Cómo vivir aquí y ahora

CEAC Blog

10-02-2015

Hoy toca blog relacionado con la Psicología y, si habéis ido siguiendo los últimos temas de los que he hablado, veréis que este tendrá su coherencia con los anteriores.

Hablé de aquellas personas que rumian demasiado, de cuáles eran los comecocos más frecuentes, del estrés en el trabajo que puede producir depresión a largo plazo y también de aquellas situaciones en las que muchos nos habremos encontrado más de una vez, tropezar con la misma piedra una y otra vez.

¿Cuál es el factor común en todos estos temas? que nos desconectan del presente, de lo que estamos haciendo aquí... y ahora. Nuestra mente nos secuestra llena de pensamientos y preocupaciones que muchas veces resultan inútiles y nos alejan de lo que realmente importa, lo que podemos estar haciendo ahora y que tiene un impacto clave en nuestro futuro.

conciencia

Con este artículo, pretendo desconectar un poco tu "piloto automático" y traer más consciencia a tu vida, más atención plena, en todo lo que haces.

La atención plena consiste en ser consciente de cada instante que se vive y, no sólo eso, también ser capaz de darse cuenta cuando nos hemos ido (pensando lo que deberíamos haber hecho, podríamos estar haciendo o debemos hacer) para volver a traer nuestra atención al presente, a nuestros sentidos.

Es, como mucho sabréis, una forma de meditación desarrollada originalmente en las tradiciones budistas de Asia.

¿Para qué nos sirve desarrollar la atención plena?

Gran parte del estrés que sufrimos proviene de un sentimiento de amenaza a veces inconsciente: tememos perder el control sobre nuestro trabajo, pareja, economía, familia, etc. Y, precisamente, el intentar tenerlo todo bajo control es lo que dispara nuestros miedos e inseguridades. Y es un esfuerzo completamente inútil.  Inevitablemente, prácticamente nada está bajo nuestro control.

Ser conscientes nos ayuda a desarrollar nuestra capacidad para relajarnos, prestar atención, adquirir consciencia y tener una visión profunda de lo que sucede, tanto a nuestro alrededor como dentro de nosotros mismos. Y nos da mucha más libertad de elección.

¿Cómo lo hago?

mindfulness

Si bien es cierto que todos disponemos de esa capacidad, estamos muy desentrenados y es algo que requiere práctica constante, para ir aumentando cada vez nuestro nivel de consciencia. Es importante tener paciencia y compromiso.

Es necesario intentar no emitir juicios, intenta ser un testigo imparcial de todo lo que te rodea y si al principio  no puedes evitarlo, intenta cazarte a ti mismo poniendo juicios y etiquetas. Te darás cuenta como lo haces mucho más de lo que realmente te gustaría.

Intenta mantenerte siempre con la mente de un principiante, que lo que sepas o crees saber no te condicione.

Por último, es básica la aceptación. Es necesario entender la vida como es, como ocurre (que no tiene por qué ser como te gustaría). No es resignación, es renunciar a que tu criterio esté por encima de todo.

¿Algún ejemplo?

 Si caminas, observa el camino. Si comes o bebes, deleitate con los sabores. Si escuchas música, quédate con la letra, la melodía, los diferentes instrumentos que hay en esa pieza. Si sientes alegría o pena, obsérvate, siente por dentro esa emoción con toda su plenitud.

Debes convertirlo en una forma de vida y, si empiezas, verás que te apasiona y no podrás parar.

 

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog