Como fomentar una correcta higiene dental en adultos y niños

Como fomentar una correcta higiene dental en adultos y niños

Laura Garbayo

09-01-2017

Actualmente todos somos conscientes de la importancia de mantener una correcta higiene dental. El correcto cuidado de nuestros dientes, no sólo proporciona una bonita sonrisa, si no que garantiza una salud dental que hará que nuestro dientes y estén limpios y fuertes.

La OMS  (Organización Mundial de la Salud), explica que la salud bucodental, es fundamental para gozar de una buena salud y una buena calidad de vida, se puede definir como la ausencia de dolor orofacial, cáncer de boca o de garganta, infecciones y llagas bucales, enfermedades periodontales (de las encías), caries, pérdida de dientes y otras enfermedades y trastornos que limitan en la persona afectada la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar, al tiempo que repercuten en su bienestar psicosocial.

Esta misma organización aporta datos tan interesantes como:

  • El 60%-90% de los escolares y casi el 100% de los adultos tienen caries dental en todo el mundo.

  • Las caries dentales pueden prevenirse manteniendo de forma constante una baja concentración de fluoruro en la cavidad bucal.

  • Las enfermedades periodontales graves, que pueden desembocar en la pérdida de dientes, afectan a un 15%-20% de los adultos de edad media (35-44 años).

  • Alrededor del 30% de la población mundial con edades comprendidas entre los 65 y los 74 años no tiene dientes naturales.

  • Las dolencias bucodentales, tanto en niños como en adultos, tienden a ser más frecuentes entre los grupos pobres y desfavorecidos.

  • Son factores de riesgo para el padecimiento de enfermedades bucodentales, entre otros, la mala alimentación, el tabaquismo, el consumo nocivo de alcohol y la falta de higiene bucodental, aunque existen también diversos determinantes sociales.

Vistos los datos aportados, podemos plantearnos unas buenas pautas para mantener nuestra boca limpia, sana y fuerte. Estas buenas prácticas se adquieren desde las edades más tempranas. En un primer momento, son los padres los encargados de limpiar encías y dientes de los más pequeños de la casa. Con el paso del tiempo, los niños crecen y han de ir adquiriendo conciencia de los buenos hábitos de higiene bucodental. Una vez llegamos a la edad adulta, estos hábitos han de estar presentes de manera diaria.

Hablemos de las posibles consecuencias de no llevar un cuidado diario de nuestros dientes y encías. Es importante tener en cuenta que después de las comidas, los restos quedan escondidos entre los dientes, llamando así la atención de varios microorganismos que acudirán rápidamente a “por su comida”. Esto da lugar a que se forme la famosa placa bacteriana, y es ésta la principal causante de las caries, destrucción del esmalte, gingivitis (encías sangrantes, inflamadas y enrojecidas), a enfermedades periodontales (enfermedades que afectan a los tejidos de soporte dental) e incluso a pérdida de piezas dentales). Llegados a este punto, nos preguntaremos por un término “famoso” en el mundo de la odontología: el sarro. El sarro es una sustancia amarillenta de naturaleza calcárea que se adhiere al esmalte de los dientes y forma una costra. Esto es otra de las posibles consecuencias que se pueden sufrir si no se lleva a cabo una buena higiene bucal.

Es en este momento, una vez concienciados de las diferentes patologías que nos pueden ocurrir si no cuidamos nuestros dientes, cuando vamos a hablar sobre los consejos y hábitos saludables de higiene dental.

  • Cepillar los dientes mínimo tres veces al día. Lo ideal es después de cada comida, con movimientos suaves y cortos, teniendo especial atención con los dientes posteriores, las encías y la lengua. Y es que la lengua es la gran olvidada a la hora de realizar el cepillado, y es en ésta donde se acumulan gran parte de las bacterias.

  • Renovar el cepillo de dientes cada tres meses aproximadamente, ya que su uso continuado hace que el cepillado no sea igual de eficaz.

  • Uso del hilo dental. Es muy importante porque se llega a las zonas que el cepillo no puede, eliminando la placa bacteriana.  De ese modo se previenen caries interdentales.

  • Realizar enjuagues bucales con colutorios. De ese modo se reduce el volumen de la placa y se pueden evitar infecciones a largo plazo. Los colutorios llegan a los sitios más recónditos a los  que el cepillo y el hilo dental no han llegado.

  • Las limpiezas dentales profesional están recomendadas una vez al año, ya que permiten eliminar la placa y el sarro localizado en el esmalte de los dientes. De este modo también prevenimos enfermedades periodontales.

  • No menos importante es el cuidado de nuestra alimentación. Los alimentos ricos en calcio, las verduras y alimentos de fácil masticación ayudan a mantener fuertes los dientes. Por otro lado, hay que evitar alimentos ricos en azúcares.

  • Visitas periódicas al dentista, quien realice revisiones periódicas y esté al día de nuestra salud dental.

Prevenir es mejor que curar, y como se ha mencionado anteriormente, es fundamental cuidar nuestra boca desde edades tempranas y así, evitar posibles complicaciones en un futuro. ¿Os animáis a mantener una bonita sonrisa?

Curso relacionado: Higiene Bucodental

Profile picture for user Laura Garbayo
Laura Garbayo

Laura Garbayo Hermoso. Licenciada en Bioquímica, Diplomada en Enfermería. Máster en Enfermería Escolar y Máster en Urgencias.
Durante mis más de cinco años de ejercicio como enfermera en el servicio de urgencias del Hospital de Barcelona, he procurado no abandonar mi otra vocación profesional, la docencia, la cual vengo desempeñando desde el año 2004. De este modo tengo  la oportunidad de aunar mis dos perfiles profesionales, por los que siento absoluta devoción.