Conocer la neurodidáctica

Conocer la neurodidáctica

Nancy López Lago

27-02-2018

La neurodidáctica tiene como objetivo optimizar el proceso de enseñanza-aprendizaje basándose en el desarrollo del cerebro. Es decir, pretende que los alumnos puedan sacar el máximo provecho a su cerebro en sus procesos de aprendizaje y que los docentes sepan dónde poner el énfasis para lograr aprendizajes significativos en sus alumnos.

¿Qué es el “aprendizaje” y “la enseñanza” desde el punto de vista de la neurodidáctica?

Aprender implica, neurológicamente hablando, tratar, almacenar y recuperar activamente la información que se recibe. Enseñar es ayudar a quienes quieran aprender para que puedan desarrollar las habilidades de procesar la información de manera más sistemática en su cerebro.

La atención y la memoria también son dos conceptos cognitivos necesarios para que se produzca el aprendizaje. Sin capacidad de prestar atención y sin memoria el aprendizaje se hace imposible o realmente muy complicado.

Y ahora que ya conocemos un poco más de la neurodidáctica…  

¿Qué hemos descubierto gracias a ella que nos puede ayudar como docentes o cómo alumnos? Os dejo un decálogo de ideas a tener en cuenta:

  1. Para aprender hay que emocionarse. La información novedosa y que nos sorprende hace que se active el hemisferio derecho que es el que se relaciona con las imágenes y la creatividad. A partir de un experimento científico se observó que si le trataba al estudiante como un receptor pasivo de la información, este no estaba motivado y su atención y concentración ante la tarea caían drásticamente. Concluyeron, por lo tanto, que para que se de aprendizaje es necesario que el cerebro se emocione y se sorprenda.

  2. Al adquirir información nueva el cerebro activa el hemisferio derecho para procesarla. Este hemisferio se relaciona más con las imágenes y con la creatividad, de modo que si presentamos la información novedosa en formato visual, estaremos ayudando al cerebro a tratarla y almacenarla. En resumen, el cerebro procesa mejor la información a través de imágenes, mapas conceptuales, gráficos o vídeos que no a través de grandes discursos verbales.

  3. El ejercicio físico facilita los procesos de aprendizaje. El ejercicio es importante en la medida en la que este regula el entorno químico y neuronal del cerebro facilitando así el aprendizaje. De hecho se ha visto que si se  a primera hora de la mañana se practica deporte mejora el rendimiento académico.

  4. Aprendemos a través de los sentidos.  Existe el falso mito de que las personas visuales aprenden mejor a través de imágenes y las personas auditivas lo hacen a través de este sentido. La neurociencia ha demostrado que esto no es cierto y que las personas, seamos visuales o auditivas, aprendemos mejor cuantos más sentidos intervengan en el aprendizaje, es decir, ante aprendizajes globalizadores en los que ponemos en marcha muchos sentidos al mismo tiempo, nos resulta más sencillo memorizar u aprender

  5. La audición de música clásica no provoca niños más inteligentes. Si bien la música es un estímulo auditivo y cognitivo que favorece el desarrollo en el niño, esto no implica que los niños que escuchan de forma sistemática música clásica sean más inteligentes que el resto.

  6. Para aprender utilizamos todo el cerebro. Se sabe que existen áreas del cerebro especializadas en diferentes funciones, no obstante, en el momento en el que se está dando un aprendizaje, las diferentes áreas del cerebro se ponen en funcionamiento de forma conjunta. Por este motivo, si queremos que los aprendizajes sean significativos, es decir, duraderos, tenemos que procurar realizar actividades que sean lo más globalizadoras posibles.

  7. El descanso es muy importante. Mientras dormimos el cerebro pasa todo aquello aprendido a la "zona de memoria", por lo que si no se da el suficiente descanso, la nueva información no se retiene de forma adecuada. De la misma manera se ha estudiado y llegado a la conclusión que por cada sesión de 45 minutos deberíamos dejar 5 minutos de descanso para mejorar la eficacia de los aprendizajes que queremos conseguir en los alumnos.

  8. No sólo usamos el 10% del cerebro. Es un mito que gracias a la neurociencia se ha podido desmentir. Gracias a la neuroimagen se ha podido ver todas las partes de nuestro cerebro presentan algún tipo de actividad.

  9. Trabajos en grupo: sí, por favor. El trabajo en grupo además de ser más motivante favorece el aprendizaje colaborativo.

  10. La letra con sangre…¡no entra! Como hemos dicho, el cerebro necesita motivación e interés para aprender. Los estamos emocionales de aburrimiento, pasividad o incluso miedo o angustia bloquean los procesos de aprendizaje por completo.

Como padres y/o como educadores podemos beneficiarnos de todas estas ideas para facilitar los aprendizajes en los niños. Debemos reflexionar sobre el método tradicional de enseñanza instaurado en nuestro sistema educativo y en nuestros hogares y cambiar todo aquello que se ha demostrado que no es funcional. Espero que saber un poco más sobre la neurodidáctica os haya proporcionado ideas que podáis poner en práctica en casa o en la escuela.

Curso relacionado: Ciclo de FP de Grado Superior de Educación Infantil

Profile picture for user Nancy López Lago
Nancy López Lago

Psicóloga especialista en Terapia Breve Estratégica y Técnica en Educación Infantil. Apasionada por la docencia, el arte de enseñar y el de aprender cada día. Superarse y ser feliz.