar al vapor

La cocina al vapor se trata de una técnica muy utilizada desde la antigüedad en países asiáticos, en la que siempre se busca evitar el maltrato al producto y mantener sus propiedades nutricionales intactas. 

 

En ese sentido, cocinar al vapor aporta múltiples ventajas:

  • Se cocina sin añadir ningún tipo de grasa, por lo que, aparte de ser una cocina muy saludable es idónea para dietas de adelgazamiento o de control de peso. Se puede aderezar con cualquier tipo hierba aromática o especias, pero se aconseja no enmascarar del todo el propio sabor del alimento. 

 

  • La comida no se pega, no se pasa ni se quema, y es prácticamente imposible llegar a que esta se estropee.

 

  • Cocina siempre limpia, ya que pueden cocinarse varios platos simultáneamente sin que se desprendan vapores grasientos, pues solo se utiliza agua.

 

  • Se conserva el sabor de los alimentos de forma intensa, ya que se mantienen sus propiedades organolépticas, y sus nutrientes, ya que estos no se diluyen en el agua ni son perdidos.

 

  • Como consecuencia de lo anterior, al no degradarse los nutrientes, los colores de los vegetales se mantienen más vivos, haciendo más vistosa su presentación en el plato y más apetecible.

 

  • No hace falta hacer un gran desembolso económico para empezar a cocinar al vapor, de hecho, para empezar se puede usar un simple un colador, aunque evidentemente, se ahorra energía si se dispone de una vaporera sea o no eléctrica que nos permita cocinar varios alimentos a la vez.

 

Trucos y consejos para sacarle más partido a la cocción al vapor

El vapor es una técnica muy fácil de aplicar en la cocina del día a día, no es necesario modificar sobremanera la práctica culinaria. 

Aún así, os es interesante atender a los siguientes consejos:

 

  • Las carnes que mejor quedan al vapor son aquellas que contienen poca grasa, pues quedan realmente jugosas con este método. Y, ya de paso, quedan aún mejor si se marinan con especias o hierbas antes de cocinarlas para que las piezas cojan sabor.

 

  • Las verduras pueden condimentarse con especias antes de cocinarlas, pero conviene dejar la sal para el final, ya que si la echamos al principio soltarán más agua y se deshidratarán más.

 

  • El pescado queda perfecto si se cocina envuelto en papel de horno, en cartafata o mediante la técnica de papillote, como cuando lo hacemos en el horno. El resultado será magnífico, los lomos quedarán enteros y será más fácil de manipular sin que se nos rompa el pescado al sacarlo de la vaporera o del papel de horno.

 

  • Es muy importante que haya agua suficiente para que esta no se vaporice por completo durante el tiempo de cocción. Para eso están bien las vaporeras eléctricas que, si se quedan sin agua durante la cocción, emiten un aviso acústico para que rellenemos el depósito. Si es una vaporera manual, debemos poner una gran cantidad de agua, o estar muy atentos por si hubiese que rellenar.

 

  • El agua puede aromatizarse con especias o hierbas aromáticas frescas que le darán un toque especial y único a nuestro plato cocinado al vapor. 

 

  • Nunca se debe utilizar aceite en la vaporera, ni mezclando con el agua y untándolo en los alimentos que se vayan a cocinar. Debemos reservarla para dar un toque final, si nos gusta la idea, al acabar el plato. ¡Truco!: añadir un buen aceite de oliva en crudo potenciará el sabor de nuestra preparación. 

 

  • El tiempo de cocción depende del tipo de alimento y del tamaño del corte en el que es importante que sea regular para que la cocción sea uniforme. Algunos ejemplos serían: un filete de pescado o de carne de ave, puede estar listo en 3 o 4 minutos, dependiendo de nuestro método, un pescado entero de ración tipo lubina o dorada necesitará de más de unos 10 minutos, unas patatas y unas zanahorias cortadas en dados pequeños como para ensaladilla pueden necesitar entre 15 y 20 minutos. 

 

Y ahora, ¿te animas a cocinar al vapor?

Profile picture for user redaccion
redaccion

FP de Grado Medio en Cocina y Gastronomía

El ciclo de FP de Grado Medio de Cocina y Gastronomía te proporciona los conocimientos necesarios para que puedas desempeñar con absoluta solvencia las labores de un cocinero profesional.

1.500 Horas

Simulador Virtual

Prácticas Profesionales

Solicitar información

Curso Técnico en Enología y Sommelier

Existen más de 4000 bodegas, que emplean a miles de personas en diferentes funciones, departamentos y empresas del proceso de producción, desde el cultivo hasta la distribución y venta.

800 Horas

Prácticas Profesionales

Campus online

Solicitar información