Cómo protegerse frente al sol comiendo sano

Cómo protegerse frente al sol comiendo sano

Noemí Ojeda

26-07-2017

El verdadero secreto de una piel bonita comienza con una buena alimentación, rica en nutrientes y antioxidantes que la protejan y la mimen. Frutas, verduras, aceites vegetales y la dosis correcta de sol son la clave, y todos son, además, los protagonistas del verano. Sin olvidarnos del agua, principal elemento para mantener nuestras capas de dermis hidratadas y a punto para dejarnos broncear por el sol.

Llega el verano y queremos combatir nuestro color blanco con una exposición directa al sol, incluso en algunos casos deseamos tanto alcanzar el color bronceado en nuestra piel que estamos dispuestos a darnos unos buenos baños con baja protección. ¿Es correcta esta práctica?,

¿Qué debemos tener en cuenta para lucir resplandecientemente dorados sin peligro?

La respuesta, como casi siempre, está en la alimentación. Es muy frecuente el uso de zanahorias y tomates para mejorar el bronceado de la piel pero no siempre sabemos qué contienen estos vegetales que los hacen tan especial. Estos alimentos, al igual que otros que mencionaremos a continuación, tienen su efecto protector residiendo en una molécula llamada betacaroteno que será la clave para nuestro bronceado y la salud de nuestra piel.

El betacaroteno es una molécula que siempre acude a nuestra mente cuando pensamos en bronceado y alimentación, pero, ¿sabemos realmente qué es?

Es un pigmento precursor de la vitamina A, que actúa acelerando el bronceado para favorecer la síntesis de melanina, que a su vez actuará como filtro natural de los rayos ultravioletas del sol y nos proporcionará el deseado bronceado. Podemos encontrarlo en vegetales de color anaranjado, rojo o verde como zanahorias, remolacha, tomate, pimiento y albaricoques.

Además, presente en casi los mismos alimentos, el segundo aliado para proteger tu piel de los rayos del sol es la vitamina C, potente antioxidante que protege las células frente a la acción de los radicales libres. Se encuentra sobre todo en los cítricos y el pimiento verde. 

La vitamina E es uno de los antioxidantes más potentes de nuestra alimentación, a la que se le atribuye un especial papel cicatrizante. Por estas propiedades, nos valdremos de ella para proteger la piel de la exposición al sol y tratar las posibles quemaduras solares. En la alimentación cotidiana, está presente en el aguacate, las almendras, el aceite de oliva, y los vegetales de hoja verde.

Además, para mantener nuestra piel correctamente hidratada, nada que mejor que un aporte adecuado de agua, que permita el cuidado y la elasticidad de todas sus capas dérmicas.

El omega – 3 también juega un papel fundamental en nuestro bronceado. Este ácido graso esencial es necesario también para el mantenimiento del buen estado de la piel y broncearse con salud, ya que combate su sequedad y deshidratación. No olvides tomar este verano pescado azul, marisco, nueces, semillas de lino, coliflor, coles de Bruselas, espinacas y fresas.  

Curso relacionado: FP Técnico Superior en Dietética

Profile picture for user Noemí Ojeda
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."