Navegar seguro en Internet
14/02/2018
Carlos Yañez

Consejos para navegar con seguridad en Internet

Informática y Tecnología

Si digo que hoy en día no podemos concebir nuestra vida sin Internet, seguro que muchos estaréis de acuerdo. Pero lo que significa una clara mejora para nuestras vidas, también puede suponer un riesgo de seguridad.

En el post de hoy veremos un conjunto de consejos que nos permitirá navegar por internet con mayor seguridad y disfrutar de lo que la tecnología pone a nuestro alcance.

Aunque vamos a mencionar un conjunto de consejos para navegar con seguridad, la verdad es que, si usamos el sentido común cuando navegamos o hacemos transacciones económicas por la red, ya estaremos minimizando mucho el riesgo.

Usemos diferentes soluciones de seguridad

Lo primero que debemos hacer es disponer de software de seguridad pasiva como es un buen antivirus, un firewall y alguna herramienta anti spyware. Este tipo de soluciones permanecen activas en nuestro equipo mientras navegamos analizando posibles amenazas y anticipándose a ellas.

Usa redes wifi conocidas y de confianza

Habitualmente podemos conectarnos en múltiples redes wifi de acceso libre o bien que simplemente disponen de un portal cautivo y que autenticándonos mediante Facebook o similar tendremos acceso a navegar gratis.

Pues bien, tenemos que ser conscientes de la vulnerabilidad de este tipo de wifi ya que los paquetes de datos que se transmiten a través de ellas pueden ser fácilmente detectables por un hacker.

Mantengamos nuestro sistema y aplicaciones actualizados

A medida que aparecen nuevas amenazas de seguridad, los fabricantes de software lanzan parches o actualizaciones de seguridad que debemos aplicar sin dudar para garantizar un menor riesgo de vulnerabilidad. Esto no solo aplica al sistema operativo, sino también a las aplicaciones instaladas.

Alerta a los archivos que abrimos

Diariamente podemos estar recibiendo ficheros a través del mail, descargándolos de redes P2P o incluso directamente desde una página web. Si no estamos seguros de que es un fichero seguro o que nos lo envía alguien de confianza, deberemos dudar antes de abrirlo y analizarlo previamente para evitar posibles daños.

Ojo con lo que descargamos

Si queremos descargar algún software, lo recomendable es hacerlo directamente desde la página del fabricante. Existen páginas web que ofrecen la descarga de software y el mismo llevan embebido código malicioso que puede resultar perjudicial para nuestros intereses.

No accedamos a webs de dudosa reputación

Algunas webs enmascaran código malicioso y atraen a internautas con mensajes atractivos como fuertes descuentos, descargas de software gratuitas, etc...

Lo recomendable es huir de este tipo de webs y ante la duda, investigar qué experiencia han tenido otros usuarios con esas webs consultando en foros. Pueden ser webs engañosas que por ejemplo nos venden productos que nunca recibiremos.

Ojo con según qué enlaces

Otro aspecto que tenemos que cuidar es los enlaces a los que hacemos clic. Si el enlace nos ha llegado a través de un correo sospechoso, o bien incluso pueden estar en un mensaje de una red social y no tenemos clara su precedencia, lo mejor es no utilizarlo pues puede redireccionar a alguna web maliciosa.

Desconfiar de quien nos pide datos personales o económicos

Otro de los errores que podemos cometer es confiar en exceso de páginas y enlaces que nos llevan a rellenar formularios de dudosa naturaleza que no piden información sensible como usuario y contraseña o datos financieros como cuentas corrientes o número de tarjeta sin ninguna justificación.

Verifiquemos la legalidad del dominio que nos pide estos datos y desconfiemos de primeras si nos piden esa información en un formulario que no está servido de forma cifrada vía https.

Olvidemos las contraseñas sencillas

Lo más habitual es usar contraseñas fáciles de recordar y la misma en todas las aplicaciones o portales. La verdad es que es algo cómodo, pero también no libre de riesgos.

Los hackers suelen explotar este punto débil de los usuarios para robar identidades y aprovecharse de las mismas.

Lo ideal es tener contraseñas lo suficientemente seguras y que no sean intuitivas o fáciles de adivinar. Por otro lado, no estaría de más usar diferentes contraseñas en función de la naturaleza del sitio al que queramos entrar, recordemos un post en el que hablamos de cómo generar contraseñas seguras.

No todos son amigos

Mucha gente no tiene ningún reparo en aceptar nuevos contactos sin saber ni siquiera quienes son. Parece que cuantos más amigos tienes, más popular has de ser, pero esto puede llevar a un riesgo.

Recomiendo no aceptar solicitudes de amistad de personas que no conocemos ya que estos podrían acceder libremente a nuestros perfiles y exponernos a amenazas de phishing o cyberbulling.

Como hemos visto en el post de hoy, los consejos que os acabo de dar son de sentido común y como siempre digo, el mayor riesgo está siempre en el usuario y que el mismo sea consciente de los riesgos a los que se expone delante de Internet.

Siendo conscientes de estos riesgos, seguro que actuaremos en consecuencia y minimizaremos nuestra exposición.

Si has sufrido algún problema de seguridad en Internet, nos gustaría que lo compartieras con nosotros para aprender y que nos suceda a nosotros.

Curso relacionado: FP de Grado Superior Técnico Superior en Desarrollo Aplicaciones Web

Consejos para navegar con seguridad en Internet
Carlos Yañez

Biografías: Ingeniero Superior de Telecomunicaciones por la UPC. Director de Informática en un Laboratorio de Análisis con implantación nacional. Profesor de los cursos de Electrónica y Técnico en Sistemas Microinformaticos y Redes.