Bruxismo: manifestación de estrés

CEAC Blog

19-02-2014

El bruxismo es la actividad involuntaria de la musculatura de la masticación, afectando la mandíbula o maxilar inferior. Puede estar presente durante el día, mientras se está despierto, apretando los dientes y muy rara vez llegar a rechinarlos, pero que su mayor manifestación se encuentra principalmente en la noche cuando somos inconscientes de estos movimientos. Durante el sueño, se puede observar el apretamiento, así como el rechinamiento de dientes.

El bruxismo nocturno está clasificado dentro de los trastornos del sueño y suele estar presente en periodos de preocupación, estrés, fechas de exámenes universitarios o entrega de informes en el trabajo, y ahora aún más común con la crisis económica, clínicamente es muy frecuente encontrar alteraciones en la mordida que predispongan a este hábito, al haber una inestabilidad dental, por tener los dientes mal posicionados.

El bruxismo se considera presente cuando se observan contracciones fuertes, a veces rítmicas, en el rechinar de los dientes, que puede tener varias consecuencias a corto plazo, como la destrucción (fractura y desgaste) de los dientes o restauraciones, hipersensibilidad dental (aumento del dolor con los cambios de térmicos) y síntomas de dolor muscular al amanecer.

Si este hábito permanece por años, se pueden presentar alteraciones dentales, musculares y articulares irreversibles, también dolores de cabeza (migraña), dolores de oído y hasta comprometer los músculos del cuello.

Como alternativas de tratamientos están las terapias odontológicas con placas de bruxismo o placas oclusales para dormir con ellas y evitar las consecuencias del bruxismo y encontrar una posición de descanso y estabilidad de la oclusión, también están los tallados dentales, los tratamientos ortodónticos y las restauraciones protésicas, de manera más definitiva.

Las placas de bruxismo o placas de descarga oclusal son hechas de una resina acrílica que se realizan a medida de los dientes del paciente y generalmente se ajustan en el maxilar superior y se utilizan para dormir, quedando entre ambos maxilares, evitando el contacto directo entre los dientes superiores e inferiores y buscando una posición de equilibrio y descanso.

También hay tratamientos psicológicos (psicoanálisis, psicoterapia), farmacológicos (ansiolíticos, relajantes musculares) y terapias físicas (termoterapia, ultrasonidos, masajes musculares, fisioterapia muscular y acupuntura).

Para la identificación y tratamiento temprano de este trastorno es recomendable la revisión periódica con su dentista, para controlar e identificar las repercusiones del bruxismo.

Fuente imágenes: tecnicasdentales.comunidental.es
Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog