Consejos para tomar el sol sin riesgos

Consejos para tomar el sol sin riesgos

Jose Carlos Saz

14-08-2017

En este post, me gustaría hablaros de unos consejos para tomar el sol sin riesgos este verano. Algo que parece muy sencillo, pero que más de uno no lo hacemos de forma correcta.

Durante el verano, los días calurosos y la exposición prolongada al sol pueden provocar golpes de calor y quemaduras en la piel e incluso el cáncer de piel. Puede producirse lo que se conoce como golpe de calor, que se presenta con fiebre; sed intensa; sensación de calor sofocante; piel seca; mareos o desmayo; dolor de estómago; falta de apetito y náuseas; dolor de cabeza y desorientación.

En los bebés, también puede observarse la piel irritada por la transpiración en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y en la zona del pañal; irritabilidad y llanto. El mayor riesgo es para los niños pequeños; los mayores de 65 años y quienes padecen enfermedades crónicas, respiratorias o cardíacas; hipertensión arterial; obesidad y diabetes.

Es posible mantener a raya el calor adoptando unas sencillas medidas.

  • Mantenerse hidratado, bebiendo abundante agua y líquidos es algo fundamental. Es importante beber, aunque no se sienta sed: a veces hay que insistir a las personas mayores y niños.

  • Evita la exposición directa al sol y refugiarse en lugares frescos, a la sombra o climatizados.

  • Usa ropa ligera y de material transpirable, preferiblemente en tonos claros.

  • No realices esfuerzos físicos intensos en las horas de más calor.

  • Opta por las comidas ligeras: frutas, ensaladas o sopas frías son alimentos muy adecuados cuando suben las temperaturas.

  • Las lesiones provocadas por el sol pueden evitarse de forma sencilla si la exposición al sol es segura y se siguen algunas recomendaciones básicas.

  • La sombra, las gafas de sol, las prendas de vestir y los sombreros son la mejor protección. Además, es necesario aplicarse una crema con filtro solar en las partes del cuerpo que quedan al descubierto, como el rostro y las manos.

  • Nunca debe utilizarse la crema con filtro solar para prolongar la exposición al sol.

Destacamos los siguientes consejos para protegernos del sol y evitar riesgos. 

Evitar el sol al mediodía: Se ha de evitar el sol durante las horas centrales del día (de 12h del mediodía a 15h de la tarde).

Elegir el factor de protección solar adecuado: Usar crema solar es fundamental para protegernos del sol. Pero, además, es importante elegir un factor de protección que sea adecuado y se adapte al tipo de piel y a la intensidad de los rayos UVA. Especialmente, durante los primeros días del verano deben utilizarse productos con un factor de protección solar alto (25, 30, 35 o 50).

Calcular el tiempo de la exposición al sol: Para averiguar durante cuánto tiempo protegerá la crema solar, se debe multiplicar el tiempo de protección natural de la piel por el factor del protector solar.

Por ejemplo, un tipo de piel muy clara se puede proteger de forma natural durante unos 10 minutos, por lo tanto, con un protector solar de factor 15 la piel estaría protegida durante 150 minutos. Cada persona tiene una protección natural diferente dependiendo del tipo de piel, pero por lo general, el tiempo suele ser de entre 10 y 30 minutos.

Usar suficiente protector solar: Usar siempre grandes cantidades de protector solar. Como norma general, un adulto suele necesitar aproximadamente 35 gramos de crema solar para cubrirse totalmente el cuerpo, lo que corresponde aproximadamente a cuatro cucharadas grandes. Además, es importante echarse crema regularmente porque el protector solar se elimina con el sudor, con el roce de la tela (por ejemplo, el bañador o la toalla) o al bañarse.

Protegerse con antelación: Después de aplicar la loción, se debe esperar entre 20 y 30 minutos antes de tomar el sol. Esto es debido a que no todos los protectores actúan de inmediato y algunos tardan unos minutos en hacer efecto. Es importante asegurarse de echarse crema especialmente en las áreas más sensibles a la luz como el cuero cabelludo, la cara, las orejas, el cuello, la espalda, el pecho y el dorso del pie.

Protección solar desde el interior: Las personas especialmente sensibles al sol deben reforzar la protección de la crema con antioxidantes adicionales como la vitamina E, el licopeno, el betacaroteno o los polifenoles.

Evitar el uso de cremas solares poco fiables: Este tipo de productos anuncian un 100% de protección contra los rayos ultravioleta dañinos para la piel, pero no es así, porque existe un cierto porcentaje de la radiación que siempre llega a la piel a pesar del uso del protector solar. Elige siempre protectores solares de confianza.

La ropa también protege: Como alternativa o complemento del protector solar adecuado, la ropa también puede proteger la piel: los pantalones largos y las camisas ofrecen una protección eficaz contra los componentes de la luz solar. Además, se debe usar un sombrero o una gorra.

El factor de protección contra los rayos UVA varía dependiendo del color, el tipo de material, la densidad de las fibras y el grosor. Por ejemplo, una camiseta de algodón tiene un factor de protección de 5. Existe ropa especial que se usa como protección contra el sol. Este tipo de ropa lleva un logotipo amarillo indicando el factor de protección, por ejemplo, 40 UPF.

No olvidar las gafas de sol: Los ojos también necesitan una protección adecuada contra la radiación solar. Por lo tanto, es muy importante usar gafas de sol homologadas.

Para reconocer qué gafas de sol son buenas, entre otras cosas hay que fijarse en que lleven la marca CE (Comité Europeo), que certifica que las gafas son apropiadas para proteger los ojos contra las quemaduras del sol y que el producto cumple con las directivas europeas aplicables. Además, deben especificar la categoría del filtro, la 1 es para un resplandor bajo, pero una buena protección y la categoría 4 es para un brillo alto y una protección aún mayor.

Tras estos consejos, ya estamos preparados para poder tomar el sol de forma segura y responsable, recordaros que el sol es una fuente de luz y vida primordial para nuestro organismo, así que os animo a disfrutar de él, pero ya sabéis, tiendo en cuenta estos consejos saludables.

Curso relacionado: FP de Cuidados Auxiliares de Enfermería

Profile picture for user Jose Carlos Saz
Jose Carlos Saz

Diplomado en Enfermería por la Universidad Autónoma de Barcelona(UAB), Diplomatura de Postgrado en Enfermería Psiquiátrica y Salud Mental en UB, Diplomatura de  Postgrado en Psicogeriatría en UAB , Enfermero Especialista en Salud Mental otorgado por Ministerio de Educación, Profesor de CEAC en el área de Salud.