Consejos para proteger tu coche del frío
01/01/2019
Ricardo Romero

Consejos para proteger tu coche del frío

Técnicos

El clima invernal ha llegado para quedarse durante los próximos tres meses. Con los siguientes consejos, podrás proteger tu coche del frío y, de paso, mejorar tu experiencia de conducción, sobre todo a la hora de iniciar la marcha. El invierno se ha ido adueñando del mapa peninsular, hasta el punto de que las heladas se han instalado ya como parte del paisaje matutino. Es hora de empezar a proteger el coche del frío, por eso vamos a ver unos consejos.

Arranques fríos en los coches

Los coches de hoy en día no sufren como antes los problemas de arrancar en frío, pero en España buena parte del parque de automóviles tiene más de 8 años y sufren en los fríos inviernos. Antes de nada, si un coche está en perfecto estado no debería tener problemas a la hora de arrancar pero lo cierto es que la falta de puesta a punto nos juega malas pasadas en muchas ocasiones.

Hace algún tiempo hablamos de algunas soluciones para que el invierno no estropease tu coche y hoy nos centraremos en el momento del arranque. Porque si el mantenimiento del coche no ha sido ejemplar y aparecen los problemas con la puesta en marcha, os dejamos unos cuantos consejos que pueden ayudar y que pueden ser aplicados a la gran mayoría de vehículos. No hace falta decir que si el coche está bajo techo tienes muchas más posibilidades de arrancar tu coche sin problemas, aunque esto no siempre sea posible.

En el caso de que tengas que aparcar en la calle, lo mejor es buscar un sitio no muy expuesto, que esté resguardado del viento y si es posible debajo del alumbrado público, que algo puede ayudar. La batería es uno de los elementos que más problemas sufre en invierno. Una batería muy fría tiene mucho menos poder de arranque que otra más caliente.

Así que, un buen paño caliente y seco sobre la batería unos minutos antes de arrancar puede ser una primera opción interesante. En el caso de que la batería esté averiada, te compartimos estos consejos para comprar una batería nueva.

Para casos extremos, conviene saber que un aceite menos viscoso (aquí tienes toda la información sobre el índice de viscosidad) facilita el arranque en frío. Esta práctica está más extendida en motores de competición, ya que los equipos tienen en cuenta la temperatura del lugar donde se corre. Otra opción son los aceites multigrado, capaces de conseguir una mejor viscosidad para arrancar sin problemas en invierno.

En coches diésel, puedes accionar un par de veces los calentadores; aunque abuses un poco de batería, el motor de arranque seguramente deba trabajar menos. Siempre habrá que esperar a que se apague el testigo de los calentadores (con forma de muelle), para intentarlo de nuevo. En motores de gasolina cuidando bien las bujías no tendrías que tener problemas con el arranque. Este elemento sirve para producir la chispa que enciende el motor y si su estado no es el correcto es probable que haya problemas para arrancar. En un coche de gasolina se contará con la ventaja de no necesitar tanto tiempo a ralentí como en un diésel.

Si se trata de un motor de carburación puedes probar a dar dos o tres pisotones rápidos y a fondo antes de darle al contacto. Ayudarás a cebar el carburador y facilitarás el arranque. Cambia periódicamente los filtros de aire y filtros de combustible para facilitar el arranque. Hace tiempo hablamos de los distintos filtros que tienen los coches y algunas claves para su correcto mantenimiento.

De hecho, el filtro de partículas en coches diésel es uno de los que más problemas suele dar. Si no consigues arrancar el coche solo te queda buscar una pequeña caída en la calle y dejar el coche en punto muerto, con la inercia cogerás velocidad y es en ese momento cuando metes la segunda marcha y el coche debería arrancar. Ojo, en coches automáticos esto no funciona.

Otros consejos útiles del coche para el frío

Para empezar, al coche le costará más arrancar. Mi compañero David Clavero ya nos ha contado el esfuerzo extra que debe hacer toda la parte eléctrica del coche cuando la temperatura exterior es muy baja. Si tu coche es diésel, los calentadores del motor estarán sometidos a un esfuerzo extra. Con un frío muy intenso, no es mala idea dar al contacto dos o tres veces antes de arrancar el motor: los calentadores trabajarán más tiempo y permitirán un correcto inicio de la combustión. Si tu coche es gasolina, arranca directamente.

Una vez tengamos encendido nuestro motor, hemos de saber que el aceite – su sangre, la que le permite funcionar correctamente – se ha vuelto muy viscosa con el frío. Cuando un motor lleva varias horas parado, su aceite baja al cárter en su totalidad, situado en la parte inferior del motor. Lo que tenemos son varios litros de aceite, muy poco líquida, lejos de las partes que más lubricación necesitan. El aceite baña todos los componentes internos del motor, lubricando piezas de metal que se mueven a una enorme velocidad.

En Escandinavia durante las noches se pueden alcanzar temperaturas de 20 o 30 grados bajo cero. No hay anticongelante o aceite que lo soporte adecuadamente, por lo que para evitar problemas de arranque o un desgaste innecesario, conectan sus motores a la corriente. ¿Has escuchado algún otro truco?

Autor blog post
Ricardo Romero

Ingeniero Técnico Industrial especializado Electrónica Industrial. Técnico Superior de Electromecánica de Vehículos y técnico Hardware/Software de Sistemas Informáticos.