Cómo preparar los mejores menús navideños sin subir de peso

Cómo preparar los mejores menús navideños sin subir de peso

Noemí Ojeda

13-12-2017

Si aún no has pensado tu próximo menú navideño, estás a tiempo de seguir cuidándote. La Navidad casi siempre (o siempre) es sinónimo de excesos pero también es por falta de costumbre.  ¿O es que acaso no puede prepararse un excelente menú para estas fiestas sin pasarnos con las calorías, las grasas y el azúcar?

Pero no sólo las calorías son el motivo de cambiar el chip en la elaboración de los tradicionales platos para las fiestas navideñas, también el equilibrio nutricional. A menudo abusamos en estas comilonas de grasas y dulces que son los tipos de alimentos menos recomendados y olvidamos esenciales como frutas y verduras, farináceos integrales o carnes y pescados magros. Buscaremos de este modo huir de las famosas “calorías vacías”, apostando por una mejor alimentación también en ocasiones especiales.

Veamos algunos ejemplos:

  • Aperitivos:

Antes de cada comida navideña nos gusta empezar a picar mientras charlamos y nos ponemos al día con los que hace más tiempo que no vemos. Por ello, dejando a un lado los fritos y refinados, apostaremos por unos entrantes tan saludables como apetitosos.

Cebiche de berberechos: este plato lo podemos preparar con unas latas de berberechos en conserva,  un poco de cebolla morada, aguacate, unas gotas de lima y unas gotas de limón, y, si quieres darle el toque peruano auténtico, unas hojas de cilantro que darán el toque más fresco a tu entrante. Este plato es rico en vitamina C, hierro y proteínas y muy sencillo de hacer.

Bruschettas de Camembert y uvas al horno, ricas en fibra y calcio, y facilísimas de preparar. Ponemos unos trozos de queso Camembert y unas uvas pinchadas aleatoriamente en un palillo grande y lo horneamos unos minutos hasta que el queso se dore.

Ensalada de Burrata con tomate cherry, piñones y hojas de albahaca. Un plato fresco y sencillo que puede prepararse tanto frío como templado y que no dejará a nadie indiferente

  • Entrantes:

Como entrantes puedes elegir una sopa clásica de cualquier variante o una crema de zanahoria, calabaza y boniato; o una de calabacín, puerro y cebolletas tiernas. Quedarás como un@ verdader@ chef si le das un toque crocante con frutos secos o le pones como detalle una flor comestible.

  • Plato principal y guarnición:

Como plato principal puedes elegir entre una clásica carne pero trata de elegir una carne magra como el conejo, el pollo o el pavo; o un pescado. En el segundo caso, opta mejor por un pescado blanco rico en proteínas. La sepia o el calamar pueden ser opciones con las que experimentar nuevos paltos.

Puedes rellenar tus platos con fruta deshidratada como unos higos o unos dátiles, o hacer una salsa sólo con la reducción de zumo de frutas y frutos secos. Natural y delicioso.

Un ejemplo de receta podría ser unas pechugas de pollo rellenas de higos con una picada de pistachos para aportarles un toque más crujiente y de color a tu plato; o una pularda al horno con col braseada con manzana, castañas y naranja, donde aportaremos fibra, vitamina C y mucho potasio y evitaremos salsas industriales y procesamientos que empobrezcan la calidad de nuestras obras culinarias.

Por último y no menos importante, dado que son la estrella de cada celebración, hay sitio para el postre.

  • Postre: 

Para cerrar nuestro menú saludable con algunos dulces sin muchas calorías, proponemos piña natural, típica e ideal para bajar una comida algo más abultada de lo habitual con un mayor número de platos, pero que aporta su toque dulce y que podemos personalizar con un toque de canela y jengibre o acompañar con una mermelada casera de frutos rojos que sumarán fibra, vitaminas y minerales al postre.

También resultan una buena opción los sorbetes sin alcohol, como el de limón con hierbabuena o el de naranja con anís estrellado. Fáciles y muy digestivos, nos dejarán un sabor de boca excepcional y aportarán un toque final a nuestra mesa que sorprenderá a nuestros invitados.

Aunque todas estas preparaciones parezcan elaboradas y excepcionales, nada más lejos de la propia realidad consistente en horas y horas en la cocina y ¿qué mejor que cuidarse por dentro mientras estamos tratando de cuidar nuestra figura?

La importancia de la alimentación no radica en el peso que se consigue a través de ella sino en el estado de salud que nos ayuda a conseguir.  Una buena alimentación, sana y equilibrada,  y unos buenos hábitos alimentarios, son la base de un buen estado de salud. No olvides cuidarte cada día, sin excepción de la fiesta que se celebre. Súmate a ella con preparaciones que te cuiden tanto por dentro como por fuera y te ayuden a sentirte mejor. Tu figura te lo agradecerá, pero tu cuerpo y tu salud, mucho más. 

Curso relacionado: FP de Grado Superior de Técnico Superior en Dietética

Profile picture for user Noemí Ojeda
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."