niños confinamiento covid19

Claves para mantener rutinas educativas durante el confinamiento

Nancy López Lago

04-05-2020

Soy de las que piensan que, en estos momentos que nos ha tocado vivir, hay que priorizar. Pienso que no podemos perder de vista que los niños llevan más de 40 días encerrados y que justo ahora pueden comenzar a saborear un poco de libertad. Hasta hace poco, a pesar de mostrase bien, los niños han tenido que hacer un gran esfuerzo de adaptación y pienso que nos han demostrado que son mucho más resilientes de lo que pensamos. 

No obstante, a pesar de ello, desde mi punto de vista, el bienestar emocional del niño prima por encima de cualquier aspecto académico, sobretodo cuanto más pequeños son. He escuchado grupos de Whatsapp de P3 pedir más fichas a la educadora, exigir más tareas para que sus hijos hagan en casa y no pierdan el curso. Para mi, esto es una equivocación y se basa en un desconocimiento de los procesos de desarrollo del niño y de su necesidad de aprender a través de la vivencia, la manipulación y experimentación. 

Seguro que si estáis leyendo esto debéis de estar pensando… ¿pero este post no trataba sobre claves para mantener rutinas de tipo educativo durante el confinamiento? Pues sí, no te has equivocado. No obstante, mi intención es poner en orden las prioridades y, si bien pienso que, una rutina educativa puede ser buena, positiva, favorable, … Nunca debe estar por encima del bienestar emocional del niño.  Ser conscientes de que en esta época tenemos que priorizar el hecho de que el niño se sienta seguro, favorezcamos un entorno de comprensión ante estados emocionales negativos, sepamos ser flexibles y buscar momentos de ocio compartido antes que discusiones por llevar “los deberes” al día. 

 

¿Qué podemos hacer para conseguir una buenas rutinas y que estas sean equilibradas?

  • Mi primer consejo es conseguir que vuestro hijo/a se sienta protagonista de su proceso de enseñanza-aprendizaje. Es indispensable negociar y consensuar en qué momentos del día quiere estar disponible para sentarse y ponerse a realizar las tareas que nosotros o sus educadores le asignen. También es interesante pactar el rato que dedicará cada día a estas tareas. 

 

  • Si hemos conseguido llegar a un acuerdo (y creo que esto es posible porque como habéis visto, los niños son mucho más razonables de lo que pensábamos, sobretodo cuando se les explica la importancia de hacer ciertas cosas), el siguiente paso es ponerlo por escrito creando o bien una especie de contrato que firmarán las dos partes o bien elaborando un calendario semanal. 

 

  • El siguiente consejo es … Una vez elaborado el calendario permítete saltártelo de vez en cuando. Hay que evitar rigideces. Los niños tienen que aprender que este mundo es cambiante y que la flexibilidad es un valor. Romper con la rutina y hacer algo diferente de lo previsto también es un aprendizaje y un soplo de aire fresco. 

 

  • No uses las amenazas o castigos para conseguir que hagan las tareas. De esta manera solo aprenden que para conseguir algo hay que imponerse por encima de los demás, sin respetar sus deseos o necesidades. Nos interesa que nuestros hijos aprendan a negociar, a conseguir lo que quieren a través de técnicas asertivas de comunicación y no basar nuestro estilo educativo en los autoritarismos. Podemos ofrecer refuerzos positivos si realiza las tareas que se le piden pero lo ideal, realmente, es conseguir motivar e involucrar al niño en su aprendizaje. 

¿Cómo puedo llevar a la práctica este consejo? Teniendo en cuenta que ahora somos nosotros, los padres, sus profesores, podemos aprovechar para dar pequeños giros en sus tareas y que se vuelvan más divertidas. Cuanto más pequeños, más sencillos.  Os quiero poner varios ejemplos porque pienso que así será más sencillo de entender pero antes poneros en situación. Mi hijo está en primero de primaria y les piden tareas diversas. Por ejemplo:

  1. “Imagínate un personaje y dibújalo” En este caso le preparé una instalación y le ofrecí cuencos llenos de diferentes objetos (tornillos, botones, piedras, etc) y le dije que si quería crear su personaje usando dichos materiales. 
  2. “Piensa una palabra que te guste y píntala en una hoja”. En este caso le pedí que pensara la palabra y le ofrecí una masa con colorante de diferentes colores que una vez se pinta con ella, se mete al horno y se hincha, quedando con relieve. 
  3. “Escribe cada día el tiempo que hace” (a mi hijo le motivaba cero) así que, sabiendo que el objetivo era conseguir trabajar la escritura, le pedimos que cada día nos monte una búsqueda del tesoro (que le apasiona) y después dedicamos 5 minutos a buscar las pistas por toda la casa. 

 

  • Busca un espacio en el que el niño/a pueda concentrarse para trabajar. Quizás nuestras condiciones en casa no son las mejores, quizás vivimos en un piso pequeño con pocas estancias y con hermanitos interrumpiendo. No siempre se puede conseguir el entorno perfecto pero sí que tenemos que ser muy conscientes de que si el niño hace las tareas en el comedor, con su hermano pequeño jugando e interrumpiendo cada poco rato, o con su hermano mayor con la televisión encendida, es posible que o bien los resultados obtenidos no sean buenos o bien al final esté más pendiente de cualquier cosa menos de lo que tiene entre manos. Conseguir una buena rutina pasa por buscar un tiempo y espacio adecuados en la medida de nuestras posibilidades.

 

  • Mide tus expectativas, baja el nivel de exigencia y valora el esfuerzo realizado. Es mejor que le digas “estoy contenta porque has cumplido tu parte del trato y has intentado hacer la tarea lo mejor que has podido” que “me encanta cómo te ha quedado”. Si elogiamos el esfuerzo, aprenderá que es más importante que el resultado y estará más motivado para continuar dedicando, cada día, un ratito a las tareas. 

 

Por último comentarte que, crear un hábito implica repetición y que poco a poco verás como resulta más sencillo que “se ponga a ello”. Si además, quieres aprovechar el confinamiento para inculcar buenos hábitos, en general, y no sólo en relación al estudio, te invito a leer este post

¿Qué te ha parecido el post? Te invito a opinar y ofrecer tus puntos de vista. 

Profile picture for user Nancy López Lago
Nancy López Lago

Psicóloga especialista en Terapia Breve Estratégica y Técnica en Educación Infantil. Apasionada por la docencia, el arte de enseñar y el de aprender cada día. Superarse y ser feliz.

FP de Grado Superior en Educación Infantil

en FP de Grado Superior / Educación

Prepárate para obtener el título oficial de Técnico Superior en Educación Infantil a través de las pruebas libres, con la mejor formación a distancia y de forma flexible.

1.500 Horas

Campus online

Prácticas Profesionales

Solicitar información

Curso Técnico en Educación Especial

en Formación Técnica / Educación

El Curso Técnico de Educación Especial te proporciona los conocimientos necesarios para que seas capaz de detectar, evaluar y prevenir los casos que se presenten a niños con necesidades educativas especiales...

800 Horas

Videotutoriales

Prácticas Profesionales

Solicitar información