Cómo afrontar la cuesta de enero con 6 sencillos trucos

Cómo afrontar la cuesta de enero con 6 sencillos trucos

Anna Mercadé

02-01-2019

Lo ideal sería ajustar el presupuesto mensual a lo largo del año teniendo en cuenta que hay ciertos meses del año como los meses vacacionales así como diciembre en los que los gastos aumentan notablemente. Pero no siempre lo conseguimos y es por ello que a principios de año, justo después de disfrutar de las fiestas, nos enfrentamos a la realidad de la economía personal y familiar, y nos hace falta apretarnos el cinturón.

Hoy revisaremos algunos de los consejos que hemos recopilado para que la cuesta de enero sea lo más llana posible. 

Por qué nos ocurre la cuesta de enero     

La época navideña se caracteriza por los reencuentros con familiares y amigos, celebraciones, comidas y cenas así como regalos para los más próximos. Pero todo ello, tiene su contrapartida económica y hace que la segunda quincena del mes de diciembre suponga un gasto elevado para muchas familias. 

Como hemos mencionado en la introducción, esto no sería un problema si hiciéramos un presupuesto del coste de todas estas actividades y gastos, y si lo previéramos con tiempo y ahorráramos la cantidad necesaria para este extra-presupuesto, no notaríamos la famosa cuesta de enero. 

Pero la realidad es que la gran parte de las economías familiares no se planifican de un modo tan estructurado, y la gran mayoría notan en mayor o menor medida los efectos de la cuesta de enero. Básicamente se trata de un mes en el que se tiene que hacer frente a los pagos de compras que se han hecho en el mes anterior, si las hemos hecho con una tarjeta de crédito, o bien tenemos que afrontar el mes habiendo gastado mucho más el anterior, con lo que tendremos menos dinero disponible.      

Consejos para superar la cuesta de enero 

A pesar de los motivos por los que hemos definido que ocurre la cuesta de enero, ello no quiere decir que no podamos hacer nada por solucionarlo. Por eso, a continuación veremos varias opciones que tenemos para hacer frente a uno de los meses más temidos del año.

1. Analizar qué es realmente necesario: este es un ejercicio que es recomendable hacer a lo largo del año, pero si en enero estamos haciendo un plan de choque, claramente es el momento de aplicarlo. A lo largo del mes, puede que estemos gastando en aspectos que no sean realmente necesario. Por lo tanto, antes de hacer una compra o gastar en algún tipo de servicio, basta con hacernos esta pregunta: “¿realmente necesito esto?”. Si la respuesta es no, estamos ante un gasto que es claramente prescindible. 

2. Cuidado con las rebajas: en enero se suma todo lo que hemos gastado en las Navidades más los posibles gastos que podemos acumular si nos lanzamos al consumo de las rebajas. Con esto no queremos decir que las rebajas sean una mala opción pero, de nuevo, sí lo son si realmente adquirimos productos que realmente no necesitamos. Por ello, la recomendación es que solo adquiramos artículos en rebajas si los necesitamos, si realmente tienen un precio que vale la pena y si, por ello, nos ayudará a reducir nuestros gastos en futuros meses ya que serían artículos que tendríamos que comprar igualmente y, lógicamente, a un precio superior. 

3. Vigilar con los consumos y suministros: de nuevo, este se trata de un consejo que deberíamos aplicar todo el año pero que nos pueden ayudar especialmente en esos meses en los que estamos intentando ahorrar. Para reducir los costes de suministros hay varios trucos como solo poner la lavadora o el lavavajillas cuando estén llenos, apagar las luces cuando no las estamos usando, vigilar con el consumo de agua, utilizar la opción de programación del termostato de la calefacción para optimizar su uso energético, etc. 

4. Limitar el uso de la tarjeta de crédito: esto dependerá de los hábitos de consumo de los diferentes tipos de usuarios, pero puede ayudar el hecho de utilizar efectivo para controlar mejor los gastos ya que al pagar con tarjeta, si es especialmente de crédito, a menudo perdemos la sensación del coste real de lo que estamos adquiriendo. 

5. Analizar los precios: cuando adquirimos un producto o servicio a menudo los precios cambian en función del punto de venta. Por ello, para conseguir un ahorro es recomendable comparar precios y adquirirlo dónde podamos conseguir un mejor precio. Para ello, internet nos puede ayudar muchísimo.   

6. Vigilar la cesta de la compra: a menudo, cuando vamos a realizar la compra, hay un conjunto de artículos que los compramos por impulso pero que realmente no son necesarios estrictamente para nuestra alimentación diaria. Suelen ser más bien caprichos o productos premium que fácilmente podemos prescindir de ellos o bien sustituirlos por productos un poco más económicos.      

¿Utilizas algún otro truco para superar la cuesta de enero? ¡Compártelo con nosotros! 

Curso relacionado: Ciclo de FP de Grado Superior en Administración y Finanzas

Profile picture for user Anna Mercadé
Anna Mercadé

Graduada en Digital Business, Dirección de Marketing y Management. Llevo más de 10 años liderando e impulsando proyectos de e-commerce y marketing en multinacionales del sector hotelero y turismo, automoción y electrónica de consumo.