Clasificación vinos

¿Cómo se clasifican los vinos?

redaccion

04-03-2021

No hace mucho tiempo, fuí a una vinoteca que, hasta ese momento, no conocía a comprar un determinado vino blanco. Era un establecimiento enorme, con infinidad de pasillos de estanterías repletas de todo tipo de vinos. Lo que me sorprendió era el criterio, o mejor dicho, los criterios con los que estaban dispuestos los vinos. Por un momento pensé si esa disposición de los vinos ayudaba o confundía al cliente, ya que un mismo vino te lo podías encontrar en distintos pasillos dependiendo del criterio con el que se habían ordenado.

Este hecho me hizo reflexionar sobre las distintas formas de clasificar los vinos, ya que en la actualidad, podemos encontrar prácticamente en cualquier establecimiento una infinidad de vinos diferentes que si no responden a una clara clasificación, pueden entorpecer más que ayudarnos.

Veamos cómo se clasifican los vinos

De la infinidad de criterios y sus posibles combinaciones, citaré las que considero que para el aficionado pueden ser las más adecuadas.

Clasificación por color

Posiblemente, la clasificación más básica para los menos entendidos es el criterio del color, aunque para ser más exactos deberíamos decir por la forma de prensado, ya que según cómo se haga obtendremos un color u otro.

  • Tintos

Se obtiene este color prensando uvas negras y dejando fermentar el mosto con sus hollejos y raspones. Cuanto más tiempo estén en contacto mosto y hollejos, más intenso será el color.

  • Rosados

Se obtienen también partiendo de uvas negras cuyo mosto empieza a fermentar con los hollejos, pero se les retiran al poco tiempo, no permitiendo que una maceración larga. 

  • Blancos

Se consigue este color partiendo de uvas blancas o negras, pero no permitiendo el contacto entre hollejos y raspas y el mosto. El filtrado debe ser inmediato.

Clasificación por la edad del vino

Los enólogos, en función del tipo de uva, de la cosecha y de los criterios comerciales de la bodega, elaboran vinos para ser consumidos en el plazo de menos de un año. Están elaborados para su consumo en fresco, son vinos jóvenes, por el contrario, hay otros vinos que se elaboran para que mejoren con el paso del tiempo, envejeciendo en barrica y en botella. Es muy difícil que un vino pueda llegar a mejorar durante más de 20 años. A partir de esa edad, los vinos empiezan a perder cualidades. Cada denominación de origen tiene sus propios criterios, pero, por lo general, podríamos clasificar los vinos por la edad de la siguiente manera:

  • Crianza

Tienen esta denominación los vinos tintos que hayan permanecido 3 meses en barrica y 6 en botella antes de su comercialización.

  • Reserva

Son aquellos que salen al mercado tras permanecer los blancos y rosados 6 meses en barrica y 18 en botella, mientras que los tintos deberán cumplir un ciclo de 12 meses en barrica y 36 en botella.

  • Gran Reserva

Tendrán la denominación de Gran Reserva los vinos blancos que envejezcan durante 6 meses en barrica y 30 en botella, por su parte, los tintos deberán permanecer 24 meses en barrica y 36 en botella antes de su puesta en mercado.

Clasificación por grado alcohólico

  • Tintos

Se clasifican en vinos con alcohol añadido, encontrándonos con los amontillados, los finos y los vinos de Jerez, con un grado alcohólico entre 15 y 23, y los vinos cuyo grado deriva de la propia uva, oscilando entre los 8 y los 14 grados.

  • Blancos

Nos encontramos con los ligeros cuyo grado oscila entre los 8 y los 11 grados como, por ejemplo los Chacolís o los Ribeiros y los blancos con cuerpo cuyo grado está entre los 12 y los 14 grados.

Clasificación según el azúcar residual

Durante la fermentación, los azúcares se convierten en alcohol, sin embargo hay un porcentaje de estos azúcares que no se transforman y permanecen como tales, según la cantidad residual nos encontramos con la siguiente clasificación:

  • Secos. Los que tienen menos de 5 gr. de azúcar por litro de vino.
  • Semiseco. Contiene entre 5 y 30 gr. de azúcar por litro.
  • Semidulce. Los que tienen entre 30 y 50º gr de azúcar por litro.
  • Dulce. Serán todos aquellos vinos que tienen más de 50 gr. por litro de vino.

 

De todas formas, no es tan sencillo, y todas las clasificaciones están llenas de matices y variaciones ya sean por criterios de las Denominaciones de Origen o por los criterios comerciales de las distintas bodegas y productores. Lo normal es que se mezclen varios de estos criterios en cada clasificación.

En definitiva, como hemos visto, existen unos criterios aceptados y utilizados por, prácticamente, todo el sector, pero existen otras formas de clasificar los vinos, ya sea por comarcas, por bodegas, por D.O. o por la forma de elaboración, e incluso por procedencia ya sea nacional o internacional. ¿Alguien se anima a realizar su particular clasificación?

Curso Técnico en Enología y Sommelier

en Formación Técnica / Turismo y Hostelería

Existen más de 4000 bodegas, que emplean a miles de personas en diferentes funciones, departamentos y empresas del proceso de producción, desde el cultivo hasta la distribución y venta.

800 Horas

Prácticas Profesionales

Campus online

Solicitar información