Consejos para identificar un buen vino 

Consejos para identificar un buen vino 

redaccion

17-04-2019

Cuando estamos saboreando un vino todos somos capaces de de afirmar si es un buen vino o no lo es, sobre todo si conocemos la denominación de origen a la que pertenece o la bodega que lo ha elaborado y si además, sabemos añada y características, seguro que no fallamos.

Pero si desconocemos estos datos, la afirmación ya no es tan sencilla y si somos varios los que estamos debatiendo sobre la calidad de un determinado vino, la controversia está asegurada ya que en este caso, y no tratándose de catadores profesionales, entramos en cuestiones de gusto personal, y ante la subjetividad del gusto personal de cada uno, no hay valoración que valga: el mejor vino es el que nos gusta, y si nos desagrada, no hay puntuación en la mejor guía del mundo que nos haga cambiar de opinión.  

 

Cómo diferenciar un vino de un buen vino

En definitiva, saborear un vino es un espectáculo para los sentidos: todos nuestros sentidos intervienen a la hora de hacer una valoración de un vino, por lo tanto, vamos a través de cada uno de esos sentidos  qué debemos tener en cuenta para diferenciar un vino de otro.


La vista

El primer sentido, posiblemente, que interviene en la valoración de un vino es la vista. A través de vista podremos distinguir distintos matices que nos darán pistas sobre el vino que tenemos delante. 

Apreciaremos el color, el brillo y la intensidad entre otros factores con un primer análisis. En este momento podremos apreciar si el vino está limpio. Un buen vino habrá fermentado correctamente y habrá tenido unas fases de filtrado y clarificado bien hechas por lo que lo que un buen vino debe ser limpio y la falta de limpieza o partículas en suspensión será un defecto. Solamente algunos vinos muy viejos pueden presentar un ligero enturbiamiento.

Un segundo aspecto que evaluaremos con la vista es la transparencia. Esta característica va muy ligada con la anterior, pero realmente son diferentes: cuanta más materia colorante tenga un vino, menos transparente será, es decir un vino negro es menos transparente que uno blanco, pero ambos deben estar totalmente limpios.  Esta cualidad nos dará pistas sobre la variedad de uva y la edad del vino. Mayor transparencia, más joven es el vino.

Otro de los aspectos que apreciaremos será el brillo. A mayor brillo mayor acidez y más  vivo será el color. Debemos sospecha de la calidad de un vino que no tenga brillo. También nos dará pistas sobre la edad del vino: con los años el brillo va desapareciendo.

También apreciaremos la viscosidad o el cuerpo y el color que si es apagado ya sea en blancos o tintos, nos indicará cierto nivel de oxidación.  

 

El olfato

A través del olfato distinguiremos los aromas del vino. El aroma es el olor agradable que desprende el vino y que, a la vez, nos estimula el gusto. Hay decenas de sustancias que podemos percibir en el vino, pero las vamos a clasificar en tres tipos de aromas.

  • Aromas primarios. Son los que percibimos al acercar la copa a la nariz sin mover el líquido. Se aprecian los aromas afrutados, florales y vegetales. Hablan de la cepa y de la edad del vino.
     
  • Aromas secundarios. Se liberan al hacer girar el vino en la copa. Dan información sobre la fermentación: son aromas a panadería derivados de los fermentos y aromas lácticos.
     
  • Aromas terciarios. Aparecen tras una agitación más enérgica y con el tiempo. Son el resultado de la maceración en roble. Tenemos los aromas a madera y a especias.

Cualquier aroma que no se ajuste a estos parámetros será un indicio de que el vino no está en buen estado. 

 

El gusto

Es al sentido que se le da mayor importancia, y en realidad es el más subjetivo. Para los menos expertos el análisis se limita a me gusta o no me gusta, pero lo cierto es que en cada sorbo de vino se pueden apreciar en mayor o menor intensidad los cuatro sabores básicos: dulce, ácido, salado y amargo. Cuanto más equilibrados estén estos sabores más redondo será el vino.

Un exceso de acidez es síntoma de que el vino está picado o avinagrado por lo que no debería consumirse

No he querido entrar en otro de los aspectos, para mí fundamental, en envuelven al vino, me estoy refiriendo al maridaje.

El mejor vino del mundo, si no lo consumimos con las elaboraciones adecuadas nos parecerá vulgar y no llegaremos a disfrutar ni del vino ni del plato. Pero esto merece un tema aparte por lo complejo que puede llegar a ser, simplemente tengamos en cuenta que siempre que vayamos a elegir un vino, debemos tener muy presente con qué alimentos lo vamos a consumir y no valorar el vino por sí mismo, ya que en este caso, seguramente, no acertaremos aunque se trate de un vino excepcional.

Profile picture for user redaccion
redaccion

Curso Técnico en Enología y Sommelier

Existen más de 4000 bodegas, que emplean a miles de personas en diferentes funciones, departamentos y empresas del proceso de producción, desde el cultivo hasta la distribución y venta.

800 Horas

Prácticas Profesionales

Campus online

Solicitar información