Consejos para elaborar una cata de vinos en casa 

Consejos para elaborar una cata de vinos en casa 

Francesc Olalla

17-05-2020

Tenemos que sobreponernos a las mayores desgracias y adaptarnos a las circunstancias que no podemos controlar. Los consejos de las autoridades sanitarias y las restricciones impuestas por el gobierno están condicionando nuestras vidas en todos los aspectos. Pero la capacidad de nuestra mente no tiene límites y está preparada para sobreponerse a todas las vicisitudes.  Esta horrible pandemia que estamos sufriendo nos ha llevado a realizar actividades que nunca hubiésemos sospechado que realizaríamos ante la imposibilidad de reunirnos o de acudir a realizar cursos o formaciones. Entre estas actividades voy a dar unos sencillos consejos para realizar una que nos va a divertir mientras descubrimos un mundo de sensaciones: vamos a realizar una cata de vinos en casa.

 

Cata de vinos en casa

Esta actividad está al alcance de la mano de cualquier aficionado a la enología, sea más o menos experto en la materia. Vamos a ver una serie de consideraciones a tener en cuenta a la hora de preparar una cata en casa.

  • Lo primero que debemos tener en cuenta es si vamos a realizar una cata nosotros solos o si la vamos a realizar conjuntamente con otros aficionados. Aunque parezca una contradicción, ya que si hacemos la cata en casa es porque no podemos realizarla en algún local, reunidos con amigos o con personas que compartan nuestra afición, me estoy refiriendo a la posibilidad de conectarnos telemáticamente: hoy en día tenemos muchas herramientas para poder conectarnos a través de un móvil o un portátil a través de aplicaciones como skype, zoom, webex meetings y otras, donde podemos vernos y comentar nuestras apreciaciones. 

 

  • En segundo lugar, debemos definir cuál va a ser el enfoque de nuestra cata. Son muchas las posibilidades que existen de las que voy a hacer una breve relación de algunas de ellas:
  1. Lo más sencillo es elegir un determinado vino y realizar un análisis del mismo atendiendo a los parámetros que expondré más abajo.
  2. Realizar una comparación del mismo vino pero de diferentes añadas.
  3. Entre vinos de la misma variedad pero de diferentes Denominaciones de Origen.
  4. Vinos de la misma D.O. pero de diferente variedad o coupage.
  5.  Para los más atrevidos, se podría comparar algún vino blanco con algún vino tinto que tengan algún elemento en común como variedad o zona de producción o añada.

 

  • Una vez definidos estos dos parámetros, prepararemos el lugar donde realizaremos la cata y el material necesario para la misma.
  1. Buscaremos un lugar tranquilo y bien iluminado, a ser posible por luz natural, en su defecto la luz debe ser incandescente, fría y blanca. El fluorescente y el neón o las luces cálidas distorsionarían algunas propiedades del vino.
  2. La mesa o el mantel que la cubra deben ser blancos y sin dibujos ni cenefas. 
  3. Precisaremos tantas copas de cata como vinos diferentes vayamos a catar.
  4. Cubiteras para mantener la temperatura si el vino lo requiere.
  5. Por supuesto, degollador y sacacorchos
  6. Un recipiente opaco donde escupir los sorbos de vino a catar. Por razones obvias no conviene tragar todo el vino que vayamos a probar…
  7. Para apreciar las características de cada vino, deberemos enjuagarnos y limpiar la boca de restos con agua e ingerir unos trocitos de pan o picos. 
  8. Necesitaremos un ordenador o tablet o, para los más románticos un cuaderno donde anotar, aparte de la identificación delo vino, todas las sensaciones que seamos capaces de diferenciar.

 

  • Por último, procederemos a la cata propiamente dicha. Dividiremos el proceso en tres partes:
  1. Fase visual. En este primer contacto con el vino a catar, deberemos analizar el color, la intensidad, la nitidez, la lágrima o las burbujas y efervescencia en función de cada tipo que vayamos a probar.
  2. Fase olfativa. Esta fase la realizaremos en tres momentos:
  • Sin mover la copa oleremos el vino con el fin de apreciar los aromas que aportan la variedad de uva, el terreno y de la zona. Son los aromas primarios. 
  • El segundo lugar, moveremos ligeramente la copa para que entre en contacto el oxígeno con el vino. Distinguiremos en este momento los aromas secundarios. Estos aromas son los que aporta la fermentación de la uva y la técnica de vinificación del bodeguero.
  • Por último, agitaremos la copa con más energía para poder apreciar los aromas terciarios, denominados bouquet. Estos aromas son los que se adquieren durante la crianza del vino.

     3. Fase gustativa. Acabaremos la cata sorbiendo un poco de vino, que pasaremos por todos los puntos de la boca para apreciar los distintos sabores: dulce, amargo y ácido. El sabor salado no existe en el vino. Distinguiremos, a su vez, la astringencia o textura del mismo. Finalizaríamos analizando la permanencia de los sabores en la boca. 

 

Estas líneas no pretenden ser una guía de cata sino simplemente unos consejos que puede seguir cualquier aficionado que pretenda realizar una cata de vinos en su casa con serias garantías de éxito. Evidentemente, se trata de una lista abierta, se pueden añadir más elementos y conceptos, pero eso lo dejo a criterio de cada potencial catador…

Profile picture for user Francesc Olalla
Francesc Olalla

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión. 

Curso Técnico en Enología y Sommelier

en Formación Técnica / Turismo y Hostelería

Existen más de 4000 bodegas, que emplean a miles de personas en diferentes funciones, departamentos y empresas del proceso de producción, desde el cultivo hasta la distribución y venta.

800 Horas

Prácticas Profesionales

Campus online

Solicitar información