Cómo se monta una empresa de venta online

Cómo se monta una empresa de venta online

Carlos Guillén Burguillos

07-12-2017

Aprende a vender tus productos por Internet en seis pasos

Muchas personas se cuestionan en algún momento de su vida si montar un negocio o no. Esto siempre ha supuesto afrontar una importante inversión y poner en riesgo más cosas de las que se deberían. Pero con la llegada de Internet se llevan a cabo nuevas prácticas de venta online que permiten afrontar una inversión mucho menor y minimizar el riesgo al máximo (aunque el riesgo siempre existe). Puede que nos ahorremos alquilar un local con todo lo que comporta, licencias y permisos, contratar personal… Lo podemos hacer prácticamente todo desde casa y arriesgando menos dinero. Veamos cómo se monta una empresa de venta online.

Primer paso: elige el producto

Lo primero que tenemos que decidir es qué producto vamos a vender. Puede que hayamos encontrado un producto muy bueno en una tienda de barrio al lado de casa que decidimos ponerlo al alcance de todo el mundo mediante nuestro negocio de venta online. También pudiera ser que tengamos ya una tienda de lo que sea y queramos vender ahora nuestros productos por Internet. Hay gente que hace manualidades y las vende, o personas que inventan un nuevo producto y lo quieren poner al alcance de un solo clic. Las alternativas son muy diversas.

Segundo paso: decide el precio

Si ya sabemos qué queremos vender, marquemos un precio. Pensemos también en posibles packs o descuentos. No hay que olvidar la personalización de los productos, cada vez más de moda, y qué repercusión de precio tendría ésta. Decidamos los costes de envío que vamos a cobrar o si los incluimos ya en el precio final del producto. Para calcular el precio de venta nos tenemos que basar en los costes que estamos incurriendo, pero nunca hay que perder de vista que Internet es un mercado en el que la información está más accesible, con lo que tendremos que estar atentos de los precios de la competencia, porque para los internautas es muy fácil comparar precios y quedarse con el más bajo.

Tercer paso: elige proveedor de comercio

El siguiente paso es elegir la plataforma mediante la que quieres vender tu producto. Básicamente hay dos modelos. El primero, más práctico y sencillo, es realizar las ventas mediante un sistema que ya se dedique a vender, como Amazon, Ebay, Alibaba o Rakuten. Si se trata de comida también puedes recurrir a plataformas como Just Eat. Es la manera más sencilla porque simplemente pagarás un porcentaje de tus ventas al proveedor. El mayor inconveniente es que no puedes personalizar el diseño de la página de ventas, y la imagen es muy importante en los tiempos que corren. Tu producto asumirá la imagen de la plataforma que elijas y este hecho despersonaliza completamente tu negocio. No quiero decir que no vaya a salir bien, pero hay que valorar si nos conviene o no. Hay productos que se venden muy bien en estas plataformas y funcionan mejor que si tuvieran su propia plataforma de ventas.

Por otro lado, podemos optar por la versión más cara y, a la vez, personalizada. Se trata de pagar a una empresa para que nos monte una página web de venta online siguiendo nuestra imagen corporativa y ofreciendo todas las opciones que nosotros decidamos. La ventaja clara es que controlamos la imagen del producto y el inconveniente mayor es el gasto. A esta empresa le tendremos que pagar el montaje de la página y, posteriormente, el mantenimiento de la tienda online en la mayoría de casos.

Cuarto paso: diseña la imagen corporativa

Si aprovechamos un negocio presencial que ya funcionaba, podemos utilizar la misma imagen o una adaptada. Si creamos un negocio nuevo, tenemos que buscar el diseño que mejor se adecúe a nuestro producto. Para establecer el mejor diseño posible, lo primero que tenemos que saber es el público objetivo al que nos dirigimos. Tenemos que definir quién comprará y quién utilizará nuestro producto. Esto incluye también el nombre comercial de nuestro producto.

Quinto paso: hacer cuentas

Antes de tirar adelante definitivamente el proyecto es necesario estudiar la viabilidad económica. Este paso se tiene que llevar a cabo de forma paralela a todos los otros, porque si en algún momento no vemos clara la salida económica, más vale no contratar, por ejemplo, la empresa que nos ofrecerá la venta online.

Se trata de valorar los costes de montar la página web, del diseño, de fabricación de los productos, de las tasas, de las aduanas, del personal… Y también el riesgo de tener stock o qué pasaría si vendemos muy poco o nada.

Sexto paso: trámites burocráticos

Si finalmente decidimos montar nuestro negocio de venta online tendremos que legalizar todo el proceso. Si ya tenemos un negocio será mucho más fácil y, si no, tendremos que consultar a un gestor sobre los pasos que tenemos que llevar a cabo ante el Registro Mercantil, Hacienda, la Seguridad Social y el Ayuntamiento.

Si tienes claro que quieres montar un negocio de venta online, ten en cuenta también que tendrás que dedicarte a promocionar el producto por diferentes vías, como por ejemplo anuncios en Google, banners y, cómo no, por las redes sociales.

Parece que montar un negocio por Internet sea fácil, pero requiere trámites legales, contactar con proveedores, conseguir los productos, establecer la forma de hacer llegar el producto a los clientes, etc. Eso sí, y volviendo al argumento del principio, es la mejor manera de empezar a montar empresas. Hacerlo por Internet te facilita que puedas trabajar desde casa sin incurrir en gastos de local, y no requiere que dediques toda tu jornada porque lo puedes combinar con otras actividades económicas.

¿Te gustaría montar una empresa de venta online? ¿De qué producto se trataría? ¿A quién le venderías?

Curso relacionado: FP de Grado Superior de Técnico Superior en Administración y Finanzas

Profile picture for user Carlos Guillén Burguillos
Carlos Guillén Burguillos

Licenciado en ADE y en Economía. Máster en Educación y TIC. Profesor del área de empresa en varios centros. Impulsor de nuevos negocios. Apasionado del deporte, la música y la lectura.