Consejos de belleza: Como preparar la piel para el verano

Consejos de belleza: Como preparar la piel para el verano

Carmen Arroyo

26-05-2017

Ya mismo tenemos aquí el verano, y las ganas de tener una piel bronceada nos puede ocasionar unos perjuicios. En esta época estival exponemos a nuestro organismo a numerosos factores agresivos, como las radiaciones ultravioletas, el cloro o el salitre. Por ello tenemos que preparar nuestro organismo tanto por fuera y por dentro. El verano es encantador, los días son más soleados, largos y cálidos, podemos disfrutar del tiempo al aire libre y realizar muchas actividades, pero el sol y el calor puede pasar factura a nuestra piel, dando un aspecto envejecido, aparición de arrugas, deshidratación o incluso cáncer a la larga. Por ello vamos a notar las pautas que tendríamos que seguir antes de exponer nuestro cuerpo al sol.

Prepara la piel por fuera

5 consejos de belleza que favorecen el bronceado

1. Exfoliar la piel

Durante el invierno, la capa córnea de la piel acumula células muertas que restan luminosidad, ya que producen irregularidades de textura que impiden el reflejo de la luz. Llegado el verano tenemos que eliminar las células muertas que se depositan en la superficie. Hacer un buen exfoliante ayudará a renovar la epidermis y esto nos ayudará a broncear la piel.

2. Hidratar la piel

La hidratación en profundidad es imprescindible para lucir una piel bonita en verano, ya que contribuye a que su superficie sea homogénea y luminosa. Aunque siempre es imprescindible, después de la exfoliación tu piel se mostrará más receptiva y es un buen momento para hidratarla en profundidad tanto por fuera, como por dentro. Destacamos la importancia de hidratar el rostro, en el encontramos las patas de gallo, cuello y escote, donde presenta una dermis mucho más fina que el resto del cuerpo. Son zonas muy sensibles al sol que deben ser protegidas con cremas hidratantes ricas en glicerina, ácido hialurónico y vitamina B3.

Para las pieles más maduras se recomienda sesiones de mesoterapia con ácido hialurónico en estas zonas ya que mantiene una trama acuosa densa a nivel dérmico, ya que es capaz de retener gran cantidad de agua en los tejidos. 

Para la piel del cuerpo debe estar hidratada en profundidad. Para ello es necesario mantener un ritual de hidratación durante la primavera y doblar la sesión de hidratación en verano, aplicando cremas ricas en nutrientes dos veces al día.

3. La nutricosmética

A través de la nutrición también podemos reforzar las defensas cutáneas. Los fotoprotectores en cápsulas funcionan como complemento a las cremas solares gracias a su alto contenido en betacaro que, una vez absorbido, se deposita en la piel garantizando una óptima fotoprotección y favoreciendo el bronceado.

4. Utilizar un maquillaje adecuado

Aporta luminosidad a tu rostro y un toque de color antes de exponerte. Unos polvos bronceadores son lo más acertado. Aplícalos sobre la parte superior de la frente, la zona inferior de la nariz y en los pómulos de forma natural. Son tan ligeros que no se apreciará ni que llevas maquillaje. 

5. Protege tu piel en la ciudad

Que no vayas a disfrutar de unos días de playa o que seas reacia a las piscinas no significa que no vayas a exponerte al sol. En nuestro día a día también nuestra piel sufre agresión por parte de los rayos ultravioleta, y es imprescindible una protección adecuada. Con la llegada del verano debemos adoptar unos cuidados mínimos con el sol, tales como evitar la exposición solar en las horas en que éste se encuentra en su máxima verticalidad, comenzar tomando el sol en tramos cortos de tiempo durante los primeros días y por supuesto aplicarnos antes y durante la exposición solar cremas con pantalla de protección solar, al menos de factor 15.

Prepara la piel por dentro

Consejos de belleza que favorecen el bronceado

1. Alimentación

Para obtener un bronceado homogéneo y duradero y al mismo tiempo ayudar a la piel a defenderse de la producción de radicales libres, que es acelerada por la exposición a los rayos ultravioleta, es importante enriquecer los alimentos unas semanas antes con sustancias que contengan alfacarotenos y betacarotenos. Los alfa y beta carotenos facilitan la producción de melanina y con ello la defensa de la piel frente a la agresión solar, además de funcionar como antioxidantes.

En estos meses es recomendable tomar cinco raciones de frutas y verdura como el tomate, la sandía, la calabaza, la zanahoria y el limón. Su contenido es muy rico en licopeno, betacaroteno y vitamina C que protegerán nuestra piel.

2. Sustancias que protegen la piel

  • Los ácidos grasos omega 3: Son reparadores tisulares, en concreto son muy protectores de las membranas celulares. Es interesante empezar a ingerirlos al menos un mes antes de comenzar la exposición solar. La forma más fácil de incorporar ácidos grasos omega 3 es aumentando nuestro consumo de pescado azul. La mayoría de los alimentos procedentes del mar son ricos en estas sustancias, también aportan oligoelementos como hierro, cinc, yodo y selenio.
  • Las vitaminas: Ejercen un papel esencial en la renovación celular, la generación de colágeno y la protección contra los radicales libres. La fruta y la verdura son fuentes naturales de vitaminas, por lo que es necesario incrementar su presencia en la dieta.
  • Los minerales: Favorecen la formación de nuevas células, la circulación sanguínea y la asimilación de las vitaminas. Podemos encontrarlos en los cereales, legumbres, frutos secos, carnes y pescados.
  • Las proteínas: Son los constituyentes básicos de la piel. Podemos encontrarlos en los lácteos (preferiblemente desnatados, para que no nos aporten un exceso de grasa), carnes, pescados y huevos.

Consejos a tener en cuenta

  • Una hidratante de base acuosa y rica en vitamina E ayudará a que la piel se regenere y se reponga después de pasar el día en el parque o en la playa.

  • Aunque el sol es un factor importante, la genética está directamente relacionada con las arrugas y el envejecimiento. Es importante ser realista y aceptar el envejecimiento de la piel como algo natural, aunque no hay que olvidar que, en un 80%, en envejecimiento está directamente causado por la radiación solar.

  • Si tienes la piel seca y vives en una zona de clima seco, puedes aumentar el nivel de humedad de tu casa en verano para compensar la falta de hidratación.

  • El estrés daña la piel. Utiliza el tiempo libre del verano para buscar vías de escape para el estrés y aprender formas de superarlo. Aprovecha al máximo cualquier descanso que tengas en verano.

  • No tomes el sol a las horas más peligrosas, pero deja que te dé un poco todos los días. Es importante evitar los extremos en general.

  • Las cabinas solares pueden ser peligrosas y causar daños en la piel, ya que los rayos ultravioletas son mucho más potentes que los del sol a medio día.

  • Acude al médico si sufres algún problema cutáneo que te preocupe después de tomar el sol. Es mejor acudir a revisión y quedarse tranquilo que tener que lidiar con un problema crónico o grave de piel por no haberlo tratado a tiempo.

  • Si tienes la piel sensible, el sol puede desencadenar problemas cutáneos en tu caso, así como los filtros solares, los perfumes y los productos cosméticos en general. Para proteger la piel sensible, es aconsejable fortalecer el sistema inmune con la ayuda de un complejo multivitamínico antes de ir de vacaciones, ya que te expondrás a factores de riesgo como las comidas desconocidas, el sol, el agua, la temperatura y las sustancias químicas del nuevo ambiente.

Con la llegada de la estación estival las ganas de lucir un bronceado estupendo nos puede ocasionar múltiples lesiones en la piel. Os animo a seguir estas pautas que os ayudará a lucir un bronceado sin tener que agredir a la piel.

¿Estáis preparados para la llegada del verano? ¿Sabéis cómo ayudar a nuestra piel tanto por dentro como por fuera para lucir un bronceado perfecto, sin poner en peligro la salud de nuestro organismo?

Curso relacionado: Ciclo Formativo de Grado Medio de Técnico en Estética y Belleza.

Profile picture for user Carmen Arroyo
Carmen Arroyo

Me encanta estar al día de la moda sobre todo relacionada con el mundo de la peluquería, saber qué colores, cortes y peinados se llevan cada temporada. Me gusta hacer cursos para ir reciclando, siempre aprendes técnicas nuevas asistir a ferias y congresos.