factura atutónomo

Cómo facturar sin ser autónomo

redaccion

15-11-2019

Muy a menudo aparece la duda de si podemos facturar sin ser autónomos o si para emitir una factura es indispensable ser autónomos. Es una duda razonable ya que hay varios supuestos que tenemos que tener claros para ver si nos encontramos en un caso u otro.

 

Casos en los que se puede facturar sin ser autónomo 

Como norma general, afirmamos que Hacienda obliga a estar dado de alta como autónomos para poder emitir facturas. Pero, ¿eso es siempre así? ¿no hay ninguna excepción a esa norma? realmente sí. Veamos a continuación cuáles son los supuestos. 

Hay dos supuestos que son los que permiten que podamos emitir una factura sin ser autónomos. Tenemos que tenerlos muy presentes y saber que ambos tienen que ocurrir de forma simultánea. Si no es así, no podemos acogernos a esta excepción. 

 

  • En primer lugar, la excepción se basa en si la persona realiza esa actividad sin que sea su actividad principal y la realiza de forma esporádica, es decir, que no se trata de una actividad recurrente. En este sentido, también es necesario que la persona, en su actividad habitual (no en la que va a emitir esa factura o facturas de forma puntual), tenga un contrato de trabajo y ya esté cotizando. Por lo tanto, una persona que realice una actividad de forma recurrente, que sea su actividad económica habitual y que no disponga de un contrato de trabajo, no podrá emitir dichas facturas sin estar dada de alta en el Régimen Especial para Trabajadores Autónomos (RETA). En caso de tener que realizar este procedimiento se deber gestionar a través de la Seguridad Social.

Muy a menudo, la interpretación de actividad habitual es la que genera dudas. En general se asemeja “actividad habitual” al hecho de que esa actividad se la principal para su medio de vida. Es decir, alguien que realice diversas acciones formativas varias veces al año pero que ello no sea su actividad principal para su sustento, se entiende que no se trata de su actividad habitual.  

 

  • El segundo supuesto clave es que la actividad económica puntual genere unos ingresos menores al salario mínimo interprofesional. Por lo tanto, es importante llevar un control de lo que vamos facturando y estar al día el importe del salario mínimo ya que va evolucionando de forma interanual. En este sentido, este supuesto es de interpretación mucho más clara que el anterior referido a actividad no habitual y no recurrente. 

 

Como facturar sin ser autónomo

Para facturar sin ser autónomo, el primer paso es darte de alta en el censo de empresarios de Hacienda así como en el Impuesto de Actividades Económicas. A través de este procedimiento, informamos a Hacienda de nuestra actividad económica puntual y esta puede llevar un control de nuestros ingresos. Este proceso de alta es gratuito y puedes hacer tanto de forma presencial en cualquier oficina de Hacienda o bien online. 

Además de seguir con este procedimiento de estar dado de alta, también tendremos que tener en cuenta que tendremos que cumplir con las siguientes obligaciones fiscales: presentar las liquidaciones trimestrales de IVA y/o IRPF así como los resúmenes anuales. Podemos hacerlo a través del modelo 303 para el IVA y con el pago fraccionado modelo 130 y/o declaración de la Renta para el IRPF. 

Lógicamente, a pesar de que no sea nuestra actividad habitual, es importante llevar un buen control y asegurar que cumplimos con nuestras obligaciones en este sentido ya que, en caso de no hacerlo, podemos enfrentarnos a multas y recargos que, en función del tiempo que llevemos haciéndolo, pueden llegar a altas cuantías. Es bastante fácil que Hacienda se dé cuenta si no hacemos nuestras respectivas declaraciones ya que las empresas con las que trabajemos sí declararán los trabajos que les hemos prestado, por lo que es bastante probable que Haciendo cruce los datos.  

Una de las dudas que a menudo nos genera cuando emitimos una factura es qué tenemos que aplicar ¿IVA o IRPF?. Esto viene marcado en función de a quién estemos emitiendo dicha factura. En caso de que la factura la emitamos por servicios prestados a una empresa, entonces aplicaremos IPRF. Si por el contrario estamos facturando a un particular, entonces aplicaremos el IVA correspondiente, habitualmente un 21%. 

En el caso de que apliquemos IRPF en nuestra factura, el tipo habitual es un 15%. Este pago a Hacienda representa un pago anticipado, del mismo modo que un trabajador que lo hace por cuenta ajena la empresa le retiene el IRPF y lo ingresa a Hacienda en nombre del trabajador. Un aspecto importante a tener en cuenta es que si más del 70% de las facturas que emitimos sin ser autónomos son con IRPF, estamos exentos de realizar declaraciones trimestrales ya que podemos hacerlo todo de una vez en la declaración anual de la Renta. 

 

¿Realizas facturas sin ser autónomo? ¿Te ha servido este artículo?

Profile picture for user redaccion
redaccion

FP de Grado Medio en Gestión Administrativa

en FP de Grado Medio / Empresariales

El ciclo de FP de Grado Medio de Gestión Administrativa es la formación que genera más contratos anualmente. Más de 200.000 personas que han cursado este ciclo de FP consiguen empleo cada año.

1.300 Horas

Software Sage50 Cloud

Prácticas Profesionales

Solicitar información

FP de Grado Superior en Administración y Finanzas

en FP de Grado Superior / Empresariales

El ciclo de FP de Grado Superior en Administración y Finanzas genera cada año más de 140.000 contratos de profesionales cualificados.

1.350 Horas

Software Sage50 Cloud

Prácticas Profesionales

Solicitar información