Cirugia bariátrica o cirugía de la obesidad

Elena Morte

05-08-2015

La modificación de los hábitos alimentarios y del estilo de vida de los pacientes candidatos a cirugía de la obesidad (bariátrica), aunque extremadamente compleja, habrá de iniciarse incluso antes de la cirugía, a todos los pacientes candidatos a la intervención. Por eso es necesario un enfoque multidisciplinar y multidimensional que permita abordar la modificación de hábitos y conducta alimentaria.

Aunque las técnicas quirúrgicas permiten alcanzar importantes pérdidas de peso en la mayoría de los pacientes, es necesario considerar que estas técnicas no son infalibles y que alrededor del 10% de los pacientes no alcanzan el objetivo de peso clínicamente necesario.

A pesar de la pérdida de peso observada con la cirugía en la gran mayoría de pacientes, se ha de considerar que no están exentas de complicaciones, y que a la larga pueden afectar a la calidad de vida del paciente.

Los déficits nutricionales se manifiestan en gran parte de estos pacientes, y a veces, la deficiencia podría aparecer años después de la cirugía. Es el caso de la vitamina B12, ya que las reservas corporales de esta vitamina pueden durar de 2 a 5 años.

cirugia-obesidad

Después de la cirugía, el seguimiento dietético-nutricional tiene como objetivo preservar el estado nutricional mediante una adecuada progresión alimentaria y una apropiada pauta de suplementación en proteínas, minerales y vitaminas.

Además, habría de considerarse que el cambio de hábitos es un proceso largo y difícil, y mucha bibliografía hace referencia a la importancia del seguimiento en las primeras fases post-cirugíapor parte del dietista para que los pacientes adquieran una ponderal pérdida de peso, modifiquen sus hábitos higiénico-alimentarios con el fin de mejorar la prevalencia de complicaciones y su calidad de vida (objetivos de la cirugía bariátrica).

Se estima que después del alta hospitalaria, la programación del seguimiento dietético individual habría de realizarse, como mínimo, a les dos semanas post intervención, a las 6 semanas, a los 3, 6, 9 y 12 meses durante el primer año, semestralmente hasta el tercer año y anualmente a partir de entonces.

Poco se ha estudiado sobre si un seguimiento más largo y exhaustivo se asocia a una mejor calidad de vida pasados los seis meses de la finalización del seguimiento post intervención.

Tampoco hay bibliografía que establezca un estándar en la realización del seguimiento, por lo tanto, cada centro sanitario será responsable de imponer sus criterios a la hora de implantar el seguimiento dietético-nutricional, y sus consecuencias sobre los individuos aún hoy día están por determinar.

aprende todo lo que siempre quisiste saber con nuestro Grado Superior en Dietética y Nutrición.

Profile picture for user Elena Morte
Elena Morte

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Barcelona y Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Barcelona.