Bostezar es sano y necesario

CEAC Blog

19-11-2012

¿Quién no se ha resistido a bostezar en momentos inadecuados como en una reunión de trabajo o durante un concierto de música clásica?

Lo más probable es que intentemos disimular el bostezo, ya que se asocia claramente a un signo de aburrimiento, muy poco conveniente según en qué situaciones estemos.

No está claro el motivo por el que bostezamos porque se ha investigado muy poco sobre este fenómeno, tan corriente en todas las personas, sin olvidar que los animales también bostezan, ¡hasta los fetos humanos!

Entre las diversas teorías que circulan sobre la causa de los bostezos, la más extendida es la que atribuye el bostezo a un acto reflejo necesario para que el cuerpo obtenga una cantidad extra de oxígeno.

Cuando estamos aburridos o cansados, respiramos más lentamente, con lo que se reduce la cantidad de oxígeno y aumenta la cantidad de CO2 en sangre. Entonces el mecanismo automático del bostezo nos aporta una cantidad de oxígeno extra para compensar nuestro cuerpo.

Pero no cabe duda que en el momento del bostezo introducimos en nuestro cuerpo una buena dosis de oxígeno y conseguimos un relajamiento muscular. ¿Será, pues, el bostezo un mecanismo de defensa para evitar el estrés?

Como bien dijo el escritor Émile Chartier, “mediante el bostezo, todas las ideas se dispersan, tanto las que oprimen como las que liberan”.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog