Sistema inmunitario

¿Cómo funciona nuestro sistema inmunitario?

Jose Carlos Saz

03-12-2020

El sistema inmunitario de una persona viene a ser su sistema de defensa ante los virus, bacterias y otros microorganismos que intentan colonizarnos a diario, un claro ejemplo que vivimos es el virus del COVID-19, donde nuestro sistema inmunitario no es eficaz para defendernos a nuestro organismo del virus.

¿Cómo funciona nuestro sistema inmunitario?

A través de una reacción bien organizada, tu cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden. El sistema inmunitario está formado por una red de órganos, tejidos, células y sustancias específicas, es capaz de reconocer millones de microbios diferentes y de destruir con eficacia los cuerpos extraños que lleguen a nuestro organismo.

En nuestro organismo aparecen unas partículas llamadas antígenos, que nos dan una señal de alarma de que algo ajeno al organismo, está intentando colonizarnos. Desencadenando una formación de anticuerpos y causar una respuesta inmunitaria, para no ser colonizados.

Un antígeno es cualquier sustancia que haga que el cuerpo produzca una respuesta inmunitaria contra ella. Los antígenos incluyen toxinas, sustancias químicas, bacterias, virus u otras sustancias de fuera del cuerpo. Estos antígenos también se pueden usar como marcadores en pruebas de laboratorio para identificar esos tejidos o células, como es el caso de la prueba de antígenos del COVID-19.

Cuando nuestro sistema inmunitario reacciona ante una infección, se da una respuesta que conocemos como inflamación, producida por el desplazamiento de los glóbulos blancos -nuestras células defensoras- hasta el punto del organismo en el que están actuando los microorganismos infecciosos. 

Estos glóbulos blancos pueden ser de varios tipos y cada uno ataca al patógeno de una manera distinta. En general, ante la presencia de sustancias desconocidas, los glóbulos blancos se desplazarán de manera coordinada a través de los vasos sanguíneos y linfáticos a la parte del cuerpo afectada con el fin de combatir la amenaza.

En concreto, uno de estos tipos de glóbulos blancos fabrica anticuerpos específicos para combatir los antígenos. Una vez superada la infección, y cuando se produce un segundo contacto, nuestro sistema inmunitario es capaz de reconocer esos agentes que nos habían atacado con anterioridad. Esto se llama memoria inmunitaria: los glóbulos blancos que recuerdan ese patógeno en concreto producen más rápido, en más cantidad y de mejor calidad los anticuerpos específicos que se requieren. Si aparece el mismo agente infeccioso estaremos preparados para combatirlo y nuestro sistema inmune dará una respuesta mucho más inmediata y eficaz.

Los glóbulos blancos, también ayudan a eliminar los residuos y desechos de nuestros tejidos.

Se producen y se almacenan en la médula ósea y salen a la sangre para defendernos cuando el organismo lo necesita.

La cifra normal de glóbulos blancos es de 5000 a 10000 por milímetro cubico.

Existen 5 tipos de glóbulos blancos:

  • Neutrofilos 
  • Linfocitos 
  • Monocitos 
  • Eosinofilos
  • Basofilos

Existen 2 tipos de inmunidad de nuestro organismo:

  • Inmunidad innata, que es la inmunidad congénita y no necesita del aprendizaje que se obtiene tras entrar en contacto con un invasor. 

Por lo tanto, proporciona una respuesta inmediata a los invasores. Sin embargo, los componentes de este tipo de inmunidad tratan a todos los invasores de la misma forma. Reconocen solo un número limitado de moléculas de identificación (antígenos) en los invasores, aunque estos antígenos están presentes en muchos invasores diferentes.

  • Inmunidad adquirida, es la inmunidad que se aprende, el proceso de aprendizaje comienza cuando el sistema inmunológico de la persona encuentra a invasores extranjeros y reconoce sustancias no naturales (antígenos). Seguidamente, los componentes de la inmunidad adquirida aprenden la mejor forma de atacar a cada antígeno y comienzan a desarrollar una memoria respecto a ese antígeno.

Por todo esto es importante reforzar nuestro sistema inmunitario, a través de regular nuestra dieta, favorecer el descanso y aumentar nuestra vitamina D, exponiéndonos al sol.

Debemos de favorecer el ejercicio y evitar la vida sedentaria, así como una higiene corporal adecuada.

Ahora que sabemos que nuestro sistema inmunitario es nuestro escudo de defensa para luchar a todos los patógenos que nos quieren invadir, debemos cuidarnos y aumentarlo, ya que si tu sistema inmunitario está sano, tu escudo será mayor.

Profile picture for user Jose Carlos Saz
Jose Carlos Saz

Diplomado en Enfermería por la Universidad Autónoma de Barcelona(UAB), Diplomatura de Postgrado en Enfermería Psiquiátrica y Salud Mental en UB, Diplomatura de  Postgrado en Psicogeriatría en UAB , Enfermero Especialista en Salud Mental otorgado por Ministerio de Educación, Profesor de CEAC en el área de Salud.

FP de Grado Medio en Auxiliar de Enfermería

en FP de Grado Medio / Salud

Fórmate ahora como Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería para ejercer la profesión que siempre has querido tener y que se te abran las puertas al mercado laboral.

1.300 Horas

App 360 anatomía

Prácticas Profesionales

Solicitar información

FP de Grado Superior de Laboratorio Clínico y Biomédico

Prepárate para obtener el título de Técnico Superior en Laboratorio Clínico y Biomédico que te proporciona los conocimientos y técnicas necesarias para que puedas ejercer una profesión que, en la actualidad...

1.300 Horas

Prácticas Profesionales

App 360 anatomía

Solicitar información