Claves para el mantenimiento de un automóvil 

Claves para el mantenimiento básico de un automóvil 

Ricardo Romero

27-05-2020

El mantenimiento del automóvil es muy importante por varios factores. El primero porque si no hacemos un buen mantenimiento, podemos estar al volante de una máquina muy peligrosa para nosotros y para los demás. En segundo lugar, porque a la larga las cosas se estropean antes y eso conlleva un gasto más elevado para nuestro bolsillo. Sobre el mantenimiento básico ya he hablado en algún que otro post. Este me voy a centrar en otros mantenimientos, que si somos manitas, podemos llevar a cabo. Pero siempre con nociones, claro.

 

La distribución en el mantenimiento del automóvil

Según los expertos de actualidad motor, la rotura de la correa de distribución es causa de una de las “averías caras” más frecuentes que deben de afrontar los propietarios de automóviles. Al igual que las averías del volante bimasa, en ocasiones ocurre de forma imprevisible, pero en otros muchos casos podría haberse evitado.

El fabricante de tu vehículo te recomendará un kilometraje máximo que debes recorrer antes de cambiar la correa (que oscilará entre 60.000 y 160.000 km, aproximadamente). En caso de que nos movamos frecuentemente en entornos urbanos deberemos acortar este kilometraje en un 20%, ya que la correa está “funcionando” aunque el coche no recorra kilómetros, por ejemplo en atascos, semáforos, pasos de peatones, etc. Un ejemplo claro: si el fabricante dice que hay que cambiar la correa cada 120.000 km, no es lo mismo recorrerlos en 6º velocidad a 2.000 RPM por autovía a 120 km/h que recorrerlos en ciudad sin pasar de 4º velocidad en trayectos cortos.

El fabricante del coche también recomendará un tiempo máximo de cambio de correa. En caso de no indicarlo, cada 5 años sería recomendable cambiarla o como mínimo revisarla minuciosamente y al menor síntoma de fatiga (grietas, decoloración evidente, muescas, desgastes, etc.) cambiarla. Una correa puede llegar a los 7/10 años con garantías, pero deberemos controlar su estado. Conducción en condiciones exigentes: si nos movemos mucho en entorno urbano (por ejemplo taxistas, trayecto diario al trabajo, etc.) o en climas extremos (muy frío (-10ºC), muy caluroso (+30ºC), muy polvoriento, fuera de carretera, muy húmedos, etc.) deberíamos revisar o cambiar la correa cada 4 años. Si no se cumplen los 4 años, deberemos controlar también los kilómetros y rebajar un 20% la cifra recomendada por el fabricante.

 

Consideraciones a tener en cuenta para el mantenimiento

  • Tensión de la correa:

La correa de distribución debe estar correctamente tensada, por ello debemos vigilar la salud de los tensores. Si escuchamos algún ruido rítmico “que antes no se oía” cuando el coche está al ralentí o al acelerar en punto muerto con el coche parado, es posible que algún tensor esté tocado. Si no somos capaces de averiguar el origen del ruido, deberíamos llevar el motor a revisar.

Precaución con la bomba de agua: en muchos coches modernos la bomba de agua es arrastrada también por la correa de distribución. Me he encontrado en varias ocasiones una rotura de la distribución provocada por una simple avería de la bomba de agua (gripaje, holguras, etc.). Si tu coche es así, exige siempre que te cambien la bomba de agua en cada cambio de la correa de la distribución. La bomba puede estar bien y aguantar toda la vida del coche, pero si no lo está, te arrepentirás de no haber pagado los 50 euros que cuesta una bomba nueva. Igualmente, si antes de llegar el cambio de correa observamos fugas de refrigerante, no dudemos en llevar el coche a revisar por si acaso.

  • Mantenimiento también si es cadena de distribución:

Algunos coches en vez de una fuerte correa dentada llevan una cadena de distribución. A la hora de comprar el coche, es posible que el vendedor del concesionario te intente “vender la moto” diciendo que la cadena es indestructible, etc. Algunos fabricantes preconizan periodos de cambio de más de 200.000 km.

Es cierto que la cadena tiene sus ventajas, sobre todo en términos de fiabilidad, pero tampoco debemos olvidarnos de ella, ya que los tensores están sometidos a mucho más esfuerzo y desgaste, necesitando vigilancia. Además, pese a que la cadena apenas se desgaste, con el uso puede ir “estirándose”, lo que hace que pierda tensión y se vuelva más ruidosa, pudiendo provocar una avería. Esto ocurre con mayor frecuencia sobre todo cuando el conductor es aficionado a llevar el motor alto de vueltas. Si escuchamos un «tintineo» cuando el motor está al ralentí, deberemos llevar el coche a revisar con urgencia.

Hasta finales de los años ochenta, la mayoría de coches empleaban paran mover los árboles de levas y la bomba de agua cadena de distribución. Sin embargo, a medida que los costes de desarrollo de los motores se fueron incrementando, las marcas decidieron sustituirlas para abaratar costes. Esta razón nunca se explicó como tal, pero si salieron otras razones como su menor rumorosidad o ligereza respecto a la cadena.

¿Qué tipo de sistema te gustaría que llevara tu coche?

Profile picture for user Ricardo Romero
Ricardo Romero

Ingeniero Técnico Industrial especializado Electrónica Industrial. Técnico Superior de Electromecánica de Vehículos y técnico Hardware/Software de Sistemas Informáticos.

FP de Grado Medio en Mecánica de Vehículos Automóviles

en FP de Grado Medio / Mantenimiento e Instalaciones

España ocupa el segundo puesto en producción de vehículos en Europa y el octavo en el resto del mundo. Además, el 87% de la producción de vehículos en España se exporta a más de 130 países en todo el mundo.

1.400 Horas

Videos en 3D

Prácticas Profesionales

Solicitar información