Como ayudar a nuestros hijos a hacer los deberes

Como ayudar a nuestros hijos a hacer los deberes

CEAC Blog

16-05-2017

Los niños pasan varias horas del día en la escuela, donde el trabajo que realizan requiere de un gran esfuerzo de concentración y motivación. Cuando acaba la jornada escolar se dan distintas situaciones, muchos de los alumnos siguen en la escuela donde realizan diferentes extraescolares, algunas deportivas o académicas, otros se van a sus casas, otros tienen tiempo de jugar durante unos momentos, etc. En algunos de estos casos el niño llegará a casa con más tiempo, tendrá un momento para relajarse y merendar y después llegará la hora de hacer los deberes, pero en otros casos el niño tendrá menos tiempo para realizar los deberes del día y la organización tendrá un papel más importante.

El espacio

Teniendo en cuenta estas opciones hemos de saber ayudar a nuestros hijos a hacer los deberes. Como sabemos es importante establecer la rutina y el lugar para realizar los deberes. El espacio ideal ha de contar con buena luz, una mesa amplia y espaciosa donde poder trabajar y con todo el material disponible al alcance del niño, es importante para no proporcionar una buena excusa para levantarse constantemente a buscar aquello que necesita. Es necesario que disponga de buena ventilación y que sea un ambiente sin demasiada circulación de personas ni ruidos que puedan distraerlos. Lo ideal es que el lugar sea siempre el mismo, así el niño puede acostumbrarse al espacio y sentirse cómodo y en acción rápidamente. Les ayudará muchísimo si no disponen de distractores cerca como juguetes o televisiones. Si escogemos bien el lugar y está bien adecuado ayudaremos a los niños a que se concentren mejor.

La responsabilidad

Así mismo, el niño ha de tener asumido que los deberes son importantes y que es necesario llevarlos acabados a la escuela, a veces esto es difícil de hacer entender pero los padres tienen la misión de explicar su importancia y las consecuencias de no llevar los deberes hechos a la escuela, si el niño no es capaz de entenderlo ha de saber que tendrá que responsabilizarse y tendrá que asumir su decisión delante del profesor. Este punto es importante, ya que han de entender que ellos son los únicos responsables de no llevar sus tareas cuando toca, no ha de ser una carga compartida con los padres. Si los padres se responsabilizan de esto o les protegen en este sentido, supondrá un problema a largo plazo.

Ayudar sin hacer

El hábito de hacer los deberes o estudiar en cada momento y en el lugar debería salir del propio niño, si bien es cierto, que en algunos momentos serán los padres los que tendrán que recordar que ese momento ya ha llegado. Hay muchos niños que por edad o falta de rutina no tienen la habilidad de la organización consolidada, en este sentido los padres adoptan un papel primordial, es importante que el rol de los padres sea de ayuda, sentarse con el niño antes de que empiece a hacer los deberes para planificar las tareas del día y una vez organizado será el niño, en solitario, quien empezará con los deberes.

Aquí es donde los padres han de pasar a un segundo plano, no se trata de hacer los deberes con ellos sino que ellos hagan los deberes solos y los padres estén como soporte y ayuda para cuando sea necesario. Es importante que se pueda dar ayuda pero no respuesta, que les enseñemos a pensar. Si los padres no cumplen este papel los niños pierden la oportunidad de aprender a planificarse, a organizarse, a ser responsables y, por supuesto, a aprender los conocimientos que se requieren en la escuela para cada edad.

La ayuda de los padres se convierte en primordial y además ofrece un espacio donde fortalecer el vínculo con los hijos y conocer mejor las capacidades y debilidades de los niños y actuar en consecuencia si es necesario.

Es necesario ser consciente que el hecho que los padres ayuden a sus hijos conlleva siempre un vínculo emocional ya que es imposible desprenderse de él en ese momento y esto, en ocasiones, juega en contra de la tarea de ayudar. Los niños pueden jugar con esa baza en contra de los objetivos que se persiguen en ese momento. Es importante tenerlo en cuenta y actuar en consecuencia.

Así, podemos decir que es básico tener la capacidad de ayudar a los hijos a hacer los deberes sin hacerlos. Que planificar, organizar y preparar el espacio se convertirá en un gran aliado y que la responsabilidad última de hacerlos o no hacerlos será del niño.

¿Qué pensáis vosotros de las ayudas para hacer los deberes? ¿Hasta qué punto el adulto ha de hacerse responsable de esta tarea? ¿Cómo un niño puede jugar la baza de las emociones con sus padres para no responsabilizarse de sus tareas? Podemos debatir sobre este tema muy ampliamente ya que es algo que preocupa tanto a maestros como a padres. ¿Qué opináis?

Curso relacionado: Grado Superior de Educación Infantil

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog