Claves de una dieta saludable, también en vacaciones

Claves de una dieta saludable, también en vacaciones

Noemí Ojeda

04-07-2018

No hay información más buscada que la que pretende conocer las claves de una alimentación saludable.

¿Sabes cuidarte también en verano?

Según la dietista-nutricionista Mareva Gilioz, “según la profundización, estudio e investigación de las más de cien dietas que pueden existir, se pueden extraer unas conclusiones y premisas básicas de lo que debemos hacer si queremos tener una buena alimentación saludable más allá de teorizar demasiado, hacer clasificaciones y pensar en exceso en lo que se debe comer”.

Este argumento es una reafirmación ante nuestra duda. Existen numerosos tipos de dietas e interpretaciones individuales de las mismas hay y habrá infinitas, pero sólo las agrupa una verdad única, la base de cada una de ellas es una alimentación saludable, ahora bien…

¿Qué entendemos por “alimentación saludable”?

Podríamos enumerar múltiples criterios y condiciones pero lo dejaremos en 10 puntos básicos.

Las diez condiciones básicas que debe tener la alimentación saludable son:

- Alimentación natural

Debemos tratar de comer lo más limpio posible, evitando, en la medida de lo que se pueda, refinados, procesados y alimentos modificados. Todos estos alimentos, pese a que no suponen un riesgo individual en un consumo aislado y puntual, en un marco de consumo frecuente se convierten en nuestro peor enemigo, pudiendo hacer que nuestros niveles de azúcar y grasas se disparen y conviertan en una opción de baja calidad. Fruta fresca, verdura de temporada, carnes y pescados de procedencia ecológica, legumbres y frutos secos, aceite de oliva, especias, son algunos de los básicos que deben estar siempre en tu despensa.

- Hidratación

Beber agua es imprescindible. Toma, al menos, 1,5L de agua y en verano trata de llegar a 2L al día. Verás cómo tu piel y tus riñones lo agradecerán.

- Escucha a tu cuerpo

A menudo nos preocupamos en exceso de comer a las horas que nos hemos marcado, ir al lavabo con tal frecuencia, dormir de 7 a 8h… Pero, ¿es tu cuerpo quien te marca estos ritmos? Escucha más qué te dice éste y hazle caso. Las normas están para saltárselas.

- Muévete

No sólo basta con la alimentación, nuestro cuerpo necesita actividad. Muévete cada día, sube escaleras, no cojas el ascensor; camina a casa, deja de coger metros y buses para escasos pasos; haz un ejercicio que te reconforte, no le dediques tanto tiempo a ver series de televisión. Al final del día, y de la vida, tu cuerpo habrá vivido mucho mejor.

- Come con-ciencia y con-conciencia

Es muy importante estar informados, conocer de primera mano qué tipo de alimentos llegan a casa, pero no debemos confundir que algunos productos, por muy naturales que sean, están exentos de calorías o podemos comerlos sin medida. Además de conocer sus propiedades, debemos conocer también el consumo aconsejado de éstos. Ocurre comúnmente con los frutos secos. Un alimento rico, saludable, pero para el que el consumo está limitado a unos ¡30g diarios! Puede parecernos minúsculo, pero aunque estemos hablando de grasas insaturadas, no dejamos de estar comiendo grasas… Por ello, mantengamos cabeza, comamos con ciencia, y con conciencia.

- Objetivo bienestar

Cuídate mucho tanto por fuera como por dentro. Hablábamos de movernos, hacer ejercicio. Pero también debemos destacar cuidarnos por fuera. Hidratar nuestra piel, protegerla del sol. Y también podemos hacerlo desde dentro, por ejemplo, aportando vitaminas y antioxidantes que nos ayuden a cuidarnos tanto por dentro como por fuera.

- El tamaño importa

Los profesionales de la alimentación han establecido unas recomendaciones de raciones de alimentos en base al estudio y a la ciencia. No hay barra libre de ningún alimento, ni ningún alimento que pueda beneficiarnos en cantidades desmesuradas. Vigila este punto y tu alimentación será un poco más saludable.

- Construyendo un mundo mejor

No debe existir una gran diferencia entre cuidarse uno mismo y cuidar el mundo en el que vivimos.

Cuida tu alimentación cuidando la tierra donde se cultivan los alimentos que llegarán a tu mesa. No contamines, recicla, evita el food waste, no desperdicies comida ni sustratos. ¡Construye un mundo mejor!

- Confía en los profesionales

Cualquier persona puede hacer su alimentación un poco más saludable, pero si aparecen complicaciones, o si quieres aprender un poco más y mejor, confía en profesionales de la alimentación.

Huye de quien no pueda aportarte una evidencia científica o darte un consejo sin aval. Puede empeorar tu vida, en lugar de mejorarla. No mal inviertas tu tiempo ni tu salud, confía en los dietistas- nutricionistas.

- Sé feliz

La comida es social. No sufras por ella. A pesar de que quieras cuidar tu alimentación y hacerla mejor para ti y para el mundo, no dejes de disfrutar cada bocado. Disfruta de una onza de chocolate, de tu tarta favorita o de unos huevos fritos camperos con patatas. Cuidarse no está reñido con darse algún capricho, aunque recuerda que eso sí, ha de ser puntual.

Curso relacionado: Dietética

Profile picture for user Noemí Ojeda
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."