Cómo tratar en casa las quemaduras de los niños

Cómo tratar en casa las quemaduras de los niños

13-03-2019

En el post de esta semana, os quiero hablar sobre cómo tratar en casa las quemaduras de los niños, seguro que, en vuestra infancia, habéis sufrido una quemadura casera leve, y vuestros padres os han ayudado a curarla e incluso a prevenirla.

Yo recuerdo, con 8 años de edad, ir a coger una chocolatina a la cocina y sin darme cuenta, quemarme con una olla, que mi madre había dejado en el mármol, recuerdo, solo tocarla, como me invadió el dolor en mi mano y porqué no decirlo, llore como una magdalena, lo primero que hizo mi madre, es ponerme la mano bajo el grifo de la cocina con agua fría, siempre me he preguntado, ¿cómo es que mi madre que no tiene conocimientos médicos reacciono así?

Pues muy sencillo, siempre se ha dicho que si te quemas con algo y no hay llama de fuego, lo primero que has de hacer es colocarla bajo el agua a unos 22ºC, nunca helada, para evitar que la quemadura se propague mucho más por tu piel, así como para disminuir el dolor.

También recuerdo que mi madre, me dio paracetamol jarabe, para el dolor, ya que cuando saqué la mano del agua del grifo, empecé a notar dolor, mi madre me dijo que había tenido suerte, ya que, si hubiera llevado manga larga, se me podría haber pegado la ropa a la piel, y claro, ella me explicó que nunca hay que quitar la ropa pegada a la piel en una quemadura, sino arrastraremos la piel y la herida sería más grande y me dolería más. Seguidamente, me tapo la quemadura con una gasa y una venda.

Luego me entere que la Organización Mundial de la Salud (OMS), asegura que casi el 75% de las quemaduras en los niños pequeños son por líquidos calientes o vapor. Otro 20% se consideran quemaduras de "contacto" que resultan por tocar un objeto caliente como una plancha de ropa o un aparato para el cabello, que es lo que me pasó a mí con la olla de mi madre.

Entonces, pensando, me di cuenta que mi madre siguió unas reglas básicas ante mi quemadura:

  1. Colocar la zona quemada bajo agua, a una temperatura de unos 22º, nunca helada.
  2. Administrar un antiinflamatorio vía oral, para el dolor
  3. Nunca retirar la ropa pegada a la piel quemada.
  4. Tapar la quemadura, para evitar que se infecte.

Mi caso fue ante una quemadura leve y pequeña, las que se llaman quemadura de primer grado, seguro que mi madre no sabría decir los tipos de quemaduras que existen y que gravedad pueden tener, pero su instinto maternal le hizo reaccionar de una manera adecuada y acertada.

Las quemaduras se clasifican como de primero, segundo y tercer grado, dependiendo de qué tan profundo y con qué severidad penetran la superficie de la piel.

Quemaduras de primer grado (superficiales) 

Las quemaduras de primer grado afectan únicamente la epidermis, o capa externa de la piel. El sitio de la quemadura es rojo, doloroso, seco y sin ampollas. Las quemaduras leves del sol son un ejemplo. Es raro el daño de largo plazo al tejido y generalmente consiste de un aumento o disminución del color de la piel.

Quemaduras de segundo grado (espesor parcial) 

Las quemaduras de segundo grado involucran la epidermis y parte de la capa de la dermis de la piel. El sitio de la quemadura se ve rojo, con ampollas y puede estar inflamado y ser doloroso.

Quemaduras de tercer grado (espesor total) 

Las quemaduras de tercer grado destruyen la epidermis y dermis y pueden dañar el tejido subcutáneo. La quemadura puede verse blanca o carbonizada

Quemaduras de cuarto grado.

Las quemaduras de cuarto grado también dañan los huesos, músculos y tendones subyacentes. No hay sensación en el área, ya que las terminales nerviosas han sido destruidas. 

Por lo que, aseguro que mi quemadura, fue de primer grado, ya que, gracias a la actuación de mi madre, no me salió ni ampolla, solo se puso la zona roja, durante unos días.

Mi madre ya me advirtió que, si me salía una ampolla, teníamos que ir a mi médico, para que valorara si era necesario ponerme una crema antibiótica en la zona quemada unos días, pero no fue necesario.

Con los años, me he informado sobre cómo tratar una quemadura casera y he leído que aparte de colocar la zona quemada bajo el grifo, mi madre también podría haber puesto vinagre diluido sobre la quemadura, aunque el instinto te hace utilizar el agua del grifo.

Es necesario mantener la calma ante un accidente casero, como pudo ser una quemadura, no ponernos nerviosos ya que si no podemos cometer una negligencia sin querer.

Ahora que ya sabéis cómo actuar ante una quemadura casera de un niño, espero que sepáis actuar de forma calmada y eficaz, como hizo mi madre.

Profile picture for user

FP de Grado Medio en Auxiliar de Enfermería

Fórmate ahora como Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería para ejercer la profesión que siempre has querido tener y que se te abran las puertas al mercado laboral.

1.300 Horas

App 360 anatomía

Prácticas Profesionales

Solicitar información