Claves para una correcta hidratación durante los días más calurosos

Claves para una correcta hidratación durante los días más calurosos

Laura Garbayo

21-08-2017

Ya hace unas semanas que el verano llego, y con él, las vacaciones, los días de descanso, la playa… Pero también los días calurosos que requieren una correcta hidratación.

Durante los meses de verano, las altas temperatura hacen que sudemos más que en invierno, es por eso que nuestras necesidades de hidratación aumentan. Es de gran importancia ingerir más líquidos, ya sea en forma de bebida u otros alimentos ricos en agua, como sopas frías, verduras y frutas.

El cuerpo humano es en más de un 50 % agua. El agua interviene en el transporte de los nutrientes a las células y facilita la digestión, ayuda a regular la temperatura corporal, y contribuye a mantener la salud y el buen aspecto de la piel. Es cierto que la proporción varía en función de tu edad, tu peso y sexo; cuanto mayor somos y cuanto más aumentamos de peso, la proporción de agua disminuye. Es importante saber que nuestro organismo no es capaz de almacenar agua, de ahí la importancia del aporte externo de hidratación a fin de compensar la cantidad  de agua perdida cada día a través de distintas funciones como la respiración y sudoración entre otras. Es recomendable ingerir un mínimo unos dos agua al día, y hemos de tener presentes que la manera de hidratarnos no sólo es bebiendo, sino a través de alimentos como zumos, batidos, verduras, frutas, caldos…

Consejos para estar hidratados

Veamos algunos de los consejos para mantener una correcta hidratación durante los días más calurosos.

  1. No hay que esperar a tener sed para  tomar líquidos. La sed es una señal de alarma que nos avisa  de que ya hay que ingerir líquidos, pero siempre es mejor adelantarse a dicha señal y mantener nuestro cuerpo hidratado a lo largo del día.

  2. En verano, el calor aumenta, y en consecuencia, también aumenta la sequedad. Estas circunstancias favorecen la deshidratación. Por este motivo hemos de estar alerta y saber reconocer signos como  como tener, sequedad de mucosas y de la piel o disminución de la cantidad de orina. En estos casos hemos de consumir de manera preferente bebidas que reestablezcan el equilibrio hídrico del cuerpo.

  3. Tal y como se ha mencionado anteriormente es recomendable beber entre 2 y 2,5 litros de líquidos diarios. La manera de aportar agua a nuestro organismos puede ser a través de frutas y verduras (ya que están contienen gran proporción de agua) o con diferentes alimentos como refrescos, batidos, caldos…

  4. Igual de importante es tener presente que ante la realización de cualquier actividad física, aunque sea de forma moderada, la hidratación es fundamental antes, durante y después de su práctica, ya durante el ejercicio se produce la eliminación de sales minerales y agua. Del mismo modo se aconseja realizar ejercicio a primera u última hora del día, momentos en los que el calor no es tan elevado.

  5. En general, y más concretamente la gente de edad avanzada y los niños, se ha de evitar salir a la calle en horas de máximo calor. En caso de salir, se recomienda el uso de gorras o sombreros que ayuden a protegernos. Nunca olvidar la correcta protección de la piel con cremas solares.

  6. Limita la ingesta de bebidas alcohólicas, ya que provocan el efecto contrario, la deshidratación. La cerveza puedes tomarla sin alcohol, y rebajar la sangría y el ‘tinto de verano’ añadiéndoles bastante hielo. En cualquier caso, no hay que sustituir el agua, los zumos y los refrescos por este tipo de bebidas aunque sea algo muy apetecible en épocas de verano y vacaciones.

​Beneficios de estar hidratado/a

  1. Tras valorar los puntos anteriormente mencionados, veamos ahora los principales beneficios de una correcta hidratación.

  2. Al estar mejor hidratados, los órganos de nuestro cuerpo como riñones, corazón, estómago o la piel entre otros, funcionan mejor.

  3. Al ingerir más líquidos, se orina más veces al día, favoreciendo así la eliminación de toxinas y evitando así la posibilidad de sufrir infecciones urinarias, y de que se formen arenillas o cálculos en el riñón.

  4. Beber líquidos favorece la movilidad intestinal, evitando de ese modo el estreñimiento. Además, las heces son más blandas y esponjosas y, por lo tanto, más sencillas de expulsar, lo que evita la aparición de hemorroides por esfuerzo o heridas por laceración. Un organismo bien hidratado tiene la sangre más diluida y de ese modo los nutrientes se distribuyen mejor por el organismo.

  5. Por último, valorar los efectos beneficiosos sobre la piel, la cual estará más firme y luminosa.

En resumen, todos estamos contentos de la llegada del verano, pero el exceso de calor puede no ser beneficioso. Es por eso mantener una buena hidratación de nuestro organismo, siguiendo los sencillos consejos comentados. ¿Vamos a disfrutar del verano de una manera sana?

Curso relacionado: Ciclo Formativo de Grado Medio de Cuidados Auxiliares de Enfermería

Profile picture for user Laura Garbayo
Laura Garbayo

Laura Garbayo Hermoso. Licenciada en Bioquímica, Diplomada en Enfermería. Máster en Enfermería Escolar y Máster en Urgencias.
Durante mis más de cinco años de ejercicio como enfermera en el servicio de urgencias del Hospital de Barcelona, he procurado no abandonar mi otra vocación profesional, la docencia, la cual vengo desempeñando desde el año 2004. De este modo tengo  la oportunidad de aunar mis dos perfiles profesionales, por los que siento absoluta devoción.