Consejos para realizar una buena higiene dental

Consejos para realizar una buena higiene dental

Laura Garbayo

30-12-2016

Todos sabemos la importancia de una buena sonrisa, pero, ¿qué se esconde tras esos dientes? Vamos a ver la importancia de tener unos dientes sanos y cuidados, y cómo esto nos ayudará a mantener esa sonrisa que dice tanto de cada uno de nosotros.

Recordemos que la dentadura humana consta de 32 dientes, y entre los 18 a 20 años pueden llegar a crecer los terceros molares, conocidas como las muelas del juicio o cordales.

Hay cuatro tipos diferentes de dientes. Se clasifican según su forma y la función que desempeñan:
   

  • Incisivos: son un total de ocho dientes, cuatro superiores y cuatro inferiores, situados en la parte frontal de la boca. Su principal función es la de cortar alimentos

  • Caninos: popularmente conocidos como colmillos. Son cuatro y flanquean a los incisivos, dos arriba y dos abajo. Su función es la de “desgarrar” los alimentos.

  • Premolares: un total de ocho dientes, dos después de cada canino. Éstos participan en el proceso de masticación y trituración de los alimentos. 

  • Molares: son doce tres por cada arcada completan la línea dental y su función es la de triturar los alimentos durante la masticación.

Ahora centrémonos en por qué es importante tener unos dientes sanos. Un buen cuidado de la dentadura, ayuda a prevenir la formación de la placa dental que es una capa muy fina formada por la acumulación de restos de alimentos, bacterias y gérmenes. Ésta actúa como un imán para las bacterias y el azúcar, dando grabes problemas con el paso del tiempo. Como las hormigas ante un gran banquete, las bacterias se enloquecen por el azúcar que tienes en los dientes y lo descomponen en ácidos que destrozan el esmalte dental, provocando la formación de unos agujeros en los dientes denominados caries. La placa dental también provoca gingivitis, una inflamación de las encías.

Expliquemos algo de historia…

Antes de que existiera la pasta de dientes a la gente se le caían los dientes a trozos, algo que era muy doloroso. Para evitar ese dolor, se los extraían. Finalmente, la gente comprendió la importancia de lavarse los dientes, y al no estar inventada todavía los dentífricos, la gente realizaba la higiene bucal con tiza o carbón en polvo, zumo de limón, ceniza o una mezcla de tabaco y miel. No fue hasta hace unos 100 años que se inventó una especie de crema con sabor a menta para lavarse los dientes: la pasta de dientes.

El tubo de pasta de dientes no tardaría mucho en inventarse, lo que permitió a la gente colocar de un modo sencillo la pasta sobre cepillo de dientes. La disciplina de la lavarse los dientes se difundió durante la segunda guerra mundial cuando ejército de EE.UU. repartía cepillos y pasta de dientes a los soldados, y éstos se lavaban los dientes dos veces al día. En aquel entonces, los tubos de pasta de dientes se fabricaban con metal, los de hoy día son de plástico blando. Actualmente hay muchas pastas de dientes entre las que elegir, pero lo que se ha de valorar a la hora de elegir es que contenga flúor ya que éste fortalece los dientes y los protege contra caries.

Y ahora sí, recordemos los consejos para realizar una buena higiene dental.

  • Lavarse los dientes tres veces al día es de vital importancia, después de cada comida es lo más recomendable. Lavarse bien los dientes ayuda a descomponer la placa dental.

  • El cepillado ha de ser de todos los dientes, no hay que olvidar los laterales y las caras internas. No hay que cepillar las encías, pero si la lengua de un modo suave.

  • Tiempo de dedicación tres minutos.

  • Sostener el cepillo sin aplicar presión.

  • Respecto al cepillado, realizar movimientos suaves que van de izquierda a derecha.

  • Para lavar la parte de atrás de los dientes, se deben hacer movimientos verticales que van de abajo a arriba. El mango del cepillo tiene que apuntar al techo.

  • Valorar la importancia de los enjuagues bucales.

  • Utilizar hilo dental. Desliza la seda dental entre cada par de dientes adyacentes y a lo largo de la línea de las encías. La seda dental permite eliminar los restos de alimentos ocultos y llegar donde no se puede llegar con el cepillo de dientes.

  • No excederse en la cantidad de pasta de dientes.

  • No hay que olvidar ir al dentista cada 6 meses para revisiones.

  • Utilizar cepillos de cerdas suaves y cambiarlos cada 5 meses aproximadamente.

Es importante recordar que estas sencillas normas son tanto para niños como para adultos. En resumen, una buena higiene bucal es fundamental para evitar posibles complicaciones en un futuro. ¿Te animas a mantener tu sonrisa siempre sana?

Curso relacionado: Higiene Bucodental

Profile picture for user Laura Garbayo
Laura Garbayo

Laura Garbayo Hermoso. Licenciada en Bioquímica, Diplomada en Enfermería. Máster en Enfermería Escolar y Máster en Urgencias.
Durante mis más de cinco años de ejercicio como enfermera en el servicio de urgencias del Hospital de Barcelona, he procurado no abandonar mi otra vocación profesional, la docencia, la cual vengo desempeñando desde el año 2004. De este modo tengo  la oportunidad de aunar mis dos perfiles profesionales, por los que siento absoluta devoción.