¿Cómo cambiar el kit de embrague?

¿Cómo cambiar el kit de embrague?

Ricardo Romero

29-09-2016

Se podría decir que el embrague tiene fecha de caducidad o mejor dicho kilómetros de caducidad. Haciendo un buen uso puede durar fácilmente 150.000 km, pero maltratándolo puede que no llegue ni a los 50.000 km, o incluso podrías llegar a quemarlo en un solo día. Por eso veremos cómo cambiar un kit de embrague ya que es una reparación un poco costosa.

¿Cuál es la función del kit de embrague? 

El embrague es una pieza mecánica propia de los coches equipados con caja de cambios manual. El embrague es el elemento que transmite por adherencia la potencia del motor hacia la caja de cambios. Su papel consiste en permitir el cambio de una marcha a otra absorbiendo las sacudidas de la transmisión. El kit de embrague consta de un mecanismo de resortes que aprieta fuertemente el disco contra el volante motor. El disco de embrague acciona el árbol primario de la caja de cambios. El cojinete es desplazado por el pedal del embrague y actúa sobre los resortes del mecanismo (o diafragma y plato), los cuales liberan el disco del volante motor para detener el accionamiento de la caja.

Desmontar y cambiar el kit de embrague

Duración de la intervención: entre 1 y media y 6 horas 

Nivel de experiencia: experto.

Herramientas necesarias para cambiar el kit de embrague: una caja de herramientas, un gato, caballetes, una grúa hidráulica, un aparejo o un gato, un extractor de rótulas, una bandeja de vaciado, un centrador de embrague (suministrado en ocasiones con el kit, de lo contrario adquirir un centrador universal). Los procedimientos a seguir serán los siguientes:

  • Elevar el coche sobre soportes de columna y desmontar las ruedas del eje correspondiente.

  • Desconectar el borne negativo de la batería: para desmontar la caja es preciso liberarla de sus periféricos, véase la siguiente lista: controles de la caja de cambios, control del embrague, motor de arranque, transmisión, sensores de la caja de cambios y soportes de la caja de cambios. Este orden se ofrece a título indicativo, pero en algunos casos es preferible comenzar por la transmisión (cardán) con las ruedas en el suelo.

Control de la caja de cambios: algunos sistemas de control se desajustan al cambiar el kit de embrague, y hay que reajustar la posición de los distintos elementos para facilitar el montaje. Este control puede ser de cable, bieleta o barra.

Control de embrague: se efectúa por cable (el cable de embrague) o por vía hidráulica (emisor-receptor). En este último caso, sólo se desmonta el receptor. Desacoplar el receptor, según el caso no es necesario abrir el circuito hidráulico.

El motor de arranque: desmontar el motor de arranque.

Las transmisiones: desmontar los cardanes. Para los vehículos de propulsión, se separa el árbol de transmisión por tres tornillos. También se separa el cojinete de transmisión por dos tornillos.

Los sensores. En una caja de cambios podemos encontrar los siguientes sensores:

  • Desconectar el sensor de marcha atrás.

  • Desconectar el sensor de velocidad o cable taquimétrico en los vehículos antiguos, si está instalado en la caja de cambios.

  • Desconectar o desmontar: el sensor PMS (punto muerto superior) o el palpador de régimen o el generador de impulsos de cigüeñal, si está montado en la caja de cambios. Los soportes de la caja hay que prever el mantenimiento del motor (con gato o un aparejo o una grúa o barra de hierro y un gancho) antes de desacoplar la caja de cambios de sus soportes. Los soportes se fijan al chasis o a la bancada. En este último caso, a veces hay que desmontarla para despejar la caja de cambios.

  • Retirar todos los tornillos que fijan la caja de cambios al motor. Prestar atención a los tornillos, pues a menudo tienen longitud y diámetros diferentes. Para no equivocarse, podemos hacer una silueta de cartulina y colocar en ella los tornillos extraídos de la caja.

  • Desmontar la caja de cambios. Si la caja no se despega del motor, habrá que hacer palanca con un destornillador. Si aun así no sale, comprobar que no queda ningún tornillo. Las cajas de cambios pesan mucho (aproximadamente 30 kg). Hará falta la ayuda de alguien o utilizar un gato. En algunos vehículos, la caja no se extrae totalmente y hay que apartarla lo suficiente para poder acceder al embrague.

  •  Retirar los tornillos que fijan el mecanismo al volante motor. Al desbloquear estos tornillos, el volante motor empieza a girar y hay que inmovilizarlo. Para ello, colocar una llave de tubo con mucho alargador sobre el tornillo de la polea dámper del lado de la correa de accesorios; se quedará trabada contra el chasis o el suelo, inmovilizando el cigüeñal.

  •  Desmontar el mecanismo y el disco. Utilizar un destornillador para hacer palanca entre el volante motor y el mecanismo y así liberarlo de sus guías.

  •  Retirar el cojinete de la caja.

Únicamente tendremos que cambiar el kit de embrague en el momento en el que notemos que no funciona correctamente. Y lo notaremos porque cuando le pongamos una marcha al coche y aceleremos, este casi no avanzará. ¿Si notas estos síntomas te atreverías a cambiarlo?

Curso relacionado: FP de Grado Medio de Electromecánica de Vehículos Automóviles

Profile picture for user Ricardo Romero
Ricardo Romero

Ingeniero Técnico Industrial especializado Electrónica Industrial. Técnico Superior de Electromecánica de Vehículos y técnico Hardware/Software de Sistemas Informáticos.