ahorrar calefacción

Claves para ahorrar en calefacción

Raúl Cardete

10-11-2020

Con la llegada del frío, el gasto en calefacción en nuestros hogares hace que la factura de gas o luz incremente de forma notable.  Dependiendo de la temperatura, del tipo de vivienda que tengamos y de las personas que la habiten, la calefacción puede suponer un incremento importante en las facturas. Según la OCU, la calefacción representa el 47% de la factura energética.

¿Cuáles son las claves para ahorrar en calefacción?

Antes de presentar los consejos, es importante responder a la pregunta que todo el mundo se plantea cuando decide empezar a ahorrar energía: ¿A qué temperatura hay que poner la calefacción para ahorrar? Pues bien, durante el día, la temperatura ideal para calentar una vivienda se sitúa entre los 19 °C y los 22 °C. Con cada grado que se aumente respecto esta horquilla, se elevará un 7% el gasto de energía de tu factura. Por la noche, será suficiente mantener una temperatura entre 15 °C y 17 °C. No se trata de poder ir en manga corta por la casa, sino de mantener una sensación de confort haciendo uso de mantas, nórdicos y la ropa correspondiente de la estación. Otro dato importante es que es preferible mantener una temperatura constante antes que provocar grandes subidas y bajadas que se traducirán en un gasto extra. Esto te será más fácil de controlar si dispones de un termostato, herramienta que te permitirá mantener una temperatura óptima durante todo el día y ahorrar hasta un 10% en tu consumo energético.

Entre los principales consejos destacamos:

  • La importancia de tener los radiadores a punto

Para qué esta herramienta tenga el máximo rendimiento, hay que seguir un par de recomendaciones. La principal es que todos los radiadores de la casa deben purgarse para sacar el aire almacenado en ellos. Esto debe hacerse antes de que el frío ya se haya instaurado en tu localidad y, por supuesto, antes de poner en marcha la calefacción. En caso de no purgarse debidamente, los radiadores no calentarán y desperdiciarán una cantidad importante de energía o gas. Otro punto importante es el de no colocar objetos encima de los radiadores, aunque las prendas húmedas que coloquemos en ellos se secan con mayor rapidez, estos radiadores dejan de aportar calor a la casa, consumiendo una energía excesiva. Lo más aconsejable para este tipo de situaciones es poner un tendedero portátil cerca del radiador, de tal forma que la ropa se secará –más lentamente- y el radiador también aportará calor al resto de la vivienda.

  • Aprovechar las horas de luz

Aunque hay días invernales y otoñales en los que solo se ven nubes, otros muchos días en estas estaciones el protagonista es el sol. Las horas de luz que nos brinda esta estrella debemos aprovecharlas al máximo para calentar nuestra casa. Subir las persianas y abrir las cortinas son las dos acciones más recomendadas para que la temperatura de la vivienda suba con los rayos solares. No obstante, hay una práctica que gran parte de la gente hace mal una vez sale el sol. Nos referimos a la ventilación. Esta es necesaria, pero con 5-10 minutos es suficiente. En cambio, muchos hogares siguen ventilándose durante más de media hora, algo que dificulta mucho la concentración del calor en la casa. Tanto en invierno como en verano, las ventilaciones deben de ser breves.

  • Colocar aislantes en ventanas

Las ventanas son puntos de escape claros. Las necesidades de calefacción de una vivienda se producen por pérdidas de calor que, el 30% de las veces, se originan en las ventanas. Se trata de un dato que proporciona el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE), por lo que debemos tenerlo muy en cuenta. Muchas son las opciones para mejorar el aislamiento en las ventanas. Una de ellas es la de incrementar la calidad del vidrio y del marco de la ventana. Aunque si hay una opción buena, esa es el doble cristal, que reduce la pérdida de calor hasta un 50%. También existen burletes de caucho y espuma que se colocan en aquellas ventanas que no terminan de cerrarse por completo. Por otro lado, las cortinas son un elemento que ayuda mucho a aislar la temperatura interna de la casa.

  • Sistema de calefacción con buen mantenimiento

 Realizar un mantenimiento periódico del sistema de calefacción de nuestra vivienda, sea el que sea, es fundamental para garantizar su eficiencia energética. Revisar la caldera anualmente para comprobar si pierde o no energía y renovarla llegado el momento por una de bajo consumo, es una inversión que merece la pena y que se acaba amortizando en pocos años con el ahorro energético que se haga mes a mes. Por lo que respecta a los radiadores, cada invierno, antes de empezar a utilizarlos, se recomienda que se purguen o, lo que es lo mismo, que se extraiga el aire de su interior. Durante el año, se suelen acumular pequeñas burbujas de aire que impiden el paso del calor y, si no se extraen, el radiador no puede calentar con la máxima potencia. Purgarlo facilitará una mejor circulación del calor y te hará ahorrar energía.

 

Estas son las principales claves para ahorrar en calefacción que recomendamos seguir. Esperamos que os sean útiles y los podáis aplicar.

Profile picture for user Raúl Cardete
Raúl Cardete

Ingeniero Técnico en Ingeniería Industrial especialidad Electricidad. Experiencia en instalaciones eléctricas de BT - AT y automatización, sistemas eléctricos de potencia y energías renovables

FP de Grado Medio en Instalaciones Frigoríficas y de Climatización

en FP de Grado Medio / Mantenimiento e Instalaciones

Prepárate para obtener la titulación de FP de Grado Medio de Técnico en Instalaciones Frigoríficas y de Climatización.

1.300 Horas

Campus online

Prácticas Profesionales

Solicitar información