Consejos para elegir actividades extraescolares

Consejos para elegir actividades extraescolares

CEAC Blog

13-02-2018

En el post de hoy vamos a hablar de las actividades extraescolares, ¿cómo debemos elegirlas? ¿de qué depende nuestra elección? ¿cuántas horas han de dedicar los niños a ellas? Vamos a intentar dar respuesta a estas y otras preguntas en relación a las actividades que hacen nuestros hijos y alumnos después de las clases en el colegio.

Antes de plantearnos nada hemos de ser conscientes que los niños, en el momento de realizar cualquier actividad extraescolar, ya han dedicado varias horas al día a estudiar, por ello las actividades han de estar pensadas en ese esfuerzo previo que todos los niños han realizado. Es diferente que la actividad pueda realizarse un sábado por la mañana que las tardes de entre semana. Hemos de pensar en el tipo de actividad y la frecuencia. No debemos sobrecargar a los niños, no sería adecuado que después de la jornada de escuela los niños estuvieran cada día 2 o 3 horas realizando más actividades, también necesitan sus momentos de descanso, de juego o incluso momentos de no hacer nada. Es importante tenerlo en cuenta, los casos de depresión y estrés infantil se multiplican cada año. Por ello, tanto nosotros como nuestros hijos debemos tener claro que las actividades fuera del aula no son una obligación, sino algo para disfrutar.

¿Qué nos aportan?

Las actividades extraescolares aportan muchos beneficios, les permiten desarrollar capacidades y habilidades que, quizás, en la escuela no se desarrollen tan ampliamente, como actividades deportivas, musicales o artísticas. Además, el niño, se desenvuelve en ambientes nuevos, con personas nuevas y adquiere otro tipo de habilidades sociales que le hará desarrollar su inteligencia emocional además de elevar su autoestima.

¿Quién debe elegir las actividades?

Las actividades deben elegirse en consenso entre padres e hijos. Debemos tener en cuenta los gustos de los pequeños, debe ser el propio niño quien diga cuál es la actividad que le apetece hacer, dentro de las posibilidades de horarios, precios, etc. Podemos reforzar algún aspecto más académico si es necesario, pero es conveniente que las actividades extraescolares tengan su parte de ocio y disfrute.

¿Qué consejos podemos seguir?

  • Podemos hablar con los tutores y profesores del niño para conocer sus fortalezas y debilidades y que nos aporten su opinión al respecto.

  • Como hemos dicho antes, que el niño pueda dar su opinión y no apuntarle a una actividad que no le guste y haga con desgana y sin disfrutar. Debe estar motivado. Por eso, en la medida de lo posible, conviene decantarse por disciplinas distintas o complementarias al colegio para que encuentre atractiva la novedad.

  • Tener en cuenta las capacidades y habilidades del pequeño, así como la edad del pequeño. Empeñarse en apuntarlo a alguna clase para la que no tiene aptitudes solo provoca rechazo y frustración.

  • Combinar algunas actividades más académicas con otras más lúdicas y deportivas.

  • Conocer bien los horarios y cerciorarnos que el pequeño podrá asistir sin problemas. Las extraescolares pueden elegirse considerando las necesidades logísticas familiares, pero no solo por ese motivo. Aunque los padres tengan horarios de trabajo complicados para conciliar con la vida familiar, no todas las actividades propuestas deben escogerse en función de este aspecto.

  • Y, como decíamos, dejar horas libres para poder hacer otro tipo de actividades, como descansar, estar con los amigos, hacer los deberes, disfrutar con la familia, etc.

  • Ten en cuenta todas las opciones, además del propio colegio existen actividades en ayuntamientos, centros cívicos, polideportivos y clubes municipales que seguro ofrecen actividades algo más económicas.

¿Qué actividades podemos elegir?

Existen muchísimas actividades que nuestros hijos y alumnos pueden hacer. Podemos optar por actividades deportivas, como los clásicos fútbol, baloncesto, voleibol, gimnasia rítmica o acceder a otras actividades menos habituales como artes marciales que se están popularizando más entre niños y adultos. Estas actividades nos aportan muchos beneficios sobre el desarrollo de la coordinación, la atención y la capacidad de concentración.

Otras opciones son las actividades musicales, muchas escuelas proporcionan clases de guitarra, canto, percusión, entre otras. Si se decide seguir este campo más artístico también podemos optar por actividades como la interpretación y el teatro. Así podemos desarrollar habilidades como la expresión corporal donde los niños pierden la timidez y el miedo a hablar en público y desarrollamos muchos aspectos de la personalidad tanto intrapersonal como interpersonal.

Existen las opciones más académicas como los idiomas o clases de repaso, así ampliamos o reforzamos conocimientos. Es una buena opción, pero no hay que abusar de ella ya que los niños pueden desmotivarse y cansarse más fácilmente. Aunque debemos ver los beneficios de estudiar un idioma desde pequeño, y es que, los niños tienen mucha más facilidad que los adultos para aprender idiomas, y por ello las clases para conocer alguna lengua extranjera son una opción muy frecuente.

Lo importante, entonces, es que el niño disfrute y aprenda, que no vea las actividades extraescolares como algo negativo y que es obligatorio porque no hay otra opción donde dejarlo después de la escuela.

¿Qué opináis vosotros? ¿Es necesario que los niños realicen actividades extraescolares? ¿Qué beneficios creéis que aportan?

Curso relacionado: FP de Grado Superior de Técnico Superior en Educación Infantil 

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog