Consejos para combatir las alergias primaverales

Consejos para combatir las alergias primaverales

Laura Garbayo

08-05-2017

Ya es primavera y muchos de nosotros empezamos notar ese cosquilleo en la nariz, los continuos estornudos y aquella molesta sensación de congestión nasal. ¿Qué está pasando? Pues bien, ya están aquí las alergias primaverales

Repasemos primero que es una alergia; podemos definir este concepto como una respuesta específica del sistema inmunológico a ciertas sustancias de nuestro entorno que, de manera habitual, son “inofensivas”. A estas sustancias las denominamos alérgenos. Nuestro sistema inmunológico reacciona ante estas sustancias como lo hace con un patógeno o cuerpo extraño. En principio, cualquier sustancia del medio ambiente podría ser el desencadenante de una alergia. Algunos claros ejemplos son las  plantas, productos de origen animal, también los metales o productos químicos. Una alergia, de manera habitual, se produce tras un contacto repetido con un alérgeno, lo que denominamos sensibilización. Durante el primer contacto no suele darse sintomatología.

Centrémonos en las alergias primaverales. Veamos la causa que explica el porqué de las mismas. Según la medicina tradicional, nuestro cuerpo reacciona de una manera algo desproporcionada a determinados polen que algunas plantas o árboles emiten en esta época del año. Es cierto que la primavera es “una explosión de naturaleza”, y si bien es cierto que el exceso de polen en el ambiente puede provocarnos cierta sensibilidad, también hay que tener en cuenta otro factor que pueden ayudar a que cada uno de nosotros esté más predispuesto a sentir la alergia o no, éste es el propio sistema inmunitario.

Indicadores de alergias

Existen diferentes síntomas en función de cada tipo de alergia, en el caso de las alergias sufridas en esta época del año, los principales indicadores de que estamos ante una alergia primaveral son:

  • Secreción nasal

  • Picores

  • Estornudos

  • Congestión nasal

  • Lagrimeo ocular

  • Rinitis

Es cierto que este tipo de alergias son muy comunes a lo largo de la primavera y del inicio del verano, pero también podemos afirmar, que existen remedios sencillos que pueden hacer más llevaderas las alergias primaverales. Uno de los consejos más sencillos es evitar abrir las ventanas de casa, en su lugar podemos   utilizar humidificadores y en caso de tener aire acondicionado, es conveniente utilizar un filtro anti polen, éste nos puede ser de gran utilidad. Si conducimos, hemos de intentar hacerlo con las ventanillas del coche subidas. Intentemos mantener alejados el humo, los spays o diferentes productos químicos, ya que favorecen la irritación de la mucosa. Las gafas de sol también nos pueden ser de gran ayuda para mantener nuestros ojos protegidos del polen que flota en el ambiente. Hemos de tener presente que durante el amanecer y el atardecer, el polen está más presente en el ambiente; es por este motivo que se aconseja evitar salir durante esos momentos del día. Muy importante tener presente que existen varios fármacos que pueden ayudarlos a la mejora de la sintomatología propia de las alergias primaverales, pero en ningún caso hemos de automedicarnos, siempre consultar con un profesional para un diagnóstico y tratamiento definitivos.

También mencionar algunas plantas que se pueden encontrar en herboristerías y pueden ser de gran ayuda.

  • Grosellero negro: fortalece las glándulas suprarrenales y tiene un efecto antinflamatorio.

  • Jengibre y regaliz: combinación ideal para los síntomas como la rinitis.

  • Echinacea: fortalece nuestro sistema inmune.

  • Helicriso: disminuye los síntomas de la alergia primaveral.

  • Fumaria: favorece la eliminación de histamina y no produce somnolencia.

No hay que olvidar que el sistema inmune y el estado de nuestro hígado son dos piezas fundamentales para combatir las alergias. Si por norma general, no es recomendable u exceso de lácteos, en esta época de recomienda una ingesta más restringida. Asimismo, también hay que evitar el alcohol, ya que produce sobrecarga del hígado.

Por último mencionar algunos consejos alternativos.

  • El agua de mar: Se puede encontrar en farmacias y herbolarios, donde nos indicarán el modo de empleo y la dosis de administración.

  • La acupuntura: es una terapia alternativa ideal para reducir los síntomas y mejorar las causas del problema.

  • La homeopatía: además de combatir la alergia primaveral un especialista analizará a la persona en su conjunto ayudando a encontrar el remedio que más se ajuste a sus necesidades.

  • Oligoterapia: el azufre y el manganeso, en forma de oligoelementos, suelen ser un tratamiento muy eficaz.

En resumen, la mayoría de nosotros nos vemos afectados por la primavera, pero hemos visto que existen sencillas soluciones que nos pueden ayudar a prevenir y combatir estas alergias. ¿Estamos preparados para ganar esta batalla?

Curso relacionado: Ciclo Formativo de Grado Medio de Cuidados Auxiliares de Enfermería

Profile picture for user Laura Garbayo
Laura Garbayo

Laura Garbayo Hermoso. Licenciada en Bioquímica, Diplomada en Enfermería. Máster en Enfermería Escolar y Máster en Urgencias.
Durante mis más de cinco años de ejercicio como enfermera en el servicio de urgencias del Hospital de Barcelona, he procurado no abandonar mi otra vocación profesional, la docencia, la cual vengo desempeñando desde el año 2004. De este modo tengo  la oportunidad de aunar mis dos perfiles profesionales, por los que siento absoluta devoción.