adaptación curso escolar covid

Cómo afrontar el nuevo curso escolar

Nancy López Lago

17-09-2020

Es evidente que no se trata de un curso como otro cualquiera y que los “consejos” habituales no sirven este año. Padres y niños tienen que “olvidar” formas de hacer de su escuela para aprender nuevos protocolos, normas y prohibiciones. Y parece que esta va a ser la tónica de este año.

Nos toca elaborar un pequeño duelo en el que debemos ser conscientes de que las cosas no van a ser como otros años y que nos vamos a tener que adaptar a ello. Parece negativo pero en el fondo, las personas, tenemos capacidad de adaptación, de aprendizaje y de resiliencia (es decir, afrontar los baches en el camino con una actitud positiva, de autoconfianza en las propias habilidades y sin entrar en el victimismo). 

¿Qué debemos tener en cuenta este año para salir indemnes de este curso?

Pienso que el aspecto más importante a tener en cuenta es el cuidado emocional de la infancia que comienza de nuevo su escolarización después de un periodo de 6 meses sin asistir al centro escolar.  En este tiempo, incluso los alumnos de mayor edad necesitan un periodo de adaptación al inicio de las clases y a las diferentes formas de hacer con respecto a cursos anteriores. 

¿En qué consiste un periodo de adaptación en el contexto escolar? Os dejo una serie de ideas/tips para reflexionar:

  • La adaptación es un periodo en el que el niño/a necesita nuestro acompañamiento.

Nuestra tarea es la de estar a su lado y validar emociones normales de este momento como pueden ser el miedo, la tristeza, la angustia, el sentimiento de abandono, la vergüenza, etc. Usar frases como “no llores, pareces un niño pequeño” o “venga, que no pasa nada” nos distancian emocionalmente del niño. Se trata de aportar recursos que le faciliten el proceso, no de menospreciar su forma de expresión emocional. 

  • Muchas veces los miedos, preocupaciones y angustias de los padres versus el centro educativo pueden perjudicar (sin darse cuenta) el proceso de adaptación.

No estar de acuerdo con las formas de proceder del centro en algunos aspectos, sentirnos culpables por dejar a los niños en un entorno que no acabamos de percibir como seguro, angustia ante la incertidumbre de los meses venideros… son emociones válidas, también como adultos, pero es importante trabajar estos aspectos para no “cargarlos” en el niño. 

  • Crea unas rutinas que os vayan bien como sistema familiar y procurar mantenerlas siempre.

Las rutinas nos facilitan la vida más allá de lo que te puedas imaginar. Las rutinas son tus amigas, son tu tabla de salvación. La rutina aporta seguridad, permite la anticipación y reduce los momentos de conflicto en familia. ¿Necesitas más argumentos? Hazme caso, rutina, rutina y rutina. Vale, sé lo que estás pensando… “Qué aburrimiento”, “entonces ya no podemos improvisar nada”, “esto no va conmigo”. Si se te ha pasado esto por la cabeza es que no tienes un concepto claro de qué implica seguir unas rutinas en familia. Dentro de la rutina también puede haber momentos “libres” o de “improvisación” y siempre puede haber algún día en el que la rutina se rompa. Lo importante es darse cuenta de que tener una especie de “esqueleto” en el que sabes que tienes que hacer en según que franjas horarias y, sobretodo, que los niños son conscientes de ellos va a resultar muy positivo. Cuando pienses en la rutina que mejor le puede ir a tu familia intenta ser realista y tener en cuenta aspectos como la cantidad de horas que deben dormir para descansar bien (muchos niños se acuestan muy tarde y se levantan pronto y van arrastrando cansancio y sueño todo el día). 

  • La otra cara de la moneda es el autocuidado o autocompasión. 

Muchas veces pensamos en qué hacer para que los niños puedan afrontar de forma positiva el curso pero nos olvidamos de que para cuidar, primero nos debemos cuidar a nosotros mismos. No te sientas culpable por pensar en tus necesidades, por buscar momentos de desconexión y de disfrute personal al margen de los niños. Estos meses hemos acumulado mucha tensión fruto de la incertidumbre, de la gestión de situaciones familiares complicadas, de miedo por el empleo o la economía y nos merecemos “recargar pilas”, ser conscientes de cómo nos sentimos y que esas emociones también son válidas. Esto nos permitirá conectar con nosotros y con nuestras capacidades y habilidades para afrontar los retos y dificultades del nuevo curso escolar. Y para acabar… no olvides que los adultos somos los espejos en los que se miran nuestros niños. Si tu validas tus emociones, te cuidas, confías en tus capacidades, aprendes de los cambios, te adaptas y buscas soluciones creativas a los problemas, ellos te observan gracias a las neuronas espejos, te copian. Se un buen modelo. 

 

Y tú… ¿cómo afrontas el nuevo curso escolar? ¿Cuál es tu mantra? ¡Te invito a participar y que nos lo cuentes aquí! 

Profile picture for user Nancy López Lago
Nancy López Lago

Psicóloga especialista en Terapia Breve Estratégica y Técnica en Educación Infantil. Apasionada por la docencia, el arte de enseñar y el de aprender cada día. Superarse y ser feliz.

FP de Grado Superior en Educación Infantil

en FP de Grado Superior / Educación

Prepárate para obtener el título oficial de Técnico Superior en Educación Infantil a través de las pruebas libres, con la mejor formación a distancia y de forma flexible.

1.500 Horas

Campus online

Prácticas Profesionales

Solicitar información

Curso Técnico en Educación Especial

en Formación Técnica / Educación

El Curso Técnico de Educación Especial te proporciona los conocimientos necesarios para que seas capaz de detectar, evaluar y prevenir los casos que se presenten a niños con necesidades educativas especiales...

800 Horas

Videotutoriales

Prácticas Profesionales

Solicitar información