Cómo enseñar a los niños a gestionar la frustración

Cómo enseñar a los niños a gestionar la frustración

redaccion

26-04-2019

Aprender a tolerar la frustración es una herramienta social que permitirá a los niños poder desenvolverse de manera positiva en el medio que les rodea y a enfrentarse de manera adecuada a todas aquellas situaciones que se les pueden ir presentando en el día a día.

Todos nos hemos sentido frustrados alguna vez y seguro que sabemos reconocer dicha emoción pero ¿sabemos explicar qué es y por que se produce? Es muy importante que como adultos ayudemos a los niños a aprender a identificar esta emoción, que puedan ponerle nombre y sobretodo que entiendan porque se sienten así y que pueden hacer para conseguir manejarla. 

El primer paso, pues, es saber explicar en qué consiste. La frustración es una vivencia emocional que se presenta cuando algo que queremos, sea un deseo, un proyecto, una ilusión o una necesidad no se llega a satisfacer o a cumplir.

En ese momento se produce un desequilibrio entre el impulso de conseguir aquello que queremos y la realidad, provocando una emoción desagradable que para los niños suele ser difícil de gestionar porque en muchas ocasiones todavía no son capaces de entender a nivel cognitivo el motivo por el que no pueden conseguir lo que quieren y en otras ocasiones porque no han adquirido las herramientas para aprender a reducir esta sensación de malestar. 

¿Qué emociones hay detrás de esa sensación de malestar emocional? 

Normalmente vemos enfado, tristeza, angustia e incluso ansiedad. Es interesante intentar verbalizar delante del niño que se muestra frustrado dichas emociones para que las reconozca en el mismo y pueda ponerle nombre a aquello que está sintiendo. 

¿Qué significa tolerar la frustración o aprender a gestionar la frustración?

Tolerar la frustración significa ser capaz de afrontar los problemas , limitaciones, impedimentos, etc que nos encontramos a lo largo de la vida a pesar de las molestias que puedan causarnos. Se trata, por lo tanto de una actitud que se puede aprender a desarrollar. 

Como adultos sabemos que en la vida a veces se consigue aquello que se desea pero que en otras ocasiones no es posible. En la etapa de infantil los niños suelen pensar que lo merecen todo y que pueden conseguir aquello que quieren al momento.

Esto sucede porque su pensamiento está en una etapa basada en el egocentrismo y por otro lado todavía no tienen integrado el concepto del tiempo y no saben esperar. Aquí es cuando es necesario actuar y empezar a enseñar a los niños a tolerar la frustración.

¿Cómo? No dando a los niños, siempre, todo lo que piden para evitar que se enfaden o entristezcan, es decir, evitando sobreproteger al niño de cualquier vivencia emocional negativa y dejándole que experimente estas emociones y aprenda a manejarlas. 

Niños con poca tolerancia  al frustración manifiestan:

  • Altos niveles de exigencia hacia sus padres y/o cuidadores.
  • Impulsividad e impaciencia.
  • Pensamiento radical: las cosas o son blancas o negras pero no hay términos medios.
  • Baja capacidad de adaptación y flexibilidad.
  • Pensamiento egocéntrico: todo gira a su alrededor y merecen  todas las cosas que piden. 
  • Buscan satisfacer sus necesidades de manera inmediata y si tienen que esperar reaccionan con rabietas y/o llanto fácil. 
  • Tienen dificultades para controlar sus emociones. 

Estrategias para ayudar a los niños a aprender a tolerar la frustración

  1. Enseñarle a identificar el sentimiento de frustración cuando aparezca.
     
  2. No ceder ante las rabietas. Una situación frustrante para el niño suele acabar en rabieta para intentar conseguir aquello que quiere. Es importante saber mantenerse firme y no ceder ante esta situación para que pueda aprender alternativas de comportamiento para conseguir aquello que quiere. No ceder no significa ignorar al niño. Podemos mostrarnos firmes al mismo tiempo que acompañamos al niño en este proceso y respetamos sus emociones. Le damos espacio para que exteriorice lo que siente pero estamos a su lado y cuando se calma nos mostramos empáticos pero firmes.
     
  3. Dar ejemplo. Siendo modelos de conducta positiva. Si los niños nos ven reaccionar de manera desmedida cuando no conseguimos algo aprenden de ello, si nos vemos buscando alternativas y reconduciendo esas emociones de manera constructiva, también. Podemos elegir cuál de los dos modelos queremos ser. 
     
  4. Educar en la cultura del esfuerzo. Los niños tienen que aprender que esforzarse es positivo y necesario. Y también que de los errores podemos aprender y continuar intentándolo.
     
  5. No hacerlo todo por él. Es importante que aprenda a ir superando pequeños retos acordes a su edad y capacidades para que se sienta capaz y confíe en sus habilidades.
     
  6. Convertir la frustración en aprendizaje. 
     
  7. Enseñarle técnicas de relajación para que las pueda aplicar en aquellos momentos que se sienta desbordado emocionalmente.
     
  8. Enseñarle a pedir ayuda cuando no consiga las cosas por si mismo después de un tiempo de intentarlo por su cuenta. Muchos niños no saben pedir ayuda de manera adecuada y se frustran mucho cuando intentan hacer algo y no lo consiguen hacer solos. 
     
  9. Reforzarlo positivamente cuando consigue gestionar bien una situación de frustración. 

En resumen, la frustración es un sentimiento que forma parte de la vida y que no podemos evitar sentir pero sí que podemos aprender a gestionarla de manera adecuada, desde niños. 

Profile picture for user redaccion
redaccion

Curso Técnico en Psicología Infantil y Juvenil

El curso CEAC de Psicología Infantil y Juvenil proporciona los conocimientos sobre el desarrollo psicológico en niños y adolescentes que todo profesional de la educación debe conocer para poder ejercer su tarea...

600 Horas

Campus online

Prácticas Profesionales

Solicitar información

Curso Técnico en Educación Especial

El Curso Técnico de Educación Especial te proporciona los conocimientos necesarios para que seas capaz de detectar, evaluar y prevenir los casos que se presenten a niños con necesidades educativas especiales,...

800 Horas

Videotutoriales

Prácticas Profesionales

Solicitar información