¿Cómo puedes saber si tu hijo tiene fobia o ansiedad escolar?

Cómo detectar y tratar la fobia o ansiedad escolar. 

redaccion

28-11-2019

Os propongo un reto.

Tenemos a Julia, Javier y Andrea como protagonistas de 3 historias disparejas y cada uno de ellos con un diagnóstico diferente. Si consigues adivinar quién de los tres presenta fobia escolar habrás acertado y significará que conoces bastante bien este trastorno. ¿Te animas?

 

Julia lleva tiempo asistiendo a la escuela de manera irregular. No obstante, últimamente cada vez falta con más frecuencia. No tiene miedo al colegio pero le resulta indiferente y como sus padres no la obligan ni presionan para que asista, simplemente se queda en casa.”

 

Javier siente un miedo irracional ante la necesidad de tener que acudir al colegio que le provoca un alto grado de angustia anticipatoria y que se manifiesta a través de náuseas, dolores de cabeza y otros síntomas psicosomáticos. Los padres no saben que hacer porque Javier evita por todos los medios acudir al colegio y se queda en casa con ellos o se lo tienen que acabar llevando con ellos al trabajo.”

 

Andrea no quiere ir al colegio y sus faltas de asistencia son cada vez mayores. Como sus padres se muestran inflexibles y no le permiten faltar a clase muchos días “hace novillos” de escondidas para que no la pillen.”

 

¿Ya lo has adivinado? Los tres casos tienen en común la falta de asistencia al centro escolar por parte de los tres niños. Julia es un claro ejemplo de una situación de padres negligentes. Andrea presenta una conducta más de tipo disocial, sobretodo si se presenta acompañada de robos, mentiras o destructividad y finalmente, Javier es un buen ejemplo de fobia escolar. 

 

¿Cómo puedes saber si tu hijo tiene fobia o ansiedad escolar?

 

  • El niño verbaliza que no quiere ir al colegio.

 

  • Manifiesta un estado emocional de ansiedad.

 

  • El miedo es irracional y muchas veces no sabe expresar el motivo que lo causa. Aunque algunas veces sí que pueden ser capaces de identificar algo concreto como un profesor concreto, compañeros determinados o a alguna asignatura en concreto; no obstante, no es lo más habitual. 

 

  • No puede controlar el miedo ni dejar de tenerlo. No se lo puede quitar de la cabeza y manifiesta síntomas más intensos por la mañana y por la noche. 

 

  • Aparecen conductas psicosomáticas como náuseas, vómitos, diarrea, dolor de estómago, dolor de cabeza, etc. 

 

  • Observamos angustia anticipatoria que se produce justo antes de acudir al colegio o bien la tarde antes con aumento de los síntomas al anochecer. 

 

  • El niño trata por todos los medios de evitar el colegio.

 

  • El niño evita el colegio pero es capaz de separarse de la figura materna o paterna en otros lugares sin problemas. No manifiesta ansiedad por separación en contextos diferentes al escolar. 

 

¿Cómo tratar la fobia o ansiedad escolar?

Realmente no existe un diagnóstico diferenciado de fobia escolar, de modo que en la práctica, el tratamiento que se lleva a cabo es el equivalente al de cualquier fobia en la infancia. 

Os indico las diferentes acciones que se suelen llevar a cabo, siempre a manos de un profesional de la salud mental:

 

  • Aproximación terapéutica a través de los padres.

No podemos olvidar que el niño forma parte de un sistema familiar y que, posiblemente, en un intento de ayudar a disminuir la angustia de su hijo sus padres han permitido y mantenido el problema sin ser conscientes de ello. ¡No pretendo culpar a nadie! Pero si que es cierto intervenir sobre este sistema para facilitar que el niño pueda salir más rápido de esta situación. 

El primer paso hacia la recuperación pasa por “dejar de evitar” y por lo tanto implica que el niño vuelva y asista de manera regular a la escuela cuanto antes. Para ello es esencial dar un asesoramiento adecuado a los padres, para que entiendan el origen del problema y sobretodo que cuanto más evite ir al colegio peor será. Una buena estrategia es entrenar a los padres para afrontar síntomas de ansiedad y técnicas de modificación de conducta. 

 

  • Evitar los castigos y mostrarse malhumorados con el niño. 

Los expertos desaconsejan este tipo de reacciones. Se trata de convencer al niño que acudir a la escuela es beneficioso para él y mostrase firme pero empático y sereno al mismo tiempo. 

 

  • Poner en práctica técnicas de modificación de conducta.

Podemos enseñar al niño técnicas de relajación o incluso de Mindfulness para niños. Suelen ser prácticas muy efectivas que ayudan al niño a controlar los síntomas de ansiedad y a proporcionarle herramientas para dejar de evitar aquello que les provoca miedo. También se suele pautar la exposición a aquello que produce la fobia, es decir, dejar de evitar lo que da miedo y afrontarlo para poder aprender a nivel cognitivo que no es un peligro real. También pueden ser útiles las autoinstrucciones y auto refuerzos. 

 

 

Evidentemente todas estas pautas deben estar pautadas y supervisadas por un especialista. Una fobia escolar no es un capricho, ni tampoco un simple miedo. Es totalmente superable pero siempre con la ayuda adecuada. 

 

 

 

 

 

 

¿Qué te ha parecido el post? Te invito a opinar y ofrecer tus puntos de vista o que nos expliques tu experiencia personal en situaciones como esta.  

Profile picture for user redaccion
redaccion

FP de Grado Superior en Educación Infantil

Prepárate para obtener el título oficial de Técnico Superior en Educación Infantil a través de las pruebas libres, con la mejor formación a distancia y de forma flexible.

1.500 Horas

Campus online

Prácticas Profesionales

Solicitar información

Curso Técnico en Psicología Infantil y Juvenil

El curso CEAC de Psicología Infantil y Juvenil proporciona los conocimientos sobre el desarrollo psicológico en niños y adolescentes que todo profesional de la educación debe conocer para poder ejercer su tarea...

600 Horas

Campus online

Prácticas Profesionales

Solicitar información